“Cuando Dios abre mis oídos”

“Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios” (Salmos 46:10)
“Que de día el Señor mande su amor, y de noche su canto me acompañe” (Salmos 42:8)

Esuchar la Palabra. Escuchar mi vida. ¡Escuchar la voz apacible y suave de Dios!

La mayor parte de nuestras vidas es un ajetreo constante. Muchas experiencias pasan por nuestra vida a toda velocidad: las personas que conocemos, nuestros ministerios y los acontecimientos de la vida.

Para mí, el 2017 fue un año así. Subí a muchos aviones para visitar a los movimientos de mi región, di muchos sermones y exposiciones bíblicas, escuché a muchas personas mientras pasaban por peregrinajes duros, lloré 4 muertes (la de mi querida madre, la de mi compañera de habitación en la universidad y dos compañeros en Asia del Este) y asumí el papel de Secretaria Regional de IFES, Asia del Este.

Las vidas ajetreadas y que no son examinadas empiezan a dejar escapar impaciencia, fatiga, enojo, amargura y autocompasión. No podía parar ninguna de estas experiencias vitales y ministeriales. Sin embargo, por el bien de mi propia sanidad, encontré la voz apacible y suave de mi Señor llamándome a… ¡la soledad! En el 2017, conseguí ir a siete retiros espirituales (no solo participé en todos si no que también organicé algunos de ellos). Dos de ellos duraron tres días, cuatro solo duraron tres horas y uno duró cuatro días.

En uno de los retiros, cada participante recibió pequeñas porciones de las Escrituras para meditar y escuchar la Palabra (Salmo 42, 1 Corintios 4:7-16, Éxodo 19:1-6 y Josué 3). Esperé con estos pasajes, y el espacio que había ido creando mientras esperaba con la Palabra empezó a hablarme. Estaba “oyendo” la Palabra empapando mi vida. También empecé a “oír” mi vida, la pena que había ido acumulando y las preguntas que surgían. El mejor regalo fue “oír” a Dios, que había estado allí en todo momento. Empezó a manifestar Sus promesas y Su sanación de una nueva manera.

Después de cada uno de estos “retiros”, ¡volvía con un nuevo mandato! Un llamamiento más claro de cómo continuar. Para mí, estos tiempos de retiro no eran una opción, si no un oasis donde podía beber hasta saciarme y hacer espacio para la vida. Así, sé que, para mí, el 2017 fue un año de “fuertes golpes y aprendizaje duro”, pero también fue el año en qué sin duda “me llevó sobre las alas de las águilas y cantó su canción sobre mí en la noche”.

¿Qué hago en mis retiros?

  • Traigo los asuntos, preocupaciones y experiencias de la vida que quiero examinar.
  • Le pido a Dios que me dirija hacia un pasaje de las Escrituras en el que pueda meditar.
  • Derramo mi corazón y espero y escucho.
  • Escucho Su Palabra, Su voz y escucho mi vida. Escucho mientras ando y cuando me siento. Escucho a la naturaleza, las imágenes o las palabras que Él trae a mi corazón y mente.
  • A medida que escucho, voy respondiendo desde donde estoy. Converso con Dios.
  • Todo ello queda escrito en mi diario, ¡que es como una herramienta de respaldo mientras escucho!

¡A disfrutar de los retiros, querido amigo/a!

Annette Arulrajah
Secretaria Regional de IFES para Asia del Este

Cocina saludable

Una introducción a un libro de recetas diferente, escrito por el equipo global del Compromiso para las Escrituras.

BildkochenkleinEn nuestros movimientos estudiantiles, nos esforzamos para capacitar a nuestro personal y estudiantes en el compromiso de las Escrituras. ¿Cómo decidimos el contenido de nuestros eventos de formación? ¿Qué ingredientes son necesarios para preparar un plato nutritivo y delicioso?

La respuesta a esta pregunta dependerá del contexto y del grupo destinatario específico. Por ejemplo, el plato que preparemos será diferente para los estudiantes y para el personal. La respuesta también dependerá de nuestra visión general. ¿Cuál queremos que sea el resultado de la totalidad de nuestra formación en el compromiso con las Escrituras? Y, ¿qué significa esto para nuestros eventos de capacitación individuales?

