Archivo de la categoría: Boletín

La Belleza Del Estudio Biblico De Descubrimiento

En TAFES (Movimiento Nacional de Tanzania), uno de los enfoques que utilizamos es el Estudio Bíblico de Descubrimiento (DBS, por sus siglas en inglés), ¡y ha cautivado los corazones de muchos estudiantes y asociados! 

Utilizamos el DBS para el estudio en grupos pequeños siguiendo este sencillo proceso: 

  1. un miembro lee el pasaje y 
  2. el grupo vuelve a relatar la historia (pasaje), después 
  3. respondemos juntos a algunas preguntas críticas; como: 
  • ¿Qué he descubierto acerca de Dios? 
  • ¿Qué he descubierto acerca de las personas? 
  • ¿Cómo obedezco a Dios a través de esta Palabra? 
  • ¿A quién se lo voy a decir?

¿CÓMO EMPEZÓ?

Fue durante un retiro de obreros en febrero de 2021 cuando nuestra coordinadora del Ministerio en el Campus, la Hermana Joan Wanjiru, propuso probar el método DBS para ver si sería adecuado para formar a los estudiantes. Utilizamos DBS por primera vez en ese retiro y más tarde en los 

Seminarios de Formación en Discipulado (DTS, por sus siglas en inglés) en todo el país. Tras el éxito cosechado en 2021, repetimos esta técnica de estudio durante los DTSs de 2023. Aunque siguen utilizando el Estudio Bíblico Inductivo y el Estudio Bíblico Manuscrito, el DBS se ha convertido en el enfoque más apreciado y practicado por muchas Comunidades Cristianas desde su introducción.

LA SINGULARIDAD DEL DBS

El Estudio Bíblico de Descubrimiento tiene algo especial y su popularidad se debe a estas ventajas únicas:

  1. Fácil de enseñar y practicar. Para entender cómo se utiliza el DBS es necesario recibir una formación sencilla. Las preguntas de descubrimiento (arriba) son fáciles de recordar, por lo que resultan accesibles, incluso si es la primera vez que una persona participa.
  2. La importancia de la aplicación. La práctica del DBS no está completa hasta que una persona aborda específicamente la cuestión de cómo obedecerá la Palabra que se está estudiando. 
  3. Herramienta para la evangelización y el discipulado. A través del DBS, siempre aumenta el número de personas que vienen a Cristo y crece la espiritualidad de los miembros. El uso de este método de estudio con no creyentes puede atraerlos a Cristo y proporcionar una oportunidad para que los miembros hablen con otros acerca de la Palabra de Dios. 
  4. Conecta a las personas del grupo. Dado que el DBS mantiene el principio de los grupos pequeños, los participantes consiguen relacionarse entre sí más allá de la mera discusión de las preguntas del DBS.

Jusline C. Nkala, tesorera TAFES KIUT CU:
“Fue asombroso durante el DTS de 2023 cuando utilizamos este método para estudiar 1º Samuel. El DBS es uno de los mejores métodos que he encontrado en términos de estudio bíblico porque permanecemos en un grupo y leemos juntos la historia bíblica, descubrimos lo que las Escrituras dicen sobre Dios y las personas, y nos desafiamos unos a otros a vivir según la Palabra y a compartirla con nuestros amigos”.

Tumaini Titus 
Coordinadora regional – TAFES Tanzania

Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios

Photo by Joshua Hoehne on Unsplash

Esta es la invitación de Dios (Salmo 46:10). Por muy llenos que estén nuestros días o por muy importantes que sean nuestras tareas, Dios nos llama a estar quietos ante Él. 

Parar es un ejercicio espiritual. Es esta parada lo que nos ayuda a seguir. Cada domingo es una invitación a dejar descansar nuestros propios esfuerzos y alegrarnos en Dios.  

Además, los retiros personales pueden llevarnos más profundamente a la presencia de Dios. Un retiro de este tipo puede durar medio día o varios días. Este año, IFES animó a sus obreros a tomarse un tiempo para un retiro personal. Escucha algunas de sus experiencias:

          “Fue la primera vez que fui a un retiro. A medida que se acercaba el momento, me sentía cada vez más nerviosa y presionada, pensando que tenía que aprovechar bien este tiempo y volver con resultados. Hablar con una compañera me ayudó a relajarme y a estar simplemente abierta a recibir lo que Dios ha preparado. Dios es bueno. Me proporcionó un lugar donde me sentí segura y cómoda; me habló a través de las Escrituras, de la gente y en momentos inesperados. Algunas cosas eran difíciles de oír, pero muy sanadoras. Pienso convertirlo en una tradición anual”.

