Un Camino con el Padre Nuestro

(escrito por Savithri Sumanthiran, Secretaria Regional para el Sur de Asia)

“பரலோகத்தில் இருக்கிற எங்கள் பிதாவே” fue la primera oración cristiana que aprendí en mi vida. No sé si mi memoria me falla, pero según lo recuerdo, ¡aprendí el Padre Nuestro primero en tamil en un libro Lady Bird! Desde entonces, el Padre Nuestro siempre ha sido uno de mis pasajes preferidos.

Moldeando una relación de intimidad con Dios…

En mis primeros años, esta oración estableció una rutina de oración para mí. Sin hacer preguntas, sin demandar respuestas. Cómo niña, sencillamente la recitaba. Según fui creciendo, esta oración se convirtió en el pilar de mi vida de oración: el lugar donde tenía conversaciones y discusiones con Dios; la plataforma desde la cual podría orar en momentos en los que Dios parece distante y la oración se torna imposible.

Moldeando el carácter en la presencia de Dios…

En mi adolescencia, luché por primera vez con una de las frases de esta oración. Había experimentado dolor a nivel personal, que culminó al verme confrontada por un mundo que se había vuelto inseguro de repente. Luché para comprender lo que significa orar “Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores”. ¿A qué se referían estas “deudas”? ¿Quiénes son el “nosotros” de esta oración? ¿Debía perdonar solo a los demás cristianos o tenía que perdonar también a los “otros” que eran violentos conmigo y con mi comunidad? Emprendí el camino de aprender lo que significa perdonar, tomando yo los primeros pasos. Según empecé a comprender la libertad de hablar con una misma, pude decirme a mí misma: “Estaba equivocada, necesito decir ‘lo siento, por favor perdóname’”. Y adentrarme en el temible proceso de encontrarme con la persona a la que ofendí o que me ofendió. Este camino continúa.

Moldeando la visión del mundo en la presencia de Dios…

Unos años más tarde, orar esta oración me llevó a la idea de que Jesús nos está diciendo de algún modo que quiere que venga Su Reino, que se haga Su voluntad, no solo en un lugar en el futuro, sino aquí, en la tierra. Hasta este momento, había internalizado esta frase en el sentido de que Jesús desea la santidad en mi vida personal. ¡Y así empezó otro camino para comprender a Jesús y su misión! Ahora mismo estoy intentando comprender por qué esta oración está en plural Padre “nuestro”; “Danos” hoy nuestro pan cotidiano; “Perdónanos” “nuestras” deudas…; no “nos” dejes caer en tentación; “líbranos” del maligno…

Mateo 6: 9 – 13

Ustedes deben orar así:

“Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre,
venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
Y no nos dejes caer en tentación, sino líbranos del maligno.”Savithri

Para mí este pasaje es:

  • Mi refugio, un lugar en el que ser abierta y estar en intimidad con el Señor;
  • El sitio donde estoy incómoda, un lugar en el que traigo mis preguntas y retos del mundo real.
  • El espacio en el que aprendo teología, un lugar que me invita a entrar en el mundo de Jesús; me invita a tener conversaciones con otros creyentes; y leer lo que otros han escrito.

Savithri Sumanthiran, Savithri.Sumanthiran(at)ifesworld.org

Cuando las Escrituras se aplican a la vida

Este fue el tema de una sesión de formación memorable sobre el compromiso con las Escrituras, que reunió a más de 100 líderes estudiantes, obreros y colaboradores de NIFES en Abuya, la capital de Nigeria. Empezamos con un tiempo preparatorio para formar a los que iban a llevar grupos pequeños. Esto era importante porque el trabajo en grupos pequeños jugó un papel esencial durante la sesión.

Uno de los puntos fuertes de esta sesión fue un proyecto en grupos pequeños, en el que trabajamos juntos para ver de qué manera la Palabra de Dios se aplica a la realidad de nuestro contexto. Uno de los objetivos de este ejercicio era renovar la buena práctica de volver a las Escrituras cuando nos enfrentemos a los retos de nuestro contexto, para así fortalecer nuestra creencia de que las Escrituras son válidas para todos los aspectos de la vida.

