Archivo del Autor: Ricardo Borges

Desaprendiendo y aprendiendo con Pablo

Para la mayoría de nosotros en el contexto africano, la oración y la piedad son una parte indispensable de nuestra espiritualidad. Oramos y buscamos a Dios para todo, desde la atención médica hasta el empleo y los préstamos bancarios. Nada se da por sentado ni se deja al azar, porque la mayoría de las veces, ¡nuestros sistemas nos fallan!

Por mucho que oremos, algunas de nuestras oraciones son muy preocupantes. Su contenido es ajeno al lenguaje y la actitud de la Biblia. Lo mismo puede decirse de la postura de nuestras oraciones y de las personas que oran. La motivación suele ser el miedo y el deseo de manipular todo lo espiritual en nuestro beneficio.

Estas son algunas de las oraciones de Pablo que examinamos en un reciente viaje con el personal de ESWAFES, el movimiento de Esuatini:

1) Pablo agradece a Dios por su pueblo (por ejemplo: Romanos 1:8-10, 1 Corintios 1:4, Efesios 1:16, Filipenses 1:3-4, Colosenses 1:3, etc.).

2) Pablo oró por su sabiduría y conocimiento (por ejemplo Efesios 1:17, Efesios 1:18, Romanos 15:13).

3) Pablo pidió a la gente que orase por él (por ejemplo 2 Tes 3:1-2, Fil 1:22) y una serie de otros muchos asuntos.

Al examinar las oraciones de Pablo en nuestros estudios, vimos que había que aprender y desaprender muchas cosas. Tenemos que desaprender muchas prácticas con las que la oración se ha asociado en nuestro contexto, al igual que en su contexto, los discípulos necesitaban orar de forma diferente a los hipócritas y paganos (Mateo 6:5-8).

He aquí algunos de las cosas que hemos tenido que desaprender:

a) Dios no es un recadero que enviamos a nuestro antojo a través de la oración.

b) La oración no es un arma que utilicemos para que Dios cambie de opinión y haga nuestra voluntad.

c) La oración es más grande que nuestro propio egocentrismo; no se trata de nosotros.

Estas cosas fueron muy difíciles de desaprender porque han sido parte de nuestra economía de la oración desde que fuimos salvos, tanto nosotros como nuestros pioneros. Alabado sea Dios porque aprendimos muchas lecciones vitales de las oraciones de Pablo, incluyendo las siguientes:

(a) Las prioridades de Dios deben convertirse en nuestras prioridades en la oración.

(b) La soberanía de Dios sobre los asuntos de los hombres y su creación son la base de nuestra confianza en la oración.

(c) La sumisión al gobierno de Dios es la máxima motivación para una vida de oración.

Mientras pensamos en la oración, me gustaría invitarnos a todos a mirar algunas de las grandes oraciones que el pueblo de Dios hizo en la Biblia. Intentemos aprender de ellos. Las oraciones de Pablo son una colección maravillosa para los cristianos de hoy

Mukululi Ncube, miembro del personal de la ESWAFES y del equipo global de IFES para el Compromiso con las Escrituras.

La Biblia en mi vida

La Biblia es lámpara a nuestros pies y luz para nuestro camino. Es salud para el alma y el aliento de Dios mismo. A través de ella, Dios nos reta y nos consuela, nos reprende y restaura, nos exhorta y nos alienta. En todo, es la revelación de la verdad de Dios.

Pero la Biblia también se puede usar mal. Por ello la gran disciplina de IFES de los estudios bíblicos inductivos es importante: aprender a comprender las Escrituras en sus propios términos; respetando su contexto y obedeciendo el mensaje, independientemente lo incómodo que nos haga sentirnos.

El estudio bíblico puede convertirse fácilmente en un ejercicio abstracto. Por eso me encanta que uno de los valores fundamentales del IFES no sea simplemente “la Biblia”, sino “el Compromiso con las Escrituras”. Todo estudio bíblico no debe versar, en última instancia y principalmente, sobre nosotros, sino sobre Dios, su carácter y su invitación a utilizar esta Santa Revelación para conocerle mejor.

