Adentrarnos en la historia de Dios

Necesitamos las Escrituras completas para nuestro caminar con Dios. Unos versículos breves seleccionados pueden ser valiosos e importantes, pero estos pasajes sueltos no pueden sustituir el panorama general. De forma muy pertinente, Dietrich Bonhoeffer nos invita a adentrarnos en la historia de Dios y a encontrarnos con Él en la realidad de su relación con este mundo, que va mucho más allá de nuestras vidas como individuos.

El siguiente texto está sacado de un libro de Bonhoeffer: Vida en comunidad. Dietrich Bonhoeffer fue un teólogo alemán de mediados del siglo XX, que fundó un seminario teológico basado en una vida comunitaria y que participaba activamente en el movimiento de resistencia a los nazis.

Así, la lectura continua de la Biblia obliga a todos los que quieran entender, a aproximarse donde Dios ha actuado una vez por todas en favor de la salvación de los hombres, y dejarse encontrar allí por él. Es precisamente en la lectura durante el culto cuando los libros históricos de la Biblia adquieren para nosotros un aspecto absolutamente nuevo. Tomamos parte ahí en los acontecimientos llevados a cabo antaño por nuestra salvación; nos olvidamos de nosotros mismos y entramos con el pueblo en la tierra prometida, atravesando el mar Rojo, el desierto, el Jordán; con Israel caemos en la duda y en la incredulidad, y por medio del castigo y la penitencia recibimos de nuevo el socorro y la fidelidad de Dios; y todo esto no son ensueños, sino una realidad sagrada y divina. Somos arrancados de nuestra propia existencia e introducidos en el corazón de la historia que Dios escribe en la tierra. Ahí es donde Dios ha obrado en nosotros y ahí es donde sigue obrando: en nuestras miserias y pecados mediante su ira y su gracia. Lo importante no es que Dios sea espectador compasivo de nuestra existencia presente, sino que nosotros seamos oyentes atentos y activos de su actuación en la historia sagrada, en la historia de Cristo sobre la tierra […]
 
Se produce por tanto un cambio radical. Comprendemos que no es en nuestra vida donde tiene que revelarse la ayuda y la presencia de Dios, sino que se reveló definitivamente en favor nuestro en la vida de Jesucristo. Efectivamente, es más importante para nosotros saber lo que Dios realizó en Israel y en su Hijo Jesucristo que atormentarnos por descubrir lo que Dios quiere de nosotros hoy. La muerte de Jesucristo es más importante que mi propia muerte, y su resurrección de entre los muertos es el único fundamento de la esperanza de mi resurrección en el último día. Nuestra salvación está «fuera de nosotros» (extra nos), yo no la encuentro en los acontecimientos de mi propia vida sino únicamente en la historia de Jesucristo. Sólo aquel que se deja encontrar en Jesucristo, en su encarnación, en su cruz y en su resurrección, está en Dios, y Dios en él.

Dietrich Bonhoeffer, Vida en comunidad. Traducido por Francisco Tejeda. Salamanca : Ediciones Siguéme 2003, 46-47.

Maratón bíblico: Brillante y sencillo

Leer la Biblia en grupos es algo que realmente apreciamos y que animamos en VBG (IFES en la Suiza de habla germana). Por ello, siempre estamos abiertos a las ideas que puedan inspirar nuestro estudio bíblico en común. Hace un año, descubrimos el maratón bíblico. Hoy seguimos entusiasmados con este método de leer las Escrituras.

photoBibelmarathonkleinEn un maratón bíblico, se lee un libro entero de la Biblia en un grupo. Leer en voz alta, ayuda a los participantes a adentrarse en el pasaje. Esta aproximación no se centra en versículos individuales, sino en ver las conexiones y tener el impacto del texto completo. Especialmente con lecturas largas como el libro del Génesis, obviamente es imposible acordarse de todo. Pero esto no es problema, porque el maratón bíblico no se centra en una comprensión del texto en detalle. Sin embargo, siempre es increíble ver cómo emergen nuevas visiones sobre pasajes bíblicos específicos.

Esta forma sencilla de leer y escuchar las Escrituras ayuda a los participantes a experimentar los libros de la Biblia de una forma nueva y significativa.

Dirigir un Maratón Bíblico en Su Grupo
Hemos hecho maratones con libros de la Biblia muy diferentes como Génesis, Isaías, Marcos, Lucas y Corintios. El tiempo necesario depende del libro y de la velocidad de la lectura, por ejemplo, para el libro del Génesis se tarda cerca de 5,5 horas.

Es importante crear un ambiente silencioso y sencillo para la lectura comunitaria. Esto ayuda a crear un espacio para la Palabra de Dios. Los que participan deben quedarse durante toda la lectura. Un buen tamaño para este tipo de reuniones es de 7 a 15 personas.

La lectura debería hacerse con una traducción que sea fácil de comprender. Es aconsejable usar una misma traducción. Los participantes se turnan leyendo un capítulo en voz alta. Los capítulos de más de 35 ó 40 versículos se dividen en dos partes. Después de seis capítulos, el siguiente capítulo se lee versículo a versículo con la gente en pie.

Tras una hora completa, hay un descanso de entre cinco y diez minutos. Este descanso puede ser usado para que algunos participantes compartan qué versículo o sección les habló, sin entrar en debate. El descanso también es una oportunidad para estirar las piernas o tomar algo de beber.

Tras leer el libro entero, es muy valioso dedicar al menos 15 minutos para hablar acerca de lo que los participantes han escuchado. ¡Este tiempo suele ser un gran momento!

La visión del maratón bíblico es bastante directa, sin grandes demandas para los que lo dirigen o participen en él. ¿Por qué no lo intenta?