          “Una actividad que disfruté mucho fue pasear y hacer fotos por los jardines del centro donde tuvimos el retiro. Hacía tanto tiempo que no me entretenía con cosas sencillas, bellas y tranquilas como las flores y las plantas”. 

          “Utilicé un recurso del sitio web del Compromiso con las Escrituras: ‘Una conversación sincera con Dios: Orar nuestras vidas (Salmos 42-43).’ Que me proporcionaba la cantidad justa de estructura y flexibilidad”.

          “Leí las oraciones que encontramos en las Epístolas de Pablo, orándolas por mí y por mi región, reflexionando sobre su relevancia para esta etapa de mi ministerio”.  

          “Describiría mi día como ‘misericordiosamente tranquilo’. Tuve un día sin las distracciones habituales. Dediqué parte del tiempo a reflexionar sobre mi vida personal y profesional. Pero también pasé varios momentos del día simplemente sentada en el suelo, descansando o viendo llover, y tuve una profunda sensación de la presencia y la misericordia de Dios conmigo, incluso mientras ‘no hacía nada’. Esto me permitió reconocer lo sobre estimulados que se han vuelto mi cuerpo y mi mente. En respuesta, estoy construyendo ritmos más persistentes para hacer una pausa y reencontrarme en mi jornada laboral”.   Es esta parada lo que nos ayuda a seguir. ¿Cuándo es tu próxima parada? ¿Y cómo le darás forma? 

Aquí puedes encontrar diferentes recursos que te ayudarán a planificar un retiro personal, para reflexionar en oración sobre tu vida y a conectar la Palabra de Dios con tu propia experiencia. ¡Disfruta!

Sabine Kalthoff
Secretaria de IFES para la Formación Espiritual
sabine.kalthoff@ifesworld.org

Encuentro con Dios en Su Palabra: en la Asamblea Mundial (¡o en otras grandes reuniones!) 

Logo de la Asamblea Mundial¿Vas a ir a la Asamblea Mundial? ¿O tienes otro gran evento, por ejemplo, Formación, ¿en tu país o región con mucha gente y un apretado programa en el que la Palabra de Dios sea el centro?

¿Cómo podemos aprovechar al máximo estas oportunidades para encontrarnos con Dios y escuchar Su Palabra, de una manera fresca y relevante, cuando hay tantas cosas en las que involucrarse?
Hagamos ahora una pausa para considerar cómo podemos comprometernos con el Señor en Su Palabra.

Deleite personal y testimonio público
Los Salmos (nuestro enfoque en AM 2023) son una gran mezcla de devoción personal, angustia y alabanza combinadas con el recuerdo, la declaración y el testimonio del carácter y las obras de Dios en comunidad.

Si lees el Salmo 40, por ejemplo, David recuerda poéticamente lo que Dios ha hecho por él: escuchar su clamor, asentarlo sobre la roca firme y darle un nuevo cántico de alabanza… ¡Este encuentro personal se convierte en un desbordante testimonio público!

En nuestras grandes reuniones, a veces podemos sentirnos perdidos entre la multitud, o muy ocupados con numerosas reuniones. He aquí algunas ideas sencillas, que pueden ser útiles cuando tú y otros obreros o estudiantes se reúnan para invocar, escuchar y ser transformados por la Palabra Viva en estas buenas, pero concurridas, reuniones.

  1. Personal: Asegúrate de reservar tiempo para leer y meditar en las Escrituras a solas. Por supuesto, puedes seguir tu plan habitual de lectura de la Biblia, pero también puedes centrarte en los textos que estudiarán todos durante el evento. Tener tu propio encuentro con el Señor en estos pasajes puede prepararte para escuchar y comprender mejor durante los tiempos comunes de estudio. Y, a medida que avance en la conferencia, anota los pasajes y pensamientos sobre los que desees pasar más tiempo pensando y orando.
  2. Compañerismo: También es bueno valorar los espacios de interacción en pequeños grupos con otras personas en torno a la Palabra. En los grandes eventos, con mucha gente, estos espacios más íntimos, en parejas o grupos más pequeños, donde compartir dudas y descubrimientos, se convierten en una forma especial de aprendizaje y estímulo mutuos.

