Archivo de la etiqueta: comunidad

Mensajeros de esperanza: la universidad en el proyecto de Dios

El tema de la Asamblea Mundial se desarrolló en una serie de exposiciones bíblicas de Lucas y Hechos. A continuación encontrarás un extracto de una exposición. Escucha esta y el resto de exposiciones de la Asamblea Mundial completas en https://ifesworld.org/es/asambleamundial/

Lee Hechos 1:1-11 antes de continuar con este artículo.

En su exposición sobre Hechos 1, Janna Louie de InterVarsity/USA nos invita a profundizar en la esperanza, esa esperanza que da sentido y perspectiva a nuestras vidas y a este mundo roto.

Jesús redefine el poder para los apóstoles. No solo se manifiesta el Espíritu de Dios a través de lo que el mundo considera débil, sino que además este Espíritu se da a personas rotas y vulnerables. En esta redefinición, Dios profundiza en su esperanza. El Espíritu de Dios no es autoprotector. El Espíritu de Dios no es nacionalista. El Espíritu expande su esperanza de lo que es posible.

Los apóstoles esperaban que el Rey Jesús trajera la restauración del reino de Israel, pero su restauración será mayor que esas esperanzas. En lugar de verse como víctimas que debían vindicarse, son testigos que proclamarán la vida, muerte y resurrección de Jesús. Reciben una visión en la que ya no son solo los oprimidos, sino que llevan el testimonio de Jesús por todas las fronteras y límites creados por el imperio. No están confinados en muros construidos por superpotencias, sino que se unen al Espíritu de Dios para cruzar los muros hechos por el hombre. Su testimonio no solo se limitará a Jerusalén, sino que irá a todos los que están en Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra. En esta declaración, Jesús profundiza sobre su visión acerca de la restauración del reino de Israel. El testimonio de Jesús no se limita únicamente a los judíos, sino que se manifiesta a través de ellos a los gentiles. Su esperanza va más allá de su comunidad para incluir a los gentiles e incluso a sus opresores. La liberación de la opresión es una esperanza demasiado pequeña. Jesús invita a una comunidad vulnerable a ministrar la vida, muerte y resurrección de Jesús incluso a aquellos por culpa de los cuales son vulnerables.
[…]
El poder del Espíritu Santo es una invitación, en primer lugar, a ver a Jesús resucitado en los lugares donde vivimos. A ver nuestros países natales con los ojos de Jesús. A llevar testimonio de la esperanza de Jesús donde somos más débiles. El poder del Espíritu es el poder que nos permite resistir en los lugares que nos causan dolor. El mandamiento de recibir el poder del Espíritu no es un mero apaño. Es un poder que rechaza conquistar y dominar, pero persevera en el sufrimiento. Es tocar y sanar. Es dolerse y llorar. Es esperar con esperanza. Es el poder de testificar sobre la vida de Jesús en los lugares donde vivimos. […] El poder del Espíritu Santo invita a las personas vulnerables a transformar el mundo que las rodea.

Escucha toda la exposición aquí.

A la mesa

He tenido varios momentos “wow” que han cambiado mi vida de una forma drástica, especialmente en relación con la forma en la que veo a Dios y el ministerio. Uno de esos momentos fue en 2007, durante la Asamblea Mundial de IFES en Canadá. Las exposiciones bíblicas sobre el Evangelio de Lucas por Peter Kuzmic (Croacia), Jacques Buchhold (Francia) y Ziel Machado (Brasil) me hicieron realizar un examen de conciencia y me retaron. La primera exposición de Ziel Machado fue la que más me impactó y me agarró el corazón. No pude soltarla hasta que la puse en práctica. Ziel Machado reflexionó acerca de dónde hacemos el ministerio: la mesa es un lugar de aceptación, de comunidad y de amabilidad; al contrario que el escritorio, que es un lugar de negocio, de logros y de éxito.