«Queridos hijos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en ustedes…» (Gálatas 4:19, NVI) ¡«Hasta que Cristo sea formado en ustedes…» es una expresión maravillosa de lo que hay en el corazón de Pablo respecto a  estas iglesias!

¿Cuál quieren que sea el resultado de la totalidad de su formación en el compromiso con las Escrituras? Dediquen unos momentos a expresar su visión en palabras. Por favor, piensen específicamente en términos de su grupo destinatario.

Mi impresión es que, a menudo, nos centramos únicamente en algunos de los ingredientes que necesitamos para conseguir una visión general, a la vez que descuidamos otros. A veces…

  • Enseñamos métodos para estudiar la Biblia, pero nos olvidamos de abordar las expectaciones y la actitud en las que nuestro personal y estudiantes se acercan a la Palabra de Dios;
  • enseñamos cómo crear y llevar a cabo grupos de estudio bíblico, pero nos olvidamos de parar y reflexionar sobre lo que realmente sucede en estos grupos;
  • hablamos mucho sobre la Biblia, pero dedicamos un tiempo desproporcionadamente corto a escuchar la Palabra de Dios y dejar que nos hable. En muchos eventos de capacitación, el día empieza con un estudio bíblico o una exposición bíblica, pero casi no hay tiempo para digerir lo que se ha oído, empaparse en la Palabra, encontrarse con Jesús.

El equipo global del Compromiso con las Escrituras de IFES ha escrito un libro de cocina para ayudarles. Este nuevo recurso no propone un plan común y corriente, sino que quiere ayudarnos a planificar cuidadosamente lo que debemos incluir en nuestros programas de capacitación.

Formación en el Compromiso con las Escrituras: un recurso para planificar y desarrollar programas de capacitación. Pueden descargar este material aquí.

Sabine Kalthoff
Secretaria de IFES para el Compromiso con las Escrituras

La Palabra en medio nuestro

¿De qué trata el librito?

IFES_Word_amoung_ESP_RZ.indd“La Palabra en medio nuestro” es la Biblia, alrededor de la cual nos reunimos para escuchar a Dios. Creemos en un Dios que habla porque quiere que lo conozcamos ¡tanto a Él como a su punto de vista sobre nuestro mundo! Sus palabras viven y actúan en medio nuestro a la vez que nos hablan de forma pertinente en nuestros diferentes entornos y experiencias de hoy en día. El nuevo librito de IFES nos lleva en un viaje de redescubrimiento del valioso regalo que son las Escrituras.

“La Palabra en medio nuestro” es Jesucristo, la Palabra que se hizo carne y vivió en medio nuestro. Él es el centro de la revelación de Dios a nosotros. Las palabras de las Escrituras nos llevan a Él. El nuevo librito de IFES nos invita a leer la Biblia en el contexto de una relación que se basa en ver a Jesús y buscar un encuentro con Él a través de la Palabra escrita.

“La Palabra en medio nuestro” pone de manifiesto nuestra respuesta a la Palabra de Dios. Podemos mantener su Palabra a cierta distancia y no darle mucha importancia, o podemos  acogerla como parte de nuestra comunidad para que moldee nuestras relaciones y vidas. El nuevo librito de IFES nos invita a fortalecer y renovar nuestra relación personal con la Palabra.

¿Cuál es el contenido del librito?

El librito consta de dos partes que pueden usarse de manera independiente.

1ª Parte: Cultivar una visión clara del compromiso con las Escrituras. Esta parte se concentra en seis aspectos fundamentales de nuestra interacción con la Palabra de Dios. Pensar en ellos puede ayudarnos a ampliar y profundizar nuestros conocimientos generales sobre el compromiso con las Escrituras.

2ª Parte: Reflexionar sobre el impacto de las Escrituras en medio nuestro. Esta parte nos proporciona preguntas que están diseñadas para iniciar conversaciones que nos inspiren. Reflexionar en estas preguntas nos puede ayudar a llevar a cabo los cambios necesarios para renovar nuestro compromiso con las Escrituras.