“No escondo tu justicia en mi corazón, sino que proclamo tu fidelidad y tu salvación. No oculto en la gran asamblea tu gran amor y tu verdad”.
Salmo 40:10

  1. Comunidad: Escuchar a Dios por medio de los miembros de nuestras diversas comunidades es una maravillosa oportunidad para aprender de la Palabra de Dios a través de personas de contextos diferentes, que tienen preocupaciones, preguntas y perspectivas distintas. Al estudiar la fiable Palabra de Dios con otras personas, podemos darnos cuenta de cosas sobre Dios, el discipulado y la gracia que, de otro modo, habrían pasado desapercibidas.
  2. Más allá de la conferencia: Así que, cuando vayamos a la Asamblea Mundial, Formación, y eventos similares, debemos llegar abiertos a lo que el Señor quiera enseñarnos a través de Su Palabra – en nuestras propias devociones, en las sesiones principales de enseñanza, y durante el almuerzo, mientras compartimos lo que Él nos está mostrando en nuestros contextos.

En estos eventos podemos escuchar historias, tener acceso a recursos, métodos y distintos enfoques de la Palabra de Dios. Procura escuchar, aprender e identificar (tomando nota) buenas prácticas que puedan ser útiles o adaptables a los retos de tu propia realidad y cultura. Ven dispuesto a compartir tus historias, tus dificultades, pero también las formas en que has conectado con éxito con las Escrituras.

Estos intercambios nos ayudarán a crecer en nuestra forma de amar, estudiar, vivir y compartir la Palabra de Dios en nuestros contextos misioneros.

Paula y Ricardo
Sirviendo como líderes del Equipo Global de Compromiso con las Escrituras de IFES

Curso de aprendizaje online del Compromiso con las Escrituras

Photo by Debby Hudson on Unsplash

“Me resultó muy útil que me hicieran preguntas sobre el Compromiso con las Escrituras durante el curso y que no solo me dijeran lo que tenía que pensar. Este curso también supuso un gran avance en mi propio compromiso con las Escrituras. Una cosa que me llevo es que no debo ver las Escrituras como algo que tachar de la lista o una actividad de investigación, sino como un encuentro personal con Dios”.
Testimonio de Guyana

“Después de ver la pasión por la Palabra de Dios que siente el autor del Salmo 119, me di cuenta de que yo también anhelaba esa misma pasión, para mí y para los estudiantes”.
Testimonio de Italia

¿Cómo podemos crecer en nuestro reconocimiento de que el Compromiso de las Escrituras se refiere a cada parte de la vida? Una forma de hacerlo es participar en un camino de aprendizaje junto con los hermanos y hermanas de nuestra comunidad mundial. Por ello, queremos animarte a completar el curso de aprendizaje online “Fundamentos del compromiso con las Escrituras”, diseñado para preparar a quienes participan en el ministerio de sus movimientos nacionales.

Para nosotros no se trata de un curso en el que unos enseñan y otros aprenden. En esto, cada uno es un estudiante que se encuentra con Dios y aprende de Él. Este curso tiene lugar por medio de la escucha activa de Dios en el estudio diligente de las Escrituras, que a su vez abre un espacio para la reflexión personal, la comunicación, el intercambio de perspectivas y experiencias, y la promoción del crecimiento mutuo a través de la belleza del mensaje de Dios para nosotros, como comunidad, a través de la Palabra.

Ofrecemos el curso de aprendizaje online “Fundamentos del compromiso con las Escrituras” en tres idiomas. Consta de dos partes, de cuatro semanas cada una, con una semana de descanso entre ambas partes.
Hay dos formas de participar.

Opción 1: inscríbete en una de las cohortes de este año utilizando los siguientes formularios:

Inglés (a partir del 4 de septiembre): enlace aquí.
Español (a partir del 4 de septiembre): enlace aquí.
Francés (a partir del 2 de octubre): enlace aquí.

Opción 2: reúne una cohorte de tu movimiento nacional o de tu región. De este modo, podrás elegir las fechas e incluso ajustar la duración del curso para adaptarlo a tu grupo.
Para más información sobre cómo planificar, o para aclarar cualquier otro detalle, dirígete a scriptureengagement@ifesworld.org.