Fue muy retador para mí, personalmente, cuando reflexioné acerca de cómo estaba involucrándome en el ministerio. ¿Estaba haciéndolo desde la mesa o desde el escritorio? En ese momento llevaba cuatro años sirviendo como obrero en mi movimiento nacional, la Organización Cristiana Estudiantil de Malawi (SCOM). En ese momento, me quedaban diez años más de servicio por delante. Dios me habló con mucha claridad diciéndome que el ministerio estudiantil podría tener lugar en la mesa, donde los estudiantes se sintieran bienvenidos, donde podrían construir unas comunidades fuertes de creyentes y que llevasen a Cristo a sus universidades. Esto cambió la forma en la que me involucré en el ministerio estudiantil. Tomé esta palabra de Dios de una forma literal y abrí mi hogar a los estudiantes, transformando la mesa de mi casa en un lugar de ministerio. Innumerables estudiantes han comido en esta mesa: se convirtió en un lugar de discipulado para tantos jóvenes.

En la mesa de mi hogar, los estudiantes que luchaban académicamente consiguieron ganar confianza en sí mismos y sacaron mejores notas. Alrededor de ella, Cristo se reveló a muchos estudiantes y les dio un propósito para vivir. En esta mesa se han restaurado relaciones rotas. Fue en esta mesa donde algunos estudiantes encontraron a sus parejas. Alrededor de esta mesa, los estudiantes han aprendido de Cristo. En mi mesa, los estudiantes han visto la fragilidad de nuestra humanidad y la suficiencia de la gracia de Dios para interactuar con mi esposa, nuestro hijo y conmigo mismo, adentrándome en la Palabra de Dios y permitiendo que la Palabra trajera grandes frutos a nuestras vidas. Siempre debemos permitir que la Palabra de Dios pase de nuestra cabeza a nuestro corazón, y de ahí a nuestras manos y pies: ahí experimentamos la transformación real.

Duncan Chiyani, Secretario Regional EPSA para la Región del Sur de África

Orando la Palabra

Esto no es un artículo, sino una invitación a orar…

Una invitación a la oración personal
Durante una época de mi vida marcada por muchas luchas, preguntas e incertezas, los salmos 42 y 43 fueron muy valiosos para mí. Estos salmos (estrechamente vinculados por el coro que se va repitiendo) me ayudaron a poner en oración tanto mis preguntas como mi confianza.

Lee Salmos 42 y 43 lentamente y en actitud de oración.

Vuelve a leer el pasaje. ¿Qué versículos se adecúan más a tu vida? Quédate con ellos. Deja que te guíen en tu oración. Algunos ejemplos:

_v. 2 “Tengo sed de Dios, del Dios de la vida” – En todo el salmo encontramos un hambre profundo de Dios. ¿Qué estás buscando? ¿Cuán grande es tu sed por Él y cómo puedes orar por tu sed de Dios?

_v. 9 “Y le digo a Dios, a mi Roca: ¿Por qué me has olvidado?” – ¡Qué confesión de fe justo después de una pregunta tan difícil! El salmista confiesa que Dios es su Roca, el fundamento de su vida. Al mismo tiempo, ora sus preguntas y clama su dolor. ¿Quién es Dios para ti? ¿Cómo puedes orar por la tensión entre tu fe y tus preguntas?
Y así sucesivamente.

A lo mejor quieres acabar tu tiempo de oración escribiendo un versículo de esta oración que tenga que ver especialmente contigo. Deja que las palabras de las Escrituras se conviertan en tu oración en las próximas semanas y meses.

Una invitación a la oración comunitaria
Recientemente, el equipo del programa para la Asamblea Mundial 2019 se reunió para seguir organizando el evento. Uno de los pasajes bíblicos que se estudiará durante la Asamblea Mundial se encuentra en Hechos 4: una oración pronunciada por la iglesia primitiva cuando tenía que enfrentarse a amenazas y presiones. Martin Haizmann, el director de la conferencia, lideró el tiempo de oración por la Asamblea Mundial de la siguiente manera. Fue una experiencia muy interesante. Les invito a que dejen que esta oración los guíe en un tiempo comunitario de oración por el ministerio estudiantil en su contexto.

Lean Hechos 4:23-31 en voz alta. Dejen un tiempo de silencio para que todos puedan volver a leer el pasaje. Empiecen un tiempo de oración comunitaria inspirada por esta oración de las Escrituras.