Benedikt Walker (benedikt.walker (at) VBG.net)
Secretario General de VBG

Una Experiencia Albanesa

Realmente quiero ayudar a los estudiantes a leer la Biblia, no solo a diario, sino que la lean libro por libro. Debatimos con los estudiantes cómo podríamos hacerlo. Fue difícil encontrar el modo. Muchas cosas no funcionaron:

  • Pensamos que cada uno de nosotros podría leer la Biblia a solas y, una vez al mes, nos reuniríamos para debatir acerca de lo que habíamos leído. Esto no funcionó porque muchos de nosotros no encontramos tiempo para leer.
  • Intentamos reunirnos para leer el pasaje bíblico y discutirlo. Pero esto tampoco funcionó porque estábamos leyendo pasajes aislados y era muy difícil ver una conexión entre ellos.
  • Tuvimos problemas para encontrar tiempo para que el grupo se reuniera.
  • Tuvimos dificultades para decidir cómo podríamos hacer las lecturas con tantos planes de lectura disponibles.

Al final, decidimos leer la Biblia entera en tres meses. Nos ayudamos los unos a los otros reuniéndonos dos veces por semana para leer y discutir los pasajes juntos. Descubrimos que la mejor hora para reunirnos eran las 6:00 de la mañana. Como no teníamos sitio para reunirnos, nos veíamos en un café-bar. Era estupendo porque nos daba la oportunidad de hablar acerca de lo que estábamos haciendo con el camarero, el responsable de la barra y el resto del personal.

Fue una experiencia difícil porque ya hacia el final luchábamos con nuestras lecturas. Si nos perdíamos un día, teníamos que leer el doble al día siguiente. Ahora, los tres meses han terminado: uno de nosotros terminó a tiempo y tres de nosotros terminamos dos semanas más tarde.

Estamos muy contentos con lo que hicimos. Por ello, decidimos leer la Biblia dos veces este año – una vez en seis meses y una vez en tres meses. Hemos empezado a orar por octubre de 2012 porque es nuestro deseo que cada uno de nosotros esté involucrado con tres personas más para leer la Biblia el año que viene.

¿Mereció la pena la experiencia? Fue una de las mejores experiencias de mi vida cristiana: el gozo de leer juntos, estudiar juntos, discutir juntos y empezar el día con Dios era una experiencia que nunca cambiaría por nada. No se ha acabado. Estoy esperando hacer esto con otro grupo y ver cómo los estudiantes lo hacen con sus nuevos grupos.

La pregunta es: ¿Leer la Biblia? ¿Cómo podemos ayudar a los estudiantes a hacerlo? Mi experiencia y respuesta es: LEA CON ELLOS.

Juljan Muhameti, obrera de BSKSH (IFES Albania)
juljan.muhameti (at) gmail.com

Una imagen global

La Biblia no es una colección de textos aislados, sino que cuenta la historia de nuestro mundo con un principio, un centro (Jesús) y un objetivo. Si entendemos la estructura de esta historia tendremos el contexto necesario para entender los pasajes individuales de las Escrituras. También nos ayuda a ver nuestra vida como parte de esta historia: este es nuestro pasado, presente y futuro. La Biblia entera es una lente con la que interpretar toda la vida y la sociedad. Así que debemos preguntarnos: ¿Qué les ayuda a los estudiantes a tener una perspectiva general de la narrativa bíblica? ¿Qué les ayuda a entender los textos individuales y su propia vida a la luz de la revelación completa de Dios?

Me gustaría compartir algunas ideas.

_Perspectiva general de la Biblia.

En febrero asistí a un encuentro de estudiantes de GBU Francia un fin de semana, donde trataron el tema de lo que significa ser humano. Además de tener exposiciones bíblicas y talleres, organizaron tres sesiones de formación para ver una perspectiva general de la Biblia. En una de las sesiones, por ejemplo, se exploró la teología bíblica del trabajo. ¿Cómo encaja el trabajo en la buena creación de Dios? ¿De qué manera fue afectado por el pecado? ¿Qué tiene que decir el Nuevo Testamento sobre el trabajo? Con una hoja de preguntas, la persona que dirigía guió a los estudiantes por varias fases de estudio en grupo (que implicaban buscar y debatir sobre pasajes relevantes de las Escrituras) y de interacción en grupo. Ayudar a los estudiantes a identificar temas a lo largo de la Biblia es una buena forma de enseñarles a pensar con una imagen global.

_Leer la Biblia entera.

Algunos estudiantes de IFES lo hacen regularmente. Una estudiante de Martinica compartió que ha estado leyendo la Biblia en un año durante los últimos tres años. Hay otros que nunca lo han hecho. ¿Cómo podemos animarles a hacerlo? Hay planes de lectura (por ej. el plan de M’Cheyne) que pueden ser de ayuda. Un grupo estudiantil de Alemania comienza un grupo de lectura nuevo cada año. Los miembros se reúnen una vez por semana para hablar de lo que están leyendo: esto es una gran motivación para que sigan haciéndolo.

_Facilitar el acceso a todas las Escrituras.

Normalmente solemos conocer algunas partes de la Biblia muy bien, pero dejamos de lado otras. ¿Cuáles son los libros de la Biblia que no se suelen leer en tu contexto? ¿Qué libros son difíciles para que un grupo estudiantil los estudie solo? La enseñanza o el desarrollo de buen material de estudio bíblico sobre estos libros podrían ayudar a los estudiantes a formarse una imagen más global.

¿Qué crees que les ayuda a los estudiantes a entender y a vivir según esta imagen global? ¡Me encantaría recibir sus comentarios o experiencias!

Sabine Kalthoff