Cuando Darrell Johnson fue entrevistado en la Asamblea Mundial de 2015, compartió cómo, antes de abrir un pasaje para preparar su predicación, se preguntaba (haciendo referencia al Cantar de los Cantares) “¿qué me dice este pasaje sobre aquel a quien ama mi corazón?” Esa debería ser la pregunta para todos nosotros cuando abrimos las Escrituras en cualquier momento, seamos o no predicadores o líderes de estudios bíblicos.

A título personal, mi camino con las Escrituras ha pasado por varias etapas. Tuve el privilegio de que me las enseñaran cuando era un bebé sentado a los pies de mis padres y me fascinaba como oyente; para mí era un cuento a la hora de dormir. En la adolescencia, al comprometer mi vida con Cristo y leerlas regularmente como disciplina espiritual, veía a las Escrituras como una historia para mí; un conjunto de exhortaciones para ayudarme a vivir bien como discípulo.

Luego, a medida que crecía en la fe, me di cuenta de que era una historia sobre mí; vi más claramente mis propios defectos en las vidas de sus defectuosos héroes y me maravillé de la suficiencia de Cristo para cubrir todo mi pecado. Cuando las estudié más profundamente en el seminario y me embarqué en el ministerio de la predicación, se convirtieron (no siempre para bien) en una historia mía; verdades de las que me sentí encargado de transmitirlas a los demás. Con el tiempo, me di cuenta de que todos estos hilos debían unirse y, a medida que comprendía con más firmeza la profundidad de la gracia de Dios, se convirtieron en una historia que crecía dentro de mí. Cuando me relaciono con las Escrituras, el Espíritu que inspiró a esos autores es el mismo que me está convenciendo y cambiando. Es un viaje en el que sigo y, si puedo, quiero llevar a otros a hacerlo conmigo.

David Montgomery, Secretario Regional de IFES en Europa.

Art y Palabra: un diálogo creativo

Desde el 2016, la CECE (Ecuador) ha buscado maneras de ser intencional en promover espacios y procesos de diálogo entre la fe y el arte. Estos se han dado en los Campamentos Nacionales, Encuentros de Formación de Estudiantes y como parte integral de los recursos usados cada semestre para estudiar la Biblia en el campus universitario. El objetivo central es poner en diálogo un texto bíblico con arte visual para que la Palabra de Dios se vuelva más real y transformadora en la vida del estudiante. Puede ser creando su propio arte en respuesta al texto o reflexionando en la obra del otro/a. Observamos la necesidad e importancia para muchos estudiantes de dialogar e integrar su fe y el arte en sus vidas, y también que, para algunas personas, los elementos visuales son claves al relacionarse con el texto junto con un acercamiento oral y leído del texto.

Otro objetivo es capacitar sobre el tema de arte y fe, para así reflejar el carácter de Dios de crear y poner nuestro trabajo artístico dentro de la gran narrativa de Dios y la reconciliación de toda la creación.

Durante la pandemia hemos ofrecido varios talleres y la presentación de una exhibición online creada por estudiantes en diálogo con el texto de Deuteronomio. Otros talleres ofrecidos incluyen temas como: la labor de crear, la vocación del artista, justicia y arte, y una celebración del adviento integrando elementos de arte y liturgia.

Un objetivo adicional es despertar la curiosidad y abrir el diálogo con estudiantes que no son cristianos. Queremos, a través del arte, crear espacios donde no solo puedan escuchar sino ver una nueva forma de conectarse con el Evangelio. Ha sido grato tener personas de todos los niveles artísticos siendo parte de este diálogo y ver el impacto en la vida como resultado del diálogo entre el texto bíblico y su quehacer artístico.

Aquí compartimos dos obras de arte visual creados en diálogo con dos textos bíblicos de Hechos y Deuteronomio. También dejamos el link a nuestra página web (en español) donde pueden ser testigos de este crear con un pensamiento teológico desde la perspectiva universitaria.