También esperamos contar contigo.

“He adquirido un nuevo amor y un mayor entusiasmo por la Palabra de Dios. Hacer el curso fue refrescante. La Palabra de Dios me parece más como un tesoro que como una tarea. Terminaba cada sesión con ganas de más”.
Participante de Sudáfrica

“El curso supuso un cambio en mi actitud/perspectiva. Crecí como cristiano, pero nunca me paré a preguntar: ¿Cuáles son mis convicciones? ¿Por qué leo? Para mí, este curso ha sido un llamado de Dios: un llamado a una relación más profunda, a profundizar en la Palabra”.
Participante de Etiopía

Equipo Global de Compromiso con las Escrituras de IFES

Estableciendo modelos a seguir en las Escrituras

foto de MessayDi mis primeros pasos en la Biblia en la escuela dominical cuando aún era estudiante de la escuela primaria, al tiempo que hacíamos devocionales en familia en casa. En ese tiempo recibí mi primera Biblia y empecé a leer por mí mismo las palabras que había oído enseñar a otros.

Fue muy especial poder tener la oportunidad de crecer en mi comprensión de cómo estudiar la Biblia. Al participar en los ministerios estudiantiles de la escuela secundaria y la universidad, me familiaricé con un método conocido como “Estudio Bíblico Inductivo”. Tras esta etapa, como obrero con EvaSUE (Movimiento de IFES en Etiopía), aprendí una aproximación a las Escrituras que se traduciría como el “Método de Estudio Manuscrito”.

La gente me suele pedir que mencione mis pasajes preferidos de las Escrituras, no obstante, no hay pasajes en concreto de los que disfrute como tales. Es más bien que varios pasajes se vuelven relevantes para mí en distintos momentos de mi vida. Habiendo dicho esto, debido a la frecuencia con la que he estudiado la primera mitad del Evangelio de Marcos, he llegado a apreciar y amar cómo Marcos describe las enseñanzas de Jesús acerca de la obediencia. Esto es especialmente real en la parábola del sembrador (¿o deberíamos llamarla la parábola de los tipos de tierra?), que habla sobre el gran mensaje de este Evangelio relativo al discipulado. Las enseñanzas de Jesús en este tema me inspiran a ver los aspectos cotidianos, prácticos y, aparentemente, tediosos, del discipulado.

Cuando reflexiono acerca de las necesidades y los retos para esta generación de estudiantes que busca conectar con las Escrituras, destacaría dos observaciones sobre todas las demás. En primer lugar, creo que esta generación requiere una base firme y discipulado en su conocimiento básico de la Biblia, tanto en su meta-narrativa como en las porciones más pequeñas. Este punto también enlaza con cómo nuestras iglesias están discipulando. En segundo lugar, la generación responsable de formar a los estudiantes para estudiar las Escrituras debe liderar con su ejemplo, en tanto en cuanto concierna a la aplicación de la Palabra a nuestros respectivos contextos.

Por último, me gustaría compartir algunas de mis metas para seguir creciendo en las Escrituras. Primero, quiero pasar mi tiempo personal en quietud de manera consistente, tiempo en el que puedo estudiar la Biblia. Segundo, debería ser un ejemplo de obediencia de lo que leo, predico y enseño para con los estudiantes.

Messay Imru
Coordinador del Compromiso con las Escrituras de EvaSUE y miembro del equipo global de IFES de Compromiso con las Escrituras

Desde la región del Caribe: El Método de Estudio Bíblico Artístico

Imagen que ilustra el estudio bíblico artísticoMe alegra compartir con vosotros la aproximación que usamos en la región CARIFES llamada “El Método de Estudio Bíblico Artístico”. Fue desarrollado para guiar a los estudiantes por las Escrituras desde un punto de vista artístico.

Esta forma de leer puede ayudar a los participantes a apreciar los detalles de un pasaje bíblico mientras que aprenden cómo comunicar ese amor por las Escrituras de una forma creativa y fácil. Lo que es de vital importancia es que estamos conectando mediante ese proceso de exploración. Como beneficio adicional, los estudiantes pueden descubrir un nuevo talento y disfrutar de la experiencia.