Durante el proyecto en grupos pequeños se identificó una serie de problemas a los que los estudiantes se suelen enfrentar en su contexto:

  • Conductas incorrectas en los exámenes/Corrupción académica.
  • Corrupción y gobernanza.
  • Sexualidad.
  • Pobreza y violencia.
  • Prácticas culturales.
  • Persecución.

Cada uno de los grupos pequeños trabajó sobre un problema del contexto, siguiendo cuatro pasos. En primer lugar, identificamos los principales retos del problema: ¿qué nos lleva a buscar una respuesta cristiana? En segundo lugar, sugerimos pasajes bíblicos que podrían ayudar con el problema. En tercer lugar, escogimos un pasaje bíblico para estudiarlo más a fondo y ver cómo se aplica al problema del contexto. Por último, sugerimos formas creativas/relevantes de compartir este pasaje y su enfoque en nuestro contexto.

Cada uno de los grupos presentó su trabajo en una cartulina y lo mostró para que los demás participantes lo vieran. ¡Fue una actividad muy educativa!

Para mí, el proyecto en grupos pequeños fue transformador. Estudiar las Escrituras para ver qué dice la Palabra de Dios acerca de cada conducta incorrecta y sobre la corrupción fue duro pero muy interesante. Surgió una gran pregunta: como movimiento nacional, ¿cómo podemos tratar el tema de las conductas incorrectas en los exámenes y la corrupción académica en nuestro país?

Ahora cuando escucho hablar del compromiso con las Escrituras, no sólo pienso en estudiar la Biblia, sino en algo que va más allá. Pienso en A.E.V.C., es decir: Amar, Estudiar, Vivir y Compartir la Palabra de Dios. Para mí el compromiso con las Escrituras ha pasado de ser una simple actividad a un estilo de vida. He decidido vivir según la Palabra de Dios y compartirla con mis amigos y hermanos. Se han hecho más fuertes mis convicciones sobre las Escrituras y anhelo el cambio productivo que provoca la Palabra de Dios.

Jesús, el anfitrión, que nos invita a acercarnos a su Palabra, es la realidad que lo cambia todo.

David Ndubuaku, presidente estudiantil de NIFES
ndubuakudavid(at)gmail.com

Los estudiantes se oponen a la corrupción

En África la corrupción está en todas partes y Ghana no es ninguna excepción. No importa dónde vayas, parece que siempre hay alguien esperando un soborno, un favor o algo para que hagan el trabajo por el que se les paga. Este problema representa un obstáculo para el desarrollo del país y es un gran problema en el carácter de una nación en la que más del 60% de la población dice ser cristiana.

Pero, ¿de dónde viene esta corrupción? Donde hay fruto se debe examinar la raíz y parece ser que un sitio en el que se plantan las semillas de las prácticas corruptas es en los exámenes universitarios. Hacer trampa, de una forma u otra, se ha convertido en algo endémico en nuestras facultades. Los estudiantes del movimiento de IFES de Ghana (GHAFES), sin embargo, se están oponiendo a esta práctica.

El año pasado los estudiantes de GHAFES de la Universidad de Cape Coast decidieron lanzar un proyecto, C.A.M.E., Campaign Against Malpractice in Examination (Campaña en contra de conductas incorrectas en los exámenes). Esta campaña va dirigida a los estudiantes cristianos, porque muchos de ellos han entrado en la cultura de hacer trampa, que está cada vez más presente, adoptando la visión de que “todo el mundo lo hace”. El objetivo es recordar a estos estudiantes que es pecado hacer trampa en los exámenes y retarles a dejar de hacerlo, para así poder ser de ejemplo en la universidad en general y ser un referente de integridad.

bannercorruptionLos estudiantes de GHAFES están concienciando a la gente en la universidad de muchas formas innovadoras y variadas. Por ejemplo, con una pancarta (ver imagen), folletos, pegatinas y carteles. Proyectaron un documental en seis facultades diferentes del campus para revelar y poner de manifiesto este tema. Esta campaña también incluía cuatro fórums interactivos en las facultades donde estas acciones ocultas se podían sacar a la luz y se podían tomar pasos para tratarlas.