Artista: Kerly Cando

Título: La Verdadera Iglesia

Texto bíblico en diálogo: Hechos 10 durante el Campamento Nacional de la CECE en marzo 2021

Link: aquí

Nombre del artista: Juan Esteban Vásquez

Título: Tierra de Todos

Texto bíblico en diálogo: Deuteronomio 23 después del Evento de Formación para estudiantes septiembre 2020

Link: aquí

Ruth Tobar, asesora pastoral y parte del Equipo de Diálogo Fe y Arte en la CECE.

Reorientación mediante retiros

Dos obreras en un ambiente agradable, al aire libre, con una guitarra, cantando, y con libros en una mesa al lado.

A principios del verano de 2019 tuve la oportunidad de formar parte del retiro de obreros de IFES en Europa. El momento era perfecto para mí, ya que había comenzado mi período sabático de tres meses por esa misma época. El retiro me ayudó a entrar en el año sabático poniendo mi foco en Jesús y tuvo lugar durante un período de reflexión sobre los meses anteriores.

El Compromiso con las Escrituras me ha ayudado mucho a aprender cosas nuevas. El retiro se convirtió en un espacio muy seguro para reflexionar y conectar, y como una estudiante de corazón, encontré numerosos aspectos del retiro fascinantes. Probablemente lo que más me impactó fue el equilibrio de pasar tiempo en soledad con Dios, y con otros en comunidad. Fue una sana combinación de meditación en la Palabra, oración y aprendizaje conjunto.

Después de tener este privilegio, quería compartirlo con los demás. Este tipo de retiro fue fundamental en mi forma de entender el descanso y la reflexión, así que decidí invitar a una amiga mía, que también trabaja en el ministerio, a que se uniera a mí en nuestro propio retiro de cuatro días en la campiña checa. Ahora se ha convertido en una tradición, y desde entonces, hemos incluido a más amigos en los retiros.

La combinación crucial de soledad y comunidad que experimenté en el retiro de obreros de IFES en Europa era exactamente lo que queríamos recrear en nuestros retiros checos. Nosotros decidimos un tema a tratar tras conversar y orar. Algunos de los temas que hemos tratado en nuestros retiros son “La oración”, “Del lamento a la danza”, “Sé que soy amada” y “La resiliencia en tiempos de crisis”, entre otros. Siempre comenzamos nuestros días con una Lectio Divina durante en un tiempo de soledad, luego compartimos nuestra experiencia en las Escrituras. Las tardes suelen dedicarse a alguna reflexión (línea de tiempo, reflexión temática), caminatas o algún trabajo manual.

Estos retiros se han convertido rápidamente en mi método preferido de descanso y vacaciones. Me ayuda con las disciplinas espirituales en mi vida, me da más claridad sobre la historia de Dios en mi vida, y profundiza mis relaciones con los que pasan tiempo en los retiros conmigo. Mi amiga Ráchel me dijo que, como obrera, no se le ocurren unas vacaciones mejores. Estoy de acuerdo con ella. Creo que, como obrera, corro el riesgo de pasar mi tiempo con Dios únicamente con el propósito de tener éxito en dicho ministerio, de meterme en una charla de negocios con Dios, en lugar de una relación profunda. Corro el riesgo de ejercer mi ministerio haciendo, en lugar de siendo. Los retiros como éste me ayudan a no ser víctima de estos riesgos, sino a caminar con Dios y a llevar a cabo mi ministerio de manera más significativa.

Eva Petržilková, obrera de UKH (IFES República Checa)

Transición en el liderazgo

Estar vivo implica sufrir cambios. En septiembre de 2021, Ricardo Borges sustituyó a Sabine Kalthoff en su puesto al frente del ministerio del Compromiso con las Escrituras de IFES. A partir de ahora, Sabine dedicará el 30% de su tiempo a seguir trabajando en IFES como Secretaria de Formación Espiritual, a la vez que se centra en su ministerio sirviendo en un puesto pastoral en una universidad local. Ricardo y Sabine se han hecho algunas preguntas sobre la transición en el liderazgo.