No obstante, permíteme unas palabras de advertencia antes de explicar este método en mayor profundidad. Aunque es buena, esta aproximación no tiene por qué ser adecuada en todos los casos, y el líder será responsable de gestionar la selección de textos teniendo eso en cuenta. La meta es que los participantes respondan al pasaje bíblico usando muchos sentidos y desde distintas perspectivas, aumentando las formas en las que pueden apreciar mejor el material. No es un método rígido, las variaciones se pueden probar e implantar.

En cuanto a las herramientas necesarias, cada uno de los participantes deberán disponer de papel, lápices y rotuladores de distintos colores. Si tuvieran tabletas a mano, también pueden usarlas.

En la primera fase, los participantes deben explorar y centrarse en el texto seleccionado durante 5 minutos. Este tiempo permite que cada persona considere su comprensión del pasaje y cómo pueden expresar ese entendimiento por medio de sus dibujos. Tras ello, los participantes dispondrán de tiempo suficiente para recrear sus ideas en papel y compartirlas con el grupo.

Algunas preguntas que pueden estimular la reflexión y la respuesta creativa incluyen:

  • ¿Hay palabras clave que me llaman la atención?
  • ¿Qué está claro y qué no?
  • ¿Qué información relevante o qué acontecimientos importantes observo en el pasaje?
  • ¿Qué significa y cómo me habla este pasaje?

Cuando todos hayan compartido y explicado sus dibujos, tendremos la oportunidad de tener lo que llamamos “Debate”. Cada participante compartirá un pensamiento sobre cada dibujo, considerando preguntas tales como:

  • ¿Qué dibujo te habla? ¿Por qué?
  • ¿Cuál es tu favorito? ¿Por qué?
  • ¿Qué habrías hecho de otra forma?

Por último, tenemos una fase llamada “Ir Más Allá”. En esta fase, los participantes tienen la oportunidad de dibujar algo nuevo sobre el pasaje y explicar qué es diferente y por qué. Como alternativa al “Debate”, tras terminar los dibujos iniciales, el grupo puede estudiar el texto usando el método tradicional de “Observación, Interpretación y Aplicación”, tras el cual deberían completar un segundo dibujo para su debate.

Hemos probado este método durante una sesión de formación de estudiantes en la región y, según la encuesta que realizamos al terminar dicha formación, fue su parte favorita. Me impresionó la claridad con la que los estudiantes expresaban su comprensión del texto mediante sus dibujos, pero también la diversidad y la riqueza de lecciones que se pueden extraer de un mismo texto.

Jean-Davy Frair
Obrero francófono del equipo regional de CARIFES

 

Compromiso con las Escrituras: Poder, Poesía y Personas en Asia del Sur

“Fórmame, Señor, manténme firmemente arraigado
Para que la verdad que he encontrado no se diluya
Permite que la gracia y la sabiduría abunden en mí
Para que no ceda ante un sistema de este mundo
Señor, fortaléceme, llévame más lejos, hacia lo más profundo
Establece mis pasos, para que permanezca en tu camino”.
[Fragmento de un poema escrito por ST – Ilustración de Timaandra Wijesuriya]

¡Puede que reconozcas los versos que inspiraron a ST a escribir este poema!

ST es miembro de la Red de Multiplicadores del Compromiso con las Escrituras de IFES en Asia del Sur, la cual está formada por obreros del ministerio estudiantil y graduados voluntarios. Juntos exploramos cómo Dios conecta con los corazones y las mentes de las personas en Asia del Sur a través de su Palabra.

En una reunión reciente de la Red, reflexionamos acerca de la Carta de Pablo a los colosenses y su impacto en cada uno de nosotros. En la carta, observamos los temas subyacentes del poder y la sabiduría y cómo Pablo ayuda a la pequeña comunidad cristiana en Colosas para que reconozcan a Jesús como la fuente verdadera de poder y sabiduría.

Ello nos llevó a debatir acerca de qué ámbitos de la sociedad de Asia del Sur poseen el poder (las entidades políticas, las relaciones familiares, los recuerdos y las interpretaciones de la historia, etc.) y cómo podemos ser testigos de Jesús y del reino de Dios en medio de esta realidad.

También reconocimos la importancia de dejar que la Palabra de Dios more entre nosotros en el ámbito comunitario (Colosenses 3:16) y de cómo Dios usa esas conversaciones para revelar las deficiencias de nuestras comunidades, así como en aquellas áreas en nuestras vidas personales que necesitan ser transformadas.