Además, encontrará reflexiones sobre el lugar que ocupa el compromiso con las Escrituras en la visión Piedras Vivas de IFES, sugerencias para fortalecer los aspectos fundamentales de un compromiso con las Escrituras, e ideas sobre cómo usted puede convertirse en el catalizador para que su entorno tenga un compromiso con las Escrituras.

Este recurso no es un libro de recetas que da todas las respuestas, pero puede que le ayude a empezar un viaje de profundización de la Palabra de Dios, ofreciéndole visión y anhelo, planteando nuevas preguntas y dirigiéndole hacia posibles pasos a seguir.

¿Qué experiencias han tenido otras personas con el librito?

Un obrero de GBU Francia utilizó algunas de las preguntas del librito durante una sesión de capacitación con estudiantes. Ella escribe que “nos llevó a buenas discusiones sobre nuestra propia motivación en el compromiso con las Escrituras y cómo conseguir que estudiantes no cristianos interactúen con la Biblia.”

Una estudiante de ABUB Brasil leyó el libro y escribió: “Este librito me ha edificado mucho. Ha hecho que reconsidere mi compromiso y amor por la Biblia y quiero compartirlo con mis amigos brasileños.”

El equipo de obreros de IFES Malasia pasó un día estudiando juntos la segunda parte del librito. Más tarde, el Secretario General dijo que “todo el equipo estuvo de acuerdo en que fue una evaluación reveladora de nosotros mismos  y de cómo conectamos a los estudiantes con las Escrituras. Nos ayudó a ver dónde estamos y adónde tenemos que llegar.”

¿Cómo puede usarse el librito?

El librito mismo incluye sugerencias sobre cómo usarlo, y aquí voy sólo a enumerar algunas de ellas:
_Puede empezar a hablar sobre el contenido en sus grupos estudiantiles, o bien centrándose en un pequeño apartado que sea de interés o bien tratando la visión general que comunica este librito sobre el compromiso con las Escrituras. Las preguntas para la reflexión de la segunda parte del librito pueden dar pie, con mínima preparación, a conversaciones inspiradoras.

_Dentro de un movimiento estudiantil, podría empezarse con el equipo de obreros. Juntos podrían estudiar el librito y usarlo para reflexionar sobre la situación de su ministerio estudiantil, para así desarrollar el área del compromiso con las Escrituras.

_Cada uno de los apartados del librito podrían incluirse, fácilmente, dentro de otros eventos o programas. Podrían integrarse en reuniones de oración o en salidas de fin de semana de los grupos estudiantiles. También podrían incluirse en programas de capacitación y conferencias de su movimiento nacional.

_También podría estudiar este librito de manera individual. Mientras lo hace, no anhele únicamente crecer en el compromiso con las Escrituras, sino que puede preguntarse cómo puede animar a otros a crecer en este ámbito. Una posibilidad sería presentarles este librito. Necesitamos embajadores de la Palabra de Dios en nuestros movimientos que ayuden a esta generación de estudiantes a amar, estudiar, vivir y compartir su Palabra.

El librito están disponibles en inglés, francés y español, así como online: http://scriptureengagement.ifesworld.org/la-palabra-en-medio-nuestro .

Sabine Kalthoff

Cultivar una visión clara del compromiso con las Escrituras

IFES_Word_amoung_S8.inddUna visión clara del compromiso con las Escrituras es esencial para fortalecer el lugar de la Palabra de Dios en nuestros movimientos estudiantiles. La primera parte del librito de “La Palabra en medio nuestro” está diseñada para ayudar a que entendamos más acerca de lo que es el compromiso con las Escrituras. Se centra en seis aspectos principales:

 

  • Profundizar nuestra convicción sobre la naturaleza y el propósito de las Escrituras.
  • Cultivar una actitud de amor, de escuchar con expectativa y de obediencia a la Palabra de Dios.
  • Modelar un estilo de vida de compromiso con las Escrituras.
  • Confiar en el impacto de la Palabra de Dios en la evangelización.
  • Fomentar buenas prácticas de compromiso con las Escrituras.
  • Enfrentar los desafíos de nuestro mundo de manera bíblica.

