Marcapáginas de estudio bíblico para diferentes géneros en las Escrituras

En muchos estudios bíblicos ocurre lo siguiente: nos reunimos y leemos un texto bíblico. Después de un momento de silencio alguien saca su tema favorito, que puede tener una ligera relación con el texto, como la predestinación, el bautismo o la política global. Todos estos temas son importantes, pero se pierde el propósito de la reunión, es decir, compartir sobre un pasaje bíblico y dejar que Dios nos hable.

En la Asamblea Mundial de IFES 2015 en México descubrí el marcapáginas de estudio bíblico de InterVarsity/USA, que es una guía de estudio bíblico inductivo. De vuelta en Alemania lo traduje y adapté a nuestro contexto. Fue genial: los estudiantes se concentraban más y exploraban más el texto con ayuda del marcapáginas.

Con los evangelios funcionó muy bien, pero al estudiar otros tipos de textos bíblicos como los proféticos, poéticos o apocalípticos se hacía más difícil trabajar con el marcapáginas. Por ejemplo, daba problemas al intentar leer las leyes del Antiguo Testamento del mismo modo que los evangelios porque no podíamos simplemente aplicar las leyes directamente a nuestra vida. Algunos estudiantes preguntaban: “¿Por qué tengo que seguir a Jesús y no todas las leyes del Antiguo Testamento? ¿Si ambos están en la Biblia y vienen de Dios…? ¿Y qué pasa con los salmos que hablan de venganza? ¿No nos llama Cristo a amar a nuestros enemigos?”

Nos dimos cuenta de que necesitábamos diferentes tipos de preguntas para cada género literario de la Biblia. Cuando leemos narrativa observamos lo que dicen y hacen los diferentes personajes, cómo se desarrollan los acontecimientos y cómo Dios obra en medio de estos. Cuando leemos textos proféticos, la observación se trata más de preguntar qué problemas sociales, éticos o religiosos se están abordando. Los textos poéticos a menudo usan imágenes para transmitir el mensaje y por ello tenemos que prestarles la atención debida. Asimismo, las preguntas que nos hacemos para interpretar el texto serán diferentes según el tipo de texto bíblico.

Después de un tiempo desarrollamos unos marcapáginas de estudio bíblico para siete géneros diferentes: narrativa, epístolas, pasajes proféticos, textos poéticos, ley del Antiguo Testamento, literatura de sabiduría y literatura apocalíptica. Las preguntas que se ofrecen para el estudio bíblico corresponden a las características teológicas y literarias de cada tipo de texto. Se pueden encontrar aquí.

Hablando sobre estos marcapáginas, Markus Heide, Director de los ministerios estudiantiles de SMD, dijo: “Veo el valor que tienen cuando ayudan a los grupos estudiantiles a desvelar el tesoro de las Escrituras en lugar de escuchar solo lo que ya conocen. Veo el valor que tienen cuando ayudan a un cristiano a leer la Biblia con un amigo no cristiano y descubren cosas juntos, en lugar de que sea el cristiano explicándoselo todo al no cristiano”.

Fabian Mederacke, ex obrero regional de SMD Alemania
fmederacke@gmx.de

Un estudio bíblico que se multiplica en muchos

Cuando era estudiante tuve la oportunidad de asistir a un grupo de estudio bíblico además de nuestras reuniones semanales de FES. Nos reuníamos una vez a la semana durante el semestre. Llamamos al grupo “Los cirujanos bíblicos” porque queríamos diseccionar la Palabra, descubrirla y procesar estos descubrimientos en nuestra vida. No queríamos simplemente escuchar el resultado de un estudio realizado por otra persona, sino conectar nosotros con las Escrituras. Estos estudios me enseñaron a observar los pasajes bíblicos por medio de los ojos de diferentes personas, perspectivas y puntos de partida. Esto ha sido un gran regalo para mí al ir descubriendo a Dios y su Palabra.

Nuestra obrera de FES, Annette Arulrajah, conducia el grupo de los cirujanos de la Biblia. Por medio de esta experiencia aprendí a dirigir estudios bíblicos. Como estudiante me dedicaba principalmente a observar cómo Annette llevaba el grupo. No era algo difícil porque ella explicaba las razones por las que hacía ciertas cosas, ¡aunque tuviera que repetirlas cada semana! De esta forma estudiábamos libros de la Biblia y a la vez aprendíamos a conducir estudios. Aprendí de Annette que puedes tener un estudio bíblico tanto con una persona como con cien. Descubrí que conectar con la Palabra puede ser algo interesante, interactivo y vivo. Creo que lo más valioso que aprendí fue cómo dirigir un estudio bíblico de forma que los estudiantes aprendan a estudiar la Biblia por sí mismos y sean capacitados para conducir un estudio con otros.