Para los cristianos en Asia del Sur, que forman pequeñas comunidades minoritarias en sus respectivos países, esta experiencia fue tanto desafiante como alentadora. En las culturas donde la violencia y la vergüenza tienen un papel central, compartir problemas personales y comunitarios es todo un reto. Sin embargo, el testimonio de Pablo, cuyo encarcelamiento por parte de las autoridades romanas no lo desanimó a seguir proclamando el Señorío universal de Jesús, fue realmente alentador.

Tal y como queda evidente en el poema de ST, inspirado en la Carta de Pablo a los Colosenses, la Palabra viva de Dios nos sigue hablando y ministrando en nuestros diferentes contextos.

El próximo año, los Multiplicadores del Compromiso con las Escrituras de IFES en Asia del Sur esperan continuar reuniéndose, reflexionando y siguiendo la dirección de Dios a través de su Palabra. En nuestras reuniones, queremos pasar tiempo explorando el Compromiso con las Escrituras en términos de:

• Expresión creativa: Explorando la interacción entre las Escrituras y la expresión artística (poesía, canciones, danza, teatro, medios digitales, etc.)
• Formación espiritual: Explorando cómo las Escrituras nos guían a una intimidad más personal con Dios y a una madurez en Cristo.
• Compromiso contextual: Explorando cómo nos hablan las Escrituras en cuanto a los asuntos actuales en las sociedades y las mentalidades en Asia del Sur.

Apreciamos sus oraciones a medida que tomamos juntos estos próximos pasos y ¡les animamos a compartir este viaje con nosotros a través de la lectura de Colosenses a partir de sus contextos!

Yohan Abeynaike
Líder de Compromiso con las Escrituras – IFES Asia del Sur

 

Involucrando a buscadores de la Palabra

Cuando Zhenya asistió a una ceremonia de graduación en la capital de su país natal, en Eurasia, se dio cuenta de que había centenares de estudiantes internacionales. Habían estado viviendo allí durante 5 años y estaban a punto de irse, probablemente sin haber escuchado el evangelio…

Su deseo de alcanzarlos con las buenas nuevas de Jesús parecía un objetivo imposible. Sin embargo, después de 12 años, gracias a la dirección y provisión del Señor, ahora existe un ministerio de estudiantes internacionales floreciente, y el cual incluye a estudiantes procedentes de otros países sensibles.

En el centro de este ministerio, se hallan la hospitalidad y la Palabra de Dios. Hice algunas preguntas a Zhenya para que podamos descubrir más:

1. ¿Cómo estudias la Biblia con estudiantes internacionales?

Ahora tenemos entre 25 y 40 estudiantes que se reúnen, cada semana, en un pequeño apartamento donde apenas caben. Allí cocinamos, comemos y estudiamos juntos las Escrituras. Es muy importante que los estudiantes se sientan seguros y puedan hacer sus preguntas, debatir y también discrepar, con respeto, partiendo de las bases de la amistad.

Para nuestros estudios bíblicos inductivos, imprimimos el pasaje en todos los idiomas hablados por los estudiantes que están presentes, lo que hace que la Palabra sea accesible para todos. Después de que el líder haya hecho sus preguntas acerca del texto, nos dividimos en pequeños grupos, según el idioma de los estudiantes, y, en cada grupo, un líder estudiantil ayuda a facilitar el debate.

Es muy importante que hagamos preguntas. El líder debe hacer buenas preguntas que guíen a los demás a través del pasaje y los estudiantes deben ser capaces de hacer sus propias preguntas sobre el texto para que ellos mismos descubran lo que dice y ¡sean retados a seguir buscando!

2. A lo largo de los años, ¿qué has considerado como algo importante en el estudio de la Palabra con estudiantes procedentes de diferentes contextos culturales?

Diría que existen tres elementos principales:

a. Las historias: ¡Los estudiantes aprenden a partir de historias! Por lo general, estudiamos los Evangelios y, a veces, historias acerca de los “héroes” del Antiguo Testamento. La tarea principal es permitir que el texto hable por sí mismo y que los estudiantes escuchen acerca de Jesús.

b. Los recursos visuales: En un contexto multicultural y plurilingüe, es muy importante poder visualizar la historia a través de vídeos que ilustren la historia, representaciones del pasaje por parte de los estudiantes, haciendo dibujos o reconstruyendo la historia.

c. La puesta en práctica en la vida real: Los líderes deben guiar adecuadamente a los estudiantes, partiendo de lo que los estos han dicho y ayudarles a ver lo que el pasaje significa en sus propias experiencias.