Vuelvan a leer Hechos 4:23-31 Dejen un tiempo para que todos reflexionen en silencio y anoten cómo (a la luz de esta oración bíblica) quieren orar por el ministerio estudiantil en su contexto específico. También podrían colgar carteles y escribir en ellos estas peticiones de oración para que estén visibles para todos. Pasen más tiempo de oración comunitaria para poner estas peticiones de oración en las manos de Dios.

Orando la Palabra No solo nos invitan a orar las oraciones de las Escrituras, sino toda la Biblia. A medida que leemos y estudiamos la Palabra de Dios, somos invitados a responder en oración, con nuestras oraciones de asombro y adoración, así como con nuestras preguntas, dolor, compromisos, confesiones… La Palabra de Dios nos invita a una conversación honesta con el Dios Vivo.

Sabine Kalthoff
Secretaria de IFES para el Compromiso con las Escrituras

Llegar a ser una comunidad que escucha

Durante los últimos años, he tenido el privilegio de invertir en líderes mediante la Red de Obreros Jóvenes. Se trata de una red de nuevos obreros que sirven con IFES en Europa. Nuestro objetivo es ser una comunidad que permita que los obreros crezcan y sienten una buena base al principio de su ministerio. El año pasado por estas fechas, me puse a pensar en lo que podría significar para esta comunidad de aprendizaje el ser una comunidad que escucha, una comunidad transformada constantemente por la Palabra. Este pensamiento corroboró una sensación que ya tenía: pasamos mucho tiempo enseñando la Palabra a otros pero no estaba segura de si nuestro compromiso personal con la palabra era igual de prioritario.

Así que dimos un reto a nuestros jóvenes obreros. Les pedimos que se empaparan de la historia de Pedro durante un período de 6 meses. Tenían que leer Marcos, Hechos y 1ª de Pedro, así como también hacer unas tareas tanto individualmente como junto con otros. Queríamos que analizaran de qué manera transformó Dios a Pedro para ser líder y, con ello, que reflexionaran sobre cómo Dios los estaba moldeando a ellos.  

Al final del reto, nos juntamos para reflexionar y compartir nuestra experiencia. Esta reunión fue, a la vez, desalentadora y esperanzadora.

Fue desalentadora porque confirmó que el compromiso personal con la Palabra de Dios no es una prioridad. Aunque hubo excepciones, a la mayoría de obreros se les hacía difícil encontrar tiempo para ello. Estaban tan ocupados haciendo que dedicar un tiempo a empaparse de la Palabra de Dios parecía un lujo que no se podían permitir. No creo que sean los únicos a quienes les cuesta esto. Todos tenemos la tentación de poner toda nuestra atención en lo que hacemos, en aquellos aspectos de nuestro ministerio que están a la vista de todos. Entonces, empezamos a descuidar nuestra necesidad de transformar y renovar constantemente nuestro corazón y nuestra mente mediante la Palabra de Dios. Llegar a este punto es extremadamente peligroso.

Sin embargo, esta experiencia también me mostró algo más: que cuando dedicamos tiempo a escuchar la Palabra juntos en comunidad, Dios habla y su Palabra transforma. Mientras reflexionábamos juntos sobre lo que habíamos aprendido, encontramos un tema en común: Dios es paciente en la forma en que desarrolla líderes. Cuando reflexionábamos sobre el fracaso de Pedro, lo vimos otra vez: No es nuestra aptitud la que permite que Dios nos use, si no su gracia.

Como Pedro, somos propensos a fracasar, tal y como muestra nuestra falta de compromiso con la Palabra de Dios. Pero Dios es paciente con nosotros y quiere ofrecernos su gracia. Dios desea hablar con nosotros, así que escuchemos.

Heledd Job
Heledd es de Gales y vive en Italia. Forma parte del equipo de Desarrollo del Liderazgo de IFES Europa y se encarga principalmente de coordinar la Red de Obreros Jóvenes.

“BEST-P”: Los estudiantes aprenden a enseñar sobre la Biblia

logoFOCUSFOCUS Kenia lleva organizando “BEST-P” (las siglas de “Bible Exposition Self -Training Program” – Programa de Autoformación en Exposición Bíblica) desde el año 1989. Este programa capacita a los estudiantes para estudiar la Biblia y dar exposiciones bíblicas. El programa se organiza en grupos pequeños de estudiantes que estudian libros de la Biblia. Cada una de las personas prepara exposiciones cortas y las presenta a los demás, y estos evalúan su actuación. Los estudiantes que participan en el programa reciben una formación inicial en estudio bíblico. A continuación pueden leer la experiencia de uno de los estudiantes que ha realizado el programa de BEST-P. Pueden encontrar una descripción del concepto de BEST-P en este enlace.