Algunos estudiantes reaccionaron de forma negativa a la campaña y pidieron a GHAFES que la detuvieran porque creían que era un obstáculo para su progreso en la universidad. Los estudiantes de GHAFES han seguido adelante a pesar de ello y confían en que “Más vale pobre pero honrado, que rico pero perverso” (Proverbios 28:6). ¿Cuáles han sido los resultados?

Por ahora ha habido estudiantes que se han comprometido abiertamente a no hacer trampa en los exámenes y confiamos en que estas confesiones tan honestas nos guiarán a todos y nos mantendrán a raya. Muchos estudiantes cristianos con los que hablamos no veían nada malo en ayudar a otros estudiantes con los exámenes, pero gracias a la campaña se dieron cuenta de que tanto dar como recibir ayuda está mal. (Elikem Aflakpui, presidente de GHAFES en la Universidad de Cape Coast)

Damos gracias a Dios por estos estudiantes que están llevando a cabo iniciativas para cambiar su universidad y oramos para que sus esfuerzos continuos tengan fruto, no sólo en las universidades sino en toda la sociedad de Ghana.

Victor Obeng (info(at)ghafes.org)
Secretario General de GHAFES

Escuchar y el Estilo de Vida

¿Ha conversado alguna vez con un estudiante y repentinamente se ha dado cuenta de que se ha perdido lo que esa persona estaba diciendo? ¿Alguna vez ha leído un pasaje bíblico sin absorber su contenido? Yo sí. Para muchos de nosotros, escuchar es todo un reto. Nuestros pensamientos están llenos de tantas cosas; estamos pre-ocupados. Y entonces somos incapaces de asimilar nada nuevo.

Para poder sobrevivir en nuestros estudios, muchos hemos aprendido a hacer lecturas diagonales. Leemos rápidamente para ser más eficientes, pero cuando aplicamos esto a las Escrituras no es nada efectivo. Salvo que vayamos más despacio, no escucharemos bien. ¿Cómo podemos aprender a pararnos y escuchar en medio de nuestras ajetreadas vidas? ¿Cómo podemos crear espacio para recibir la Palabra de Dios? La respuesta a estas preguntas no tiene que ver con cómo leemos nuestra Biblia, sino que también está relacionada con cómo vivimos nuestras vidas enteras.

El poder escuchar bien la Palabra de Dios tiene que ver con nuestro estilo de vida. El año pasado, Isra Ortiz, obrero de GEU Guatemala, se dio cuenta que necesitaba hacer algunos cambios en su vida:
En los últimos años desarrollé el hábito de desvelarme. Sabía que no era un hábito sano pero no me preocupé mucho. Sin embargo, eventualmente me di cuenta de que me estaba afectando de maneras negativas. Me costaba levantarme por la mañana. Con frecuencia me sentía cansado durante el día, y siempre me encontraba en una carrera. Todo esto me impedía tener tiempos de calidad con el Señor y su Palabra. Me sentía cansado, pero también intranquilo, desesperado por la presencia de Dios y su dirección.

El Señor me hizo entender claramente que debía hacer un cambio práctico en mi estilo de vida: irme a dormir más temprano. ¡Por el bien de mi salud pero también por el bien de mi alma! Actualmente estoy en el proceso de cambiar mi antiguo hábito.

Algunos días me cuesta mucho, pero por la gracia de Dios ha habido avance. Este simple cambio en mi estilo de vida me está ayudando a tener un mejor descanso, a levantarme más temprano y a empezar el día con Dios. Desde que comencé a leer la Biblia por las mañanas, tengo una nueva relación con la Palabra de Dios. Estoy disfrutando a Dios desde el comienzo del día. Y eso lo cambia todo.

El escuchar bien también está relacionado de otra manera con nuestra forma de vida. Incluye la obediencia, respondiendo a lo que oímos de palabra y de hecho. Jesús dijo: “Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la ponen en práctica” (Lucas 8:21).

Sabine Kalthoff