3. ¿Tienes algún testimonio de cómo la Palabra de Dios ha impactado a un estudiante en concreto?

“Maria”, que procede de un pequeño país musulmán, es un ejemplo. En sus propias palabras, “Maria” pensaba que ya conocía la verdad y sentía curiosidad por sus amigos cristianos, que creían plenamente en Jesús. Aunque todavía creía en su dios, empezó a descubrir la verdad de Jesús a medida que fue asistiendo a los estudios bíblicos. Sin embargo, al cabo de dos años, se dio cuenta de que creía en un dios y estaba estudiando a otro, por lo que sabía que no podía permanecer entre dos aguas para siempre.

Cada semana, “Maria” siguió descubriendo más acerca de Jesús a través de las Escrituras, hasta que decidió empezar a seguirle a Él.

Reflexionando acerca de Juan 10, testifica que:

“Fui capaz de escuchar la voz del Buen Pastor… Y Él me ha guiado a tomar esta decisión”.

Paula
Secretaria Asociada de IFES para el Compromiso con las Escrituras

 

Enfrentarnos a los desafíos de nuestro mundo

Ricardo Borges, Secretario de IFES para el Compromiso con las Escrituras, entrevista Wilson Kiuna, de Kenia, miembro de la red global de IFES de multiplicadores del Compromiso con las Escrituras

Ricardo y Wilson

Ricardo y Wilson

¿Por qué podría ser importante hacernos preguntas sobre las Escrituras a la luz de los desafíos a los que nos enfrentamos en este mundo, como el tema de la política?

Tenemos que hacernos preguntas sobre las Escrituras principalmente porque la Biblia es la revelación de la mente de Dios sobre la realidad entera; nos enseña cómo debe vivir el pueblo de Dios, y cómo debemos interpretar y enfrentarnos a los temas y desafíos de la vida diaria y en cualquier época, espacio y cultura (Dt. 32:47; 2 Ti. 3:16-17). También veo en la Biblia una verdad que nos da una lección de humildad: el Dios todo poderoso, que habita en una luz inaccesible, nos invita a [mantener] un diálogo con Él en nuestras luchas más sinceras. Dios es lo suficientemente grande como para manejar nuestras dudas, preocupaciones, miedos, frustraciones. Esto incluye también el trauma de la realidad socioeconómica y política rota, tal y como ilustra Gedeón (por ej. Jue. 6:13).

¿Cuál es la mejor forma de hacer preguntas sobre las Escrituras?

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta el contexto de la vida de las comunidades de fe en la Biblia; cómo interpretan sus propios desafíos; la clase de preguntas que hacen… y hacerlo a la luz de la historia general de la Biblia. Así, utilizando todos nuestros sentidos, intentaremos sumergirnos en su dolor y lamentaciones, su gozo y esperanza. En segundo lugar, necesitamos estudiar las Escrituras en comunidad con otros, con los pies cimentados en nuestras realidades contemporáneas. Esto ilumina y profundiza nuestra visión.

La Biblia es bastante extensa y la revelación de Dios se nos ofrece como una variedad de contenidos en diferentes formatos. Como tal, ¿cómo sabemos dónde buscar las respuestas a las preguntas que estamos haciendo?

Creo que es absolutamente importante apuntar que TODA ESCRITURA es inspirada por Dios y útil para toda la vida (2 Ti. 3:16-17), incluso para los aspectos más mundanos, ¡como rellenar la declaración de la renta! Hay una unidad teológica esencial que conecta la historia bíblica entera, apuntando a y encontrando en última instancia una vida plena en Jesucristo (Jn. 5:39 y ss.). En este sentido, empezamos a buscar respuestas a nuestras preguntas, no solo para satisfacer nuestra curiosidad intelectual, sino para responder en obediencia a una invitación personal hecha por Jesús mismo a venir a él “para tener esa vida” (Jn. 5:40). Así que empezamos nuestra búsqueda con una petición humilde para que nos ilumine y nos guíe y que, sea cual sea el punto de partida en el estudio bíblico, el Espíritu Santo, nuestro fiel maestro, nos abra los ojos, para que podamos contemplar “las maravillas de tu ley” (Sal. 119:18).