La primera vez que escuché hablar de BEST-P fue en 1998, en mi segundo año de carrera. En aquel entonces tenía una baja autoestima y dudaba mucho en mi vida cristiana. A pesar de haber crecido en una familia cristiana no había recibido mucha formación en discipulado. Cuando escuché hablar de este grupo de unos 40 o 50 estudiantes cristianos que se reunían cada semana a aprender cómo estudiar la Biblia, me pareció interesante. ¡Desde ese momento no me perdí ni una reunión de BEST-P hasta que terminé la carrera! Se exponían libros de la Biblia en las reuniones de grupo. El grupo estaba dividido en grupos más pequeños de entre 4 y 6 estudiantes y a cada grupo se le asignaba una porción de un libro de la Biblia para estudiarla. Una semana después se daba una pequeña exposición bíblica sobre este pasaje delante del grupo grande. Después de cada presentación había un debate y una evaluación en grupo. Esta dinámica me pareció fascinante porque las reuniones de iglesia a las que yo había ido eran básicamente monólogos.

Antes de terminar la universidad estudiamos temas como el estudio bíblico inductivo, hermenéutica, homilética, predicación expositiva, apologética y elaboración de guías de estudio bíblico. El hecho de saber que después de cada exposición habría un debate y comentarios nos motivaba a llevar a cabo una investigación a fondo y a estudiar bien antes de las reuniones. Esto hacía que el proceso de aprendizaje resultara más interesante e inspirador.  Después de poco tiempo pasé a formar parte del equipo de estudiantes predicadores del grupo de FOCUS. Mi pasión por la Biblia aumentó mucho porque la lectura bíblica tenía cada vez más sentido para mí. Esta pasión me motivó a estudiar un Máster en Estudios Bíblicos.

Desde entonces he estado predicando y enseñando sobre el evangelio en escuelas, grupos de FOCUS e iglesias. También elaboro guías de estudio bíblico en mi lugar de trabajo para reuniones de grupo. ¡Viva BEST-P!

Kepha Nyandega, miembro del Consejo Nacional de Iglesias de Kenia

Face-The-Book

FacetheBookFace-The-Book (“Enfrentarse al libro”) es una iniciativa que ha puesto en marcha CARIFES (Caribbean Fellowship of Evangelical Students), el movimiento de IFES del Caribe, para promover el compromiso con las Escrituras. El objetivo es ayudar a los jóvenes a estudiar la Biblia. En concreto queremos que los estudiantes desarrollen el hábito de pasar tiempo con la Palabra de Dios y orar diariamente. Hemos diseñado esta iniciativa específicamente pensando en la generación actual que utiliza las tecnologías de la información y comunicación, con terminología del mundo de la informática que conocen bien los estudiantes.

Quads

Una de las características singulares que tiene esta iniciativa de estudio bíblico es el hecho de que a los estudiantes se les anima a formar grupos de cuatro, llamados “quads”. La idea es que cada grupo se reúna una vez por semana. Ofrecen apoyo mutuo, ánimo y rendición de cuentas, y los miembros van aprendiendo cada vez más de la Palabra de Dios y la ponen en práctica.
Las actividades que se suelen hacer en los grupos son:

  • Orar regularmente unos por otros.
  • Ver cómo los demás miembros del grupo van progresando en su estudio de la Palabra de Dios y cómo la van compartiendo.
  • Compartir lo que han aprendido de la Palabra de Dios durante la última semana.
  • Compartir recursos de estudio bíblico.
  • Animarse mutuamente para seguir estudiando la Biblia y compartiendo actividades.

Cada uno de los miembros del grupo firma un compromiso personal sobre su vida espiritual.
Cada quad tiene un mentor, que puede ser un líder estudiantil, obrero, profesor, pastor de jóvenes u otra persona madura. Los mentores están ahí para orar por los quads, animarlos y motivarlos.