Ricardo, ¿cuál ha sido una de tus experiencias clave durante los cuatro años que has sido Secretario Asociado para el Compromiso con las Escrituras?

He tenido muchas buenas experiencias. Una de ellas fue ver cómo tantos obreros y estudiantes de diferentes partes del mundo abrían su Biblia para explorar la Palabra de Dios y conectar con los desafíos de su contexto. Es maravilloso ver cómo la Palabra de Dios es relevante para nuestra vida entera.

Ricardo, ¿qué es lo que te motiva a seguir trabajando en el ministerio global del Compromiso con las Escrituras?

El hecho de que esta comunidad sea una comunidad global con una gran diversidad de personas, culturas y trasfondos diferentes. Tengo ganas de ver cómo vamos creciendo en las diferentes perspectivas, que nos ayudarán a escuchar mejor al Señor por medio de las Escrituras. Tengo ganas de que crezcan nuestras colaboraciones a medida que damos testimonio del Señor en cada uno de nuestros diferentes contextos.

Sabine, ¿cuál sería un recuerdo valioso de tus últimos diez años como Secretaria de IFES para el Compromiso con las Escrituras?

¡Hay tantos que sería difícil escoger solo uno! Un recuerdo que tengo es el de una consulta de formación de IFES en Ghana. Cuando terminé un estudio bíblico, un compañero de Nigeria vino y compartió conmigo cómo le había hablado la Palabra de Dios. Verdaderamente me chocó: ¡la Palabra de Dios habla a través de las culturas! Esto es algo que ya sabía, pero fue muy diferente vivirlo en primera persona. Me hizo maravillarme y confiar más aún en la Palabra de Dios.

Sabine, ¿en qué consistirá tu nuevo papel en IFES?

Como Secretaria de Formación Espiritual, mi deseo es ayudar a los obreros a florecer en su relación con Jesús. En IFES se nos da bien el trabajo duro, pero a veces olvidamos dejar hueco para que Dios nos hable, nos nutra y nos moldee, tanto de forma individual como en equipo. Lo que deseo es ayudar a crear estos momentos, por ejemplo, dirigiendo sesiones de compromiso con las Escrituras con obreros, organizando el contenido de los retiros de obreros y ayudando de forma individual a los obreros. (Pueden saber más en este enlace).

Alan conoció a Dios

*Los nombres han sido modificados al ser una ubicación sensible.

[Photo by Erika Giraud on Unsplash]

Quiero compartir cómo llegué a conocer a Dios. No le estaba buscando, me encontró Él a mí. Llegó a mí en el momento más difícil de mi vida. Llegué a un punto en el que quise quitarme la vida.

Fue inesperado. Estaba paseando por mi universidad y vi a una estudiante repartiendo folletos. Me acerqué a ella y, de alguna forma, esta persona parecía brillar. Tras recibir ese folleto pensé durante un tiempo y luego decidí ir a esa reunión. Esa noche, el debate se centraba en la verdad y concluyó con el pensamiento: “La verdad te hará libre.” Eso me impactó.

“Para nosotros, como obreros, Alan parecía muy sospechoso. Hizo muchas preguntas acerca de quiénes éramos. Pero también tenía muchas preguntas genuinas acerca de la fe. Nos preguntábamos si era un espía, por lo que decidimos no reunirnos con él. Le dijimos que podía leer la Biblia si quería encontrar respuestas a sus preguntas.

¡Y lo hizo! Se descargó la Biblia en su teléfono y buscó en Google qué debía leer primero; así que comenzó por el Evangelio de Juan. Fue gracias a sus propias lecturas de las Escrituras que decidió seguir a Cristo.”

Busqué a los obreros de IFES y les dije: “Quiero conocer a Dios, conocer a Jesús y crecer en Él.” Dios empezó a cambiar todo en mi vida. Mis amigos me rechazaron. Al leer la Palabra de Dios llegué a perdonar a mis padres. Estaban sorprendido y empezaron a preguntarse el por qué.