¿Qué ganamos haciendo estas preguntas con personas que son diferentes a nosotros?

Creo que esta práctica nos ayuda a apreciar a nuestra “comunidad de gente necesitada” como pueblo de Dios, sea cual sea nuestra cultura, sexo, trasfondo socioeconómico u otros aspectos de diversidad; ¡todos necesitamos la gracia de Dios! En segundo lugar, esta práctica enriquece nuestro discernimiento de la verdad bíblica, a medida que la gente comparte recursos hermenéuticos y herramientas de otras culturas y experiencias vividas (lenguaje cultural, historias y anécdotas, etc.), e ilustraciones del uso de las Escrituras en la vida real. En tercer lugar, ofrece un desafío “redentor” para nuestros puntos flacos personales y culturales, que a menudo frustran nuestro compromiso con las Escrituras.

¿Cómo respondemos a las preguntas que las Escrituras nos hacen de vuelta?

Creo que es un acto redentor de la misericordia de Dios cuando las Escrituras nos hacen preguntas, especialmente aquellas que hacen frente a nuestros defectos. A menudo nos invita a examinarnos y a reorientarnos (Sal. 139:23-24). Este aspecto transformador exige que cultivemos un espíritu contrito que se deja enseñar (Sal. 32:8-10) y la diligencia de los judíos de Berea, que escudriñaban las Escrituras en comunidad (Hechos 17:11).

Preguntas a y desde las Escrituras

Question mark

Photo by Matt Walsh on Unsplash

Siempre me han fascinado las preguntas que nos hacemos y que se nos hacen cuando interactuamos con el Señor por medio de las Escrituras. Con esto también me refiero a los temas grandes y pequeños que se plantean actualmente las personas que tenemos alrededor, además de la forma en la que las Escrituras mismas nos desafían y nos transforman.

Quizás por eso me ha gustado escuchar las noticias de un ejercicio que realizaron hace poco nuestros amigos de IFES Asia del Este. Por medio de una serie de vídeos, los obreros de diferentes movimientos son expuestos a un texto de las Escrituras e invitados a hacer preguntas que surgen del texto. Creo que esto nos ayuda a reconocer un punto importante que a menudo pasamos por alto: cuando nos acercamos a las Escrituras, quiénes somos y dónde estamos afecta a cómo respondemos. En otras palabras, el contexto importa.

Las circunstancias en las que vivimos, nuestro trasfondo, incluso nuestra edad y sexo, juegan un papel en cómo leemos la Palabra de Dios. Creo que si prestáramos más atención a esto nos beneficiaríamos más de la diversidad de la comunidad en la que estudiamos las Escrituras. Esta variedad de perspectivas y preguntas nos ayudaría a ser más conscientes y a estar abiertos a cómo el Espíritu Santo nos transmite su Palabra.

Si prestamos atención a estos matices, nos animarán a tener un testimonio más eficaz. Creo que las personas religiosas, ya sean cristianas desde hace mucho tiempo o estén interesados en temas espirituales, hacen preguntas bastante diferentes a las que hacen los ateos o los agnósticos. Cuando estudio el texto bíblico, por ejemplo, las preguntas que hago no van a ser las mismas que las que hace alguien de otra tradición religiosa o alguien que no tiene una visión religiosa del mundo. Pero no debo ignorarlas y tampoco debo intentar responderlas rápidamente ni decir que no están haciendo la pregunta “correcta” sobre el texto bíblico. Es legítimo y adecuado escuchar con atención e intentar entender las preguntas que hacen a las Escrituras.

Del mismo modo, siempre debemos prestar atención cuando las Escrituras nos preguntan algo a nosotros, especialmente cuando estas preguntas nos sorprenden, desafían o inquietan. Las preguntas que normalmente serán las más transformadoras son aquellas nos llevamos después leer la Biblia y para las que no encontramos una respuesta fácil. Sacuden los cimientos de todo lo que damos por sentado, ya sea en nuestra propia opinión o de la tradición en general. Al hacerlo, revelan más sobre la voz de Dios que habla con autoridad. Y esa voz, que habla por medio de las Escrituras, viene de Aquel que provoca el cambio. Las preguntas traen vida: no debemos tenerles miedo.

Ricardo Borges, Secretario de IFES para el Compromiso con las Escrituras.