Devocional Personal o “PDF”

Esta iniciativa anima a los estudiantes a pasar un tiempo devocional personal con la Palabra de Dios, utilizando el método “PDF” (Personal Devotion Focus):
Documento: ¿Cuál es el pasaje de las Escrituras para hoy?
Fondo:  ¿Cuál es el trasfondo de este pasaje?
Revisión: ¿Cómo ha sido su caminar con Dios en relación con lo que ha leído en este pasaje?
Resaltar: ¿Qué punto o puntos de este pasaje le gustaría resaltar?
Eliminar: Tomando este pasaje como referencia, ¿qué querría eliminar de su vida?
Copiar: Tomando este pasaje como referencia, ¿qué querría copiar y poner en práctica en su vida?
Subrayar: ¿Qué versículo(s), pensamiento(s) o idea(s) le gustaría subrayar, memorizar o meditar?
Compartir: Según lo que ha extraído del pasaje hoy, ¿qué le gustaría compartir con otras personas: cara a cara, por teléfono, por mensaje de texto o en redes sociales, etc.? ¡Pase la voz!
Orar: Piense en lo que ha aprendido del estudio de hoy y pase un tiempo en oración.

El manual de Face-The-Book contiene pasajes de la Biblia como lectura recomendada y explica de qué se trata la iniciativa y cómo llevarla a cabo. El manual se está revisando actualmente y dentro de unas cuantas semanas estará disponible en inglés, francés y neerlandés.

Si les interesa el manual o tienen alguna otra pregunta, escriban a Bevaun Ragobeer, Coordinador del Compromiso con las Escrituras en la región del Caribe, a la siguiente dirección de correo electrónico: carifes100(at)gmail.com.

Reuniones de obreros semanales en torno a la Palabra

Desde hace casi 10 años atrás, nuestro equipo de obreros decidió que es importante reunirnos cada semana para estudiar juntos las Escrituras. Quizás esto no sea nada especial en sí mismo, pero sí se hace más interesante al mencionar que somos de Chile, un largo país en que hay cerca de 4000 km de distancia desde un extremo al otro. Afortunadamente esa distancia puede acortarse gracias a Internet.

De este modo, desde entonces el equipo de obreros de GBU Chile nos hemos reunido cada lunes por la tarde, durante dos horas, para tener un tiempo de estudio bíblico, oración por nosotros y el movimiento y de planificación para nuestras actividades semanales. Los obreros de Santiago (la capital, en el centro del país) nos reunimos en la oficina nacional, mientras que los obreros de las otras ciudades se conectan a través de Internet. Esta reunión es para cada uno de nosotros una prioridad en la semana.

La reunión consiste básicamente de tres partes: La primera es el tiempo de estudio bíblico inductivo. Este tiempo es de 45 minutos aproximadamente, y hacemos estudios sucesivos de libros completos de la Biblia. A inicios de cada semestre, yo les envío a los obreros el calendario del semestre con las citas y los responsables de guiar el estudio en cada fecha. De este modo hemos avanzado bastante por la Biblia en los últimos 10 años. Recientemente estudiamos los Profetas Menores (¡nos tomó cerca de un año y medio!), Juan y las cartas de Juan, Génesis, Apocalipsis, Hechos, y actualmente estamos estudiando Lucas.  La segunda parte contribuye a la intimidad del grupo de obreros. Es un tiempo de oración e intercesión mutua. Cada uno comparte sus bendiciones y luchas en ese momento y el resto ora por él. También aprovechamos para orar por situaciones específicas del movimiento. Por último, cada uno responde a la pregunta: ¿Qué estará haciendo esta semana? Y eso nos ayuda a organizar el trabajo y saber en qué estará el otro, ¡aunque esté a 1000 km de distancia!

Personalmente, creo que este encuentro semanal ha sido clave para el funcionamiento y crecimiento del movimiento estudiantil chileno de los últimos años. Por una parte, ayuda a que los obreros de ciudades lejanas se sientan parte de un cuerpo, lo cual les anima y exhorta. Pedro Valenzuela, asesor de Santiago, me comentó: “Es bueno, para experimentar que somos un equipo de trabajo, estemos en la ciudad que estemos”. Por otra parte, creo que nos ayuda a identificarnos con los estudiantes. Dado que la principal estrategia de nuestro movimiento son los estudios bíblicos en pequeños grupos. Este tiempo nos ayuda a modelar esto en los estudiantes que pastoreamos, pero también a conocer las dificultades que implica encontrar un espacio y apartarlo para estudiar la Biblia en el mundo actual. Por último, nos ayuda a entender que esta es la Obra del Señor. Que nosotros somos ‘canal y no fuente’ del agua de vida, y que la agenda de nuestras vidas la lleva el Señor.