“Luego descubrimos que el padre de Alan trabajaba en el departamento de asuntos religiosos de la KGB en nuestro país, por eso parecía estar tan bien conectado y ser tan inquisitivo. Sin embargo, su interés era auténtico; empezamos a reunirnos con él para realizar estudios bíblicos uno-a-uno.”

Cuando mis padres descubrieron que iba a estudios bíblicos, se sintieron en shock. “No necesitamos un hijo así.” Me pregunté qué hacer, mi padre dijo “La familia o Dios: elige.” Por lo que empecé a recoger mis pertenencias.

Entonces mis padres me dijeron: “Quédate, te sacaremos de esto a rastras”. No fui a la iglesia en dos semanas, me reuní con varias personas, con un Mullah, me llevaron a la mezquita. A través de todos estos contactos, comprendí que había algo en mi corazón, la salvación estaba dentro de mí, fue increíble. Empecé a pasar más tiempo en la Palabra de Dios, y comprendí cuánto me ama Dios. Le doy gracias a Dios por este ministerio por el que llegué a conocer a Dios.

“Durante este tiempo, estudiamos 1 de Pedro con Alan, centrándonos en mantenernos firmes en Jesús a pesar del sufrimiento. Me dijo ‘Siento que han escrito esto solo para mí’. Alan era un estudiante de último año, me dijo que lo único que quería en la vida era ayudar a los demás a encontrar a Cristo. Ahora se ha unido a nuestro movimiento de IFES como un pasante en una ciudad distinta donde puede disfrutar de más libertad al estar alejado de sus padres. Siente verdadera pasión por ayudar a los demás a encontrarse con Jesús en Su Palabra.”

 

Nina: Profesora y buscadora

*Los nombres han sido modificados al ser una ubicación sensible.

[Photo by Ifrah Akhter on Unsplash]

Nina es una mujer increíble. Es una madre soltera que tiene varios trabajos para poder sacar adelante a su familia. Es una profesora universitaria y una tutora privada de idiomas para niños locales y extranjeros que necesitan aprender el idioma local. Aun con un horario tan demandante, tiene tiempo para pensar y soñar cómo podría llegar a ser la vida.

Nina es de una minoría étnica en un país de mayoría musulmana en Asia. Este grupo étnico cuenta con muy pocos creyentes… Ni ella misma está siguiendo a Cristo aún. Pero al conocer su historia se ve claramente que el Dios de toda creación ha estado tras ella…

Desde los misioneros sudamericanos que se hicieron amigos de ella y le ayudaron a superar unos momentos difíciles, hasta la invitación casual de trabajar en una escuela privada fundada por cristianos, pasando por las múltiples amistades que ha forjado, las conversaciones acerca de la fe y la forma en la que ha experimentado un ambiente de trabajo cuando se vio rodeada por creyentes en Jesús.

Mary, una estudiante mayor y una creyente madura, oraba por ella con frecuencia, observando y esperando la oportunidad de compartir la Palabra con ella. La paciencia de Mary no significaba falta de acción, sino una oración activa. Durante este tiempo de espera y oración, creció una relación de amistad y confianza. Nina empezó a compartir acerca de su familia con Mary y le relató su historia, y comenzó a compartir sus esperanzas y sus sueños. Cuando Nina perdió a un familiar, habló con Mary acerca de la muerte, lo que le dio una oportunidad para compartir un versículo de las Sagradas Escrituras. Pero el gran deseo de Mary era leer la Biblia con Nina, para que Nina pudiera conocer a Dios por medio de su Palabra….

Tras un tiempo, Nina le preguntó a Mary si podían leer la Biblia juntas. Nina invitó a Mary, y no al contrario. Y esto dio inicio a una serie de encuentros en otros momentos que no las clases, para leer las Escrituras juntas.

Mary llevó a Nina por la Biblia, empezando por el principio… Guiándola por la gran historia de las Escrituras, presentándole a Dios en estas historias y observando sus interacciones con las personas. Trazaron juntas la gracia de Dios en la Biblia, llegando hasta la historia del Evangelio.