Vamos a echar un vistazo al primer aspecto:
Profundizar nuestras convicciones sobre la naturaleza y el propósito de las Escrituras
¿Cuál es la naturaleza esencial y el propósito de la Biblia? Nuestra respuesta a esta pregunta sienta las bases para nuestra interacción con la Palabra de Dios. Necesitamos asegurarnos de que nuestras creencias básicas sobre las Escrituras no sean meras afirmaciones teológicas abstractas, sino que estén llenas de significado. Nuestro deseo es que los estudiantes tengan confianza plena en esta Palabra, que se regocijen en sus buenas noticias y que descansen en su voz de autoridad para cada situación y asunto al que se enfrenten en la vida.

En el centro de nuestra comprensión de la Biblia se encuentra la convicción de que la Palabra de Dios no es principalmente un libro sino una persona. Dios se nos reveló, no mediante un grito desde el cielo sino al venir a nosotros en la persona de Jesucristo, y las Escrituras nos llevan a él. Por eso es tan increíblemente valioso. No debemos reducir la Biblia a un objeto de estudio—es más como una habitación a la que entramos para encontrarnos con Jesús. Es este encuentro lo que nos transforma en amantes y seguidores de Jesús que pueden servirle en el mundo.

Merece la pena pasar un tiempo a solas o con otras personas para preguntarnos: ¿Por qué son tan importantes nuestras convicciones sobre la naturaleza y el propósito de las Escrituras? ¿Cuáles son nuestras convicciones sobre las Escrituras? ¿De qué manera están siendo desafiadas en nuestro contexto? ¿Cómo podemos fortalecer nuestras convicciones sobre la Palabra de Dios?

“La Palabra en medio nuestro” incluye una sugerencia para una sesión en grupo que se centra en nuestras convicciones sobre la Palabra de Dios (pág. 15). Pueden descargarse el librito aqui. Contiene descripciones de seis aspectos principales y otros materiales que nos pueden ayudar a renovar nuestra visión y práctica del compromiso con las Escrituras.

“SELAH”

Firmes. Pausa. Parar para escuchar. Subrayando lo que acabamos de decir. En el libro de los Salmos, “Selah” es una pausa entre las distintas partes de un salmo. Aunque el significado sigue sin estar claro, podría proceder de la raíz hebraica “salah” que significa “colgar” o “pesar”. En el contexto de escuchar la Palabra, significa el espacio que le permitimos a la Palabra para que ella nos escudriñe. Usamos Selah para representar los 10-15 minutos que dedicamos a estar en la presencia de Dios, abrazando su Palabra y permitiendo que su palabra escudriñe nuestra forma de vivir.

Cada vez que celebramos conferencias estudiantiles en el Este de Asia, empezamos nuestros días con Selah, intencionalmente. Recordamos las frases claves que hemos dicho (o bien en silencio o mientras un director espiritual sostiene un cartel con dichas frases). Con estas frases en mente, nos quedamos en la presencia de Dios, creando un espacio para que Dios pueda imprimir su Palabra en nosotros y para poder considerar cómo le responderemos. A veces, añadimos una pregunta para escudriñar nuestras almas a nuestro tiempo de Selah.

¡Es increíble como el silencio y la soledad pueden empezar a hacer su obra! Me conmueve ver cómo el Espíritu Santo mueve nuestros corazones con la Palabra que acabamos de oír y busca una respuesta. Los estudiantes observan que esta pausa les llama la atención a lo que Dios está haciendo en sus vidas, algo que suele perderse en el ajetreo de sus vidas cotidianas.

A lo largo de los años, esta práctica se ha contagiado a otras partes de la región. En el retiro de líderes estudiantiles de Singapur (2014), Dios usó este tiempo de Selah para entrar en sus corazones. Durante este tiempo fuimos conmovidos y escuchamos lo que Dios realmente quería que oyéramos a través de la comunión.