Gustavo Sobarzo, Secretario General GBU Chile
gsobarzo (at) gbuch.cl

El Gozo de Estudiar la Biblia con Buscadores

Creo que los estudios bíblicos para buscadores son la forma más eficaz de presentar a Jesús a un amigo. Dios no es un mensaje, ni una teoría, sino una persona. Y conocemos a esta persona a través de las historias del Evangelio.

El contexto italiano en el que vivo se caracteriza por la sospecha y el escepticismo. Me sorprende encontrar en este contexto a más buscadores de los que esperaba, sienten curiosidad por estudiar pasajes bíblicos en un lugar seguro junto a otros buscadores. Y cuando vienen, es increíble ver sus reacciones:

Mi primera impresión fue de sorpresa: Descubrí en la Biblia una figura maravillosa, tan humana cuando se enfadaba y tan indignada ante la falta de fe y la hipocresía, y tan divina cuando habla con una autoridad nunca vista… que, ¡incluso es capaz de perdonar a los que le persiguen!’” nos cuenta Gianluca, un estudiante de medicina.

En estos estudios, he sido testigo una y otra vez de cómo la gente se adentra tanto en la historia, que Jesús parece saltar de entre las páginas. Ven a Jesús y ven a Dios. Están tan sorprendidos por sus acciones y tan impactados por sus palabras que tienen hambre de más. Según pasan las semanas y descubrimos distintos aspectos de este fascinante nazareno, muchos no pueden responder si no es siguiéndole.

Cuando la primera persona del grupo decide hacerlo, es increíble. Los demás ven que la vida de alguien (“uno de los suyos”) que estaba sentado con ellos unas semanas atrás ha sido transformada, al igual que las personas que aparecen en los Evangelios que están leyendo. El nuevo creyente se vuelve el testigo más poderoso del grupo de estudio bíblico.

“Es real. No es un cuento de hadas. Algo me ha pasado y no puedo comprenderlo completamente, pero sé que es real”, relata Viviana, una estudiante de negocios. Es tan intrigante que a veces otros miembros del grupo quieren experimentar lo mismo. Tuve el gozo de ver a grupos casi enteros de buscadores convertirse en seguidores de Cristo.

El poder de Dios está obrando a través de la gente que le ha conocido gracias a su Palabra. La Palabra se hizo carne y está viviendo entre nosotros hoy. Espera que respondamos con fidelidad y valentía para invitar a nuestros amigos a encontrarse con el Dios viviente en las historias del Evangelio.

Sarah Breuel, obrera de GBU en Italia
sarahbreuel (at) gbu.it

Descubrir la Gran Historia

Siempre solemos leer los mismos libros de la Biblia: aquellos que son fácilmente accesibles y que nos encantan. ¿Esto puede causar que no lleguemos a descubrir algunos aspectos del carácter y de los propósitos de Dios? Dios nos dio 66 libros: no 13, ni 40.

“Word UP” es un proyecto que lleva a cabo TSCF, el movimiento de IFES de Nueva Zelanda. Anima a los estudiantes a descubrir la Biblia entera. Hablé con Li Lian Lim, obrera de TSCF, para descubrir más:

_Describe el proyecto de “Word Up”.
“Word Up” es un foro en Facebook para leer la Palabra individualmente y como grupo. La página de Facebook permite que los estudiantes puedan hacer preguntas y ayudar a otros con las suyas. También la utilizamos para poner recursos y el plan diario de lectura.

En 2011 “Word Up” comenzó con 99 días de lectura de los Salmos durante el verano. En 2012 animamos a los estudiantes a leer el Nuevo Testamento en 27 días. Un libro por día. Ahora estamos animando a los estudiantes a seguir un plan para leerse el Antiguo Testamento en 4 meses.