Mary le pidió a Nina que encontrase los pasajes, los leyera en voz alta y que resumiera lo que leían juntas. De esta forma aprendió por sí misma la gran historia del amor y del propósito de Dios.

Durante parte de la pandemia del coronavirus, conectaron a diario y leyeron el Evangelio juntas. Nina aprendió a orar y a leer con su buena amiga cristiana.

Aunque la Biblia, como ella diría, no es ‘su libro’ todavía, Nina compartió las historias que estaba escuchando y aprendiendo con sus amigas porque se sentía conmovida por lo que estaba leyendo y estaba convencida de que estas historias serían de ayuda para sus amigas…

Curso “Fundamentos del Compromiso con las Escrituras”

Nos complace compartir con ustedes la noticia de que muy pronto se lanzará el curso de aprendizaje online “Fundamentos del Compromiso con las Escrituras”. Es un curso elaborado para líderes estudiantiles y obreros que sirven en el ministerio de sus movimientos nacionales. El curso se llevará a cabo dos veces este año: una cohorte empezará el 12 de abril y otra el 9 de agosto. Ambas cohortes realizarán la 1ª y 2ª parte, que duran ocho semanas, con una semana de descanso entre una y otra. Al registrarte lo haces automáticamente para ambas partes del curso.

[Photo by Debby Hudson on Unsplash]

Esperamos que deba dedicar al menos una o dos horas a la semana, idealmente de dos a cuatro horas, para revisar el contenido del curso e interactuar con otros en los foros. Además, habrá una o dos llamadas por Zoom a lo largo del curso.

En el curso iremos profundizando juntos en las Escrituras y renovando nuestra visión de la Palabra y su riqueza.

Es una buena oportunidad para aprender y crecer juntos con facilitadores del equipo global del Compromiso con las Escrituras, para interactuar con personas de diferentes regiones y contextos y para explorar las preguntas que puedas tener, escuchando y aprendiendo de otras personas de otras partes del mundo, para enriquecernos mutuamente.

Si eres estudiante u obrero y quieres unirte al curso de aprendizaje online “Fundamentos del Compromiso con las Escrituras”, regístrate en el siguiente enlace. Ten en cuenta que te registrarás en el idioma en el que estás leyendo el formulario: inglés, español o francés. Si te quieres apuntar en un idioma diferente, si tienes alguna duda o pregunta o para saber más, puedes escribir a la siguiente dirección: scriptureengagement@ifesworld.org.

Estaremos encantados de que te unas a nosotros.

 

Del miedo a la esperanza

COMPA tenía planeado nuestro Campamento Nacional Estudiantil en abril de 2020. Yo lo esperaba con mucho ánimo. El COVID 19 había arruinado algunos de mis planes y volteado de cabeza mi último año como estudiante en la Universidad. El 30 de marzo las autoridades sanitarias de México declararon un confinamiento nacional, y de la noche a la mañana dejé de ser estudiante presencial para ser un estudiante en línea. ¿Dónde habían quedado mis planes, sueños y metas para este año? Todo iba cancelándose poco a poco, fue triste y frustrante. Vi la mano de Dios al ver que en mi familia estábamos sanos y teníamos sustento.

COMPA publicó que sí se realizaría el Campa Nacional en su formato en línea. Me dio mucha emoción pero al mismo tiempo me dio añoranza de que no vería a mis amigos de todo el país de manera física. Dios nos sorprendió al ver que él nos regaló comunidad a pesar de la distancia y en este tiempo difícil. Casi 1000 personas se inscribieron y 700 personas se registraron para los estudios bíblicos en línea.

Cuando fui invitado a dirigir un grupo de estudio bíblico, dije que sí y estaba muy dispuesto a colaborar ya que tenía un poquito de experiencia en estudios bíblicos en línea por ser parte del Consejo Nacional Estudiantil. Sin embargo, cuando leí que el libro a abrir era Apocalipsis, sí me intimidé y pensé que era un libro difícil de leer. Nos invitaron a una orientación a los cincuenta líderes de estudio bíblico, fueron tres sesiones.  En la primera, nos dieron un recorrido por este enigmático libro, en la segunda presenciamos un estudio bíblico en línea y la tercera, fue una sesión donde nos explicaron la metodología.

