¿Cómo creerán ?

¿Cómo creerán en aquel de quien no han oído? (Ro. 10:14)

Sophie Ginolin

Antes de conocer a Cristo, mi vida no tenía sentido. Estaba buscándome a mí misma, mi identidad; no sabía qué hacer con mi vida y, sobre todo, tenía miedo. No tenía confianza en mí misma y casi siempre me sentía excluida y rechazada. Y tenía que hacerme mayor. Para hacerte mayor debes saber lo que quieres y encontrarle sentido a la vida. Yo no lo encontré y siempre cambiaba de opinión con respecto a mi carrera y mis estudios.

Hace unos meses, no podía imaginar que hubiera un Dios que gobernaba el universo y que mi voluntad podía ser sometida a un ser superior. Me sentía condenada a vivir sin dirección y creía que no había nada después de la muerte. Me habían contado algo sobre Dios vagamente cuando era más joven, pero tan vagamente que no conocía a Jesús. Pensaba que Dios estaba demasiado lejos y que era un concepto demasiado abstracto, y que no podía existir. Había rechazado completamente la idea de creer en Él. ¿Cómo podemos creer en esta imagen distante y confusa si nunca hemos estado en contacto con Él y no hay pruebas de su existencia? No podía entender la idea de la fe y además nunca había abierto una Biblia. Para mí era un libro severo, que intimidaba.

Pero ahora todo ha cambiado. He estado estudiando inglés en la Universidad de París durante los últimos tres años y el año pasado hice un curso titulado: “La Biblia en la literatura inglesa”. Fue entonces cuando empecé a asistir a IFES (International Fellowship of Evangelical Students) – GBU (Groupes Bibliques Universitaires) en francés. Una amiga me había hablado del grupo y me dijo que era un lugar para estudiar la Biblia. Fui porque quería aprender sobre este libro que no conocía y especialmente por mi curso.

Ha sido una de las mejores cosas que me han pasado nunca. Primero, porque las personas que he conocido allí ahora son buenos amigos, y segundo, porque allí oí hablar de Jesús por primera vez. Me sentí a gusto en el grupo casi desde el principio, aunque aún no creyera en Dios.

Ocurrió durante un fin de semana organizado por IFES en febrero de 2011. Fue entonces que realmente me di cuenta de que Dios era la pieza que faltaba en mi vida. Creo que lo que más me ayudó a tomar el paso de fe y creer en Dios fue el hecho de conocer más y más sobre Jesús por medio de los estudios bíblicos de IFES.

Sophie , estudiante francesa

Una imagen global

La Biblia no es una colección de textos aislados, sino que cuenta la historia de nuestro mundo con un principio, un centro (Jesús) y un objetivo. Si entendemos la estructura de esta historia tendremos el contexto necesario para entender los pasajes individuales de las Escrituras. También nos ayuda a ver nuestra vida como parte de esta historia: este es nuestro pasado, presente y futuro. La Biblia entera es una lente con la que interpretar toda la vida y la sociedad. Así que debemos preguntarnos: ¿Qué les ayuda a los estudiantes a tener una perspectiva general de la narrativa bíblica? ¿Qué les ayuda a entender los textos individuales y su propia vida a la luz de la revelación completa de Dios?

Me gustaría compartir algunas ideas.

_Perspectiva general de la Biblia.

En febrero asistí a un encuentro de estudiantes de GBU Francia un fin de semana, donde trataron el tema de lo que significa ser humano. Además de tener exposiciones bíblicas y talleres, organizaron tres sesiones de formación para ver una perspectiva general de la Biblia. En una de las sesiones, por ejemplo, se exploró la teología bíblica del trabajo. ¿Cómo encaja el trabajo en la buena creación de Dios? ¿De qué manera fue afectado por el pecado? ¿Qué tiene que decir el Nuevo Testamento sobre el trabajo? Con una hoja de preguntas, la persona que dirigía guió a los estudiantes por varias fases de estudio en grupo (que implicaban buscar y debatir sobre pasajes relevantes de las Escrituras) y de interacción en grupo. Ayudar a los estudiantes a identificar temas a lo largo de la Biblia es una buena forma de enseñarles a pensar con una imagen global.

_Leer la Biblia entera.

Algunos estudiantes de IFES lo hacen regularmente. Una estudiante de Martinica compartió que ha estado leyendo la Biblia en un año durante los últimos tres años. Hay otros que nunca lo han hecho. ¿Cómo podemos animarles a hacerlo? Hay planes de lectura (por ej. el plan de M’Cheyne) que pueden ser de ayuda. Un grupo estudiantil de Alemania comienza un grupo de lectura nuevo cada año. Los miembros se reúnen una vez por semana para hablar de lo que están leyendo: esto es una gran motivación para que sigan haciéndolo.

_Facilitar el acceso a todas las Escrituras.

Normalmente solemos conocer algunas partes de la Biblia muy bien, pero dejamos de lado otras. ¿Cuáles son los libros de la Biblia que no se suelen leer en tu contexto? ¿Qué libros son difíciles para que un grupo estudiantil los estudie solo? La enseñanza o el desarrollo de buen material de estudio bíblico sobre estos libros podrían ayudar a los estudiantes a formarse una imagen más global.

¿Qué crees que les ayuda a los estudiantes a entender y a vivir según esta imagen global? ¡Me encantaría recibir sus comentarios o experiencias!

Sabine Kalthoff