_¿Qué les motivó a organizar “Word Up”?
Al hablar con algunos líderes estudiantiles me di cuenta de que nunca se habían leído la Biblia entera. En los círculos cristianos a menudo se citan versículos bíblicos fuera de contexto para apoyar una gran variedad de posturas cristianas. Yo esperaba que después de leerse la Biblia entera los estudiantes empezaran a apreciar el panorama general y vieran cómo los pasajes sueltos encajaban en este contexto.

_¿Cómo participan los estudiantes en el proyecto?
El año pasado un grupo de líderes estudiantiles probó el material antes de lanzar la página de Facebook. Rechazaron lo que pensaban que no conectaría con los estudiantes y sugirieron alternativas. Este año un equipo de estudiantes se ha comprometido durante un mes a escribir entradas diarias en un blog sobre los pasajes de la Biblia que se vayan leyendo.

Zane Norvill, uno de los blogueros, escribe: “Escribir algo para los demás es una forma de rendir cuentas y me motiva a pasar más tiempo meditando sobre un pasaje. Cuando leo para mí mismo nada más a veces no lo interiorizo ni lo recuerdo tan bien”.

Empiecen su propio “Word Up”. Únanse a los estudiantes de TSCF en Facebook. O dejen que este proyecto les inspire: ¿Cómo pueden empezar a explorar aquellas partes de la Biblia que no conocen tan bien? ¿Con quién podrían compartir preguntas y pensamientos de su lectura bíblica personal? ¿Han pensado alguna vez leer un libro de la Biblia de un tirón? Si no lo han hecho, ¡pruébenlo!

Sabine Kalthoff

Más información sobre “Word Up”:

Formándonos a través de los Salmos

El Proyecto Salmos comenzó en octubre de 2010 como un viaje de 7 años. Los participantes meditan sobre veintiún salmos cada año y memorizan al menos algunos de ellos. El propósito es que los salmos transformen nuestra adoración, oraciones y comprensión de Jesús.  Como parte de este viaje, las personas involucradas comparten breves meditaciones todos los meses acerca de lo que Dios les está enseñando.  Todos los años, leen un libro acerca de los Salmos.  Durante los primeros años, han leído:

  • Los Salmos, de Dietrich Bonhoeffer;
  • La Conquista del Espacio Interior:  Aprendiendo el Lenguaje de la Oración, por Sunder Krishnan;
  • Una Larga Obediencia en la Misma Dirección, de Eugene Peterson (acerca de los Salmos de Ascensión: 120-134).

Polina, una obrera IFES en Asia Central, participa en este viaje. Cuando le consultaron acerca de su experiencia, compartió:

El Proyecto Salmos es una gran oportunidad personalmente para mí es tener un plan claro para leer la Biblia y ser responsables. Este proyecto me mantiene centrado en la Palabra de Dios y en Dios mismo. El memorizar pasajes me ayuda a desarrollar una disciplina para organizar mi tiempo y mis pensamientos y conocer la Palabra de Dios sin mirar la Biblia. Es más, todos los salmos que he memorizado han conducido al desarrollo de debates con estudiantes y amigos quienes han fortalecido su enfoque en las Escrituras. Los Salmos, más que cualquier otro libro, describe una vida espiritual y las experiencias que ocurren dentro de un creyente. Debido a la gran variedad de salmos (salmos de alabanza, de lamento, etc.) pueden leerse en cualquier momento y ser adecuados. Los Salmos me ayudan a formar mi oración cuando profundizo en ellos. Todas estas razones me motivan a seguir.

A veces lucho contra mi propia pereza, no tanto en la lectura sino en la escritura de mis meditaciones. No obstante, gracias a la claridad del programa y los recordatorios mensuales, he logrado seguir adelante. Al intercambiar meditaciones con otros participantes es una parte valiosa de este proyecto. Las meditaciones que nos mandamos los unos a los otros suelen reflejar nuestra comprensión personal de un salmo, aquello que más nos impactó o una experiencia que hayamos tenido que nos hace conectar con el salmo.”

Tim Berends, un obrero IFES en Asia Central, facilita esta oportunidad de formación en línea. Si les gustaría unirse a este viaje internacional o quieren más información, por favor, escríbanle a sabine.kalthoff (at) ifesworld.org.