El libro de Apocalipsis pasó de ser  intimidante a ser un libro que nos dio esperanza en medio de la incertidumbre. Me encantó ponerme en los zapatos de esas personas y de cierta forma me podía identificar con ellos ya que como estudiante hoy me gusta tener todo a la mano y controlado pero estaba perdiendo de vista la parte esencial de amar profundamente a Jesús.

Crecí en amor por el Señor porque ví que Jesús está con nosotros en medio de esta nueva circunstancia que estábamos viviendo. La orientación fue clave, los apoyos visuales y una guía para dosificar el tiempo, así como las herramientas de enseñanza.

No todos estaban acostumbrados en ese entonces a usar ZOOM pero se esforzaron. Aunque fuera una llamada a distancia se sentían seguros porque estábamos alrededor de la Palabra. Todos teníamos miedo de estudiar Apocalipsis y veníamos con necesidad de esperanza, Dios nos las dio a través de este enigmático libro. Me sirvió porque me dio una introducción para cómo hacer la misión durante estos semestres en línea. Dios está en el trono y nos sorprendió desde nuestro miedo e incertidumbre y nos trajo confianza y esperanza.

Zuriel Castro/ Estudiante de Gestión y Dirección de Negocios/ COMPA México

Renovado en la Palabra de Dios

Asistí al webinario de Compromiso con las Escrituras de IFES (La Palabra en medio nuestro – Los gemidos de la vida y el Dios en la cruz) cuando todo el mundo tenía miedo de una pandemia y también había desesperanza en nuestras propias vidas. Estaba muy preocupado por mi madre, mi mujer y mis dos hijas, de siete y dos años y medio de edad. Parecía que era el fin del mundo, pues las iglesias estaban cerradas y no había grupos de estudio bíblico ni reuniones cristianas. Al mismo tiempo, había muchas oportunidades para aprender la Palabra de Dios. El webinario de Compromiso con las Escrituras de IFES fue una de ellas.

Mientras Yohan Abeynaike, de Sri Lanka, lideraba estos estudios, me sentí reconfortado al saber que nada excepto Dios es eterno. Esta pandemia acabará y aunque esta pandemia global nos cause tristeza, sabemos que Dios también está sufriendo a causa de ella y nos puede dar consolación. En nuestro sufrimiento, sabemos que Dios ha sufrido en la cruz. Estos estudios bíblicos me recordaron que nuestro Dios es un Dios de perdón y nos está invitando a experimentarlo de su propia mano. Puedo ver el cumplimiento de su promesa en mi vida de que nunca me dejará ni me abandonará, gracias a lo que hizo Jesucristo para pagar mis pecados. Sentí la provisión y protección de Dios en mi vida y mi familia.

En estos seminarios, encontré mi identidad como hijo de Dios y no como un esclavo. Si me siento perdido y atareado por las cosas del mundo, siempre tengo la opción de volver a Él y descubrir que está dispuesto a aceptarme. Me di cuenta de que Dios tiene el poder de renovar cosas en nuestra vida, de la misma forma en la que ha transformado tantas cosas en el mundo. Él renovó las Escrituras en mi vida, su visión ha sido renovada en mí y mis relaciones familiares han adquirido un nuevo encanto después de compartir todos estos descubrimientos sobre la Palabra de Dios con los demás.

El crecimiento mediante el webinario de Compromiso con las Escrituras fue una fuente de motivación para mi obra misionera entre mis círculos cercanos a través de las redes sociales. He compartido con mis amigos no cristianos lo que he aprendido y su perspectiva sobre la pandemia ha cambiado. Fui renovado en mi obediencia, al recordar que Dios me ha asignado una misión y que tengo el deber de proclamar su Palabra a todas las naciones, pueblos y grupos étnicos.

Khurram Younis
Obrero de PFES en Pakistán