En un grupo de un campus de Malasia, la coordinadora de oración empieza la reunión de oración semanal con Selah. Invita a los estudiantes a meditar en lo que Dios ha estado hablando a sus vidas durante la semana, dándoles tiempo a las personas para que Dios y su Palabra les escudriñen. Esto hizo que muchos estudiantes tuvieran una mayor intencionalidad en sus vidas.

Muchos grupos de los campus terminan su tiempo de Uso de las Escrituras con unos pocos minutos a solas para asimilar la Palabra de Dios.

Estos son los algunos de las ondas que se extienden y se pueden ver en nuestros movimientos del Este de Asia: “La Palabra y sus demandas se volvieron más claras para mí”; “La Palabra de Dios me convención”, “Le entregué a Dios las cosas que estaba reteniendo”; “Sentí consuelo y alivio de la carga y la vergüenza a la que me aferraba”; “Mantuve el compromiso que hice hace cinco años en Selah y ahora estoy cambiando de trabajo porque es a lo que Dios me está llevando”.

¡Venga, dejemos que la Palabra nos escudriñe!

Annette Arulrajah (anet195(at)yahoo.com)
Secretaria Regional Asociada para el Este de Asia.

La Palabra de Dios en Mi Vida

Esta es una sugerencia muy específica y práctica, que le animará a reflexionar acerca de su historia con la Palabra de Dios.

Dibuje el papel de la Biblia en su vida
Las siguientes preguntas les ayudarán a decidir qué incluir en el dibujo. Céntrense en las cosas que son más relevantes para su historia. Su dibujo puede ser un diagrama de tiempo sencillo con comentarios escritos o bien algo mucho más creativo.

  • ¿Con qué visión de la Biblia se ha criado? (Esto puede estar relacionado con la imagen de Dios con la que creció.)
  • ¿Cómo ha cambiado su relación con la Biblia a lo largo de su vida?
    • ¿Cómo ha crecido su amor por la Palabra de Dios en su vida?
    • ¿Cómo aprendió a estudiar y obedecer la Palabra de Dios?
  • ¿Qué personas y/o experiencias han tenido una influencia significativa en su visión y manejo de la Palabra de Dios?
  • ¿Qué pasajes de la Biblia han tenido un fuerte impacto sobre su vida?

Pueden hacer esto solos. Se beneficiarán más si luego se reúnen en un pequeño grupo para compartir juntos algunos aspectos de sus historias.

¿Qué valor tiene hacer esto?

Recordar es una forma de cultivar la gratitud. Podemos alabar a Dios por su revelación y su impacto en nuestras vidas. También podemos alabar a Dios por la gente que ha invertido en nosotros, ayudándonos a amar, comprender y vivir la Palabra de Dios.

El ejemplo positivo de todos los que han moldeado nuestra aproximación a la Palabra de Dios nos puede inspirar a buscar gente en la que podamos invertir nosotros. ¿Cómo podemos transmitirle a otros lo que hemos recibido?

Pero, recordar también puede ser doloroso. Quizá deba volver a pensar en algunos pensamientos o sentimientos hacia la Palabra de Dios que han moldeado su historia hasta ahora. Quizá se dé cuenta que apenas conoce el contenido de la Biblia o que nunca haya aprendido a confiar en la Palabra de Dios. ¿Con quién puede hablar y orar acerca de estas cosas? Observar nuestras luchas y nuestras debilidades con sinceridad, puede ayudarnos a ver con mayor claridad cuál es el siguiente paso para nuestro crecimiento.

Cuando recordamos pasajes específicos de la Biblia que han tenido un gran impacto sobre nuestras vidas, cobramos ánimo para seguir caminando con Jesús. Quizá recordemos ciertas verdades del Evangelio, las promesas y los mandamientos que fueron más significativos para nuestro camino. Reflexionando acerca de cómo Dios se encontró con nosotros en el pasado mediante las Escrituras refuerza nuestra motivación para seguir involucrándonos con Él a través de su Palabra.

Sabine Kalthoff