Lo que me inspira a seguir conduciendo estudios bíblicos con otras personas es el deseo de que los estudiantes descubran por sí mismos quién es Dios por medio de su Palabra. Puesto que la Palabra está viva y todavía nos habla hoy en día, puede atravesar nuestro corazón y traernos de nuevo a Dios, si la dejamos. He visto a menudo a los estudiantes conmoverse tanto por la Palabra que se han abierto puertas para tener conversaciones profundas y han tomado nuevos pasos de fe. Para mí siempre es importante recordar que cuando actúo de mentor de un estudiante no lo hago con mis propias palabras sino con la Palabra de Dios.

Llevo once años dirigiendo estudios bíblicos y capacitando a otros para que lo hagan. ¡Doy gracias a Dios porque gracias a esto muchos estudiantes han empezado a conducir estudios bíblicos!

Beatrice Leong, beascuits@gmail.com
obrera de FES Malasia hasta 2018

Transformada por el profeta llorón – Cómo Dios utilizó a Jeremías para cambiar mi forma de orar

(Paula, Eurasia)

He de admitir que cuando me pidieron que intentara escribir sobre mi experiencia con el libro de Jeremías, me mostré reacia al principio… significaba que tendría que volver a enfrentarme a lo que fue un tiempo de crecimiento doloroso, ¡aunque fuera una lucha que mereció la pena al final!

El libro de Jeremías me acompañó mientras intentaba hacer frente a algunos recuerdos familiares difíciles y al daño intergeneracional. El llamado y la vida de Jeremías fueron diferentes a los míos, por supuesto, pero la historia de Jeremías y en especial su relación con Dios durante varias décadas me invitaron a aprender más del Dios viviente en estos “textos de desastre”.

Dios llamó a Jeremías cuando era joven y débil para que predicara a la rebelde Israel. Padeció lo que parecía ser un ministerio sin fruto, además de soledad, encarcelamiento y burlas. A pesar de su sufrimiento personal, Jeremías siguió adelante: en su relación con Dios, amando a su propio pueblo (aunque se desesperara con él) y sirviendo al Dios de esperanza incluso cuando no podía ver que la salvación fuera posible.

¿Cómo le hablas a Dios cuando las estructuras normales de la familiaridad y la supervivencia se abren, se arrancan y demuestran ser simplemente paja? ¿Qué palabras puedes utilizar cuando llegas a ese punto de desesperación?

Las descripciones poéticas que hace Jeremías de Dios (por ej. 2:13, 2:32, 18:6, 50:44) y sus quejas incontroladas, honestas y hasta groseras a Dios (sus “confesiones” en los capítulos 11-20) fueron como un abrelatas: me abrieron a mi propio dolor y me permitieron ser totalmente honesta a la hora de poner mi experiencia delante de Dios con palabras que no me había atrevido a usar antes en oración. Quizás por mi reserva británica me había contenido o quizás simplemente no quería enfrentarme a algunas de esas luchas de las que Dios quiere salvarnos.

Necesitaba aprender el lenguaje del lamento, más allá de la alabanza y la petición, para conectar con Dios en medio de la realidad del dolor y la lucha. Necesitaba sentir la tranquilidad de que el Dios con el que me encontré en Jeremías (firme, que no se siente amenazado cuando su pueblo se enfada con Él) es el mismo Dios que trajo esperanza y transformación a su pueblo en Cristo. Comencé a pedirle a Dios que fuera para mí lo que Él dice ser.

La amarga experiencia de Jeremías con su pueblo y su lucha con (no contra) Dios me enseñó a llorar los errores pasados de mi familia. Pude llorar lo que se había perdido y sentir dolor por la injusticia, y no dejar que el orden de las cosas pasadas siguiera igual, por lo menos en mi corazón. El libro de Jeremías nos enseña que como creyentes podemos apelar a un Dios que es capaz de transformar el corazón de la gente; el Dios viviente puede hacer algo nuevo de la nada, traer arrepentimiento en medio de la rebelión, crear una vida recta tras el arrepentimiento.

 Lecturas adicionales:
Walter Brueggemann, La imaginación profética.
Eugene H. Peterson, Correr con los caballos. La búsqueda de una vida mejor.

Adentrarnos en la historia de Dios

Necesitamos las Escrituras completas para nuestro caminar con Dios. Unos versículos breves seleccionados pueden ser valiosos e importantes, pero estos pasajes sueltos no pueden sustituir el panorama general. De forma muy pertinente, Dietrich Bonhoeffer nos invita a adentrarnos en la historia de Dios y a encontrarnos con Él en la realidad de su relación con este mundo, que va mucho más allá de nuestras vidas como individuos.

El siguiente texto está sacado de un libro de Bonhoeffer: Vida en comunidad. Dietrich Bonhoeffer fue un teólogo alemán de mediados del siglo XX, que fundó un seminario teológico basado en una vida comunitaria y que participaba activamente en el movimiento de resistencia a los nazis.

Así, la lectura continua de la Biblia obliga a todos los que quieran entender, a aproximarse donde Dios ha actuado una vez por todas en favor de la salvación de los hombres, y dejarse encontrar allí por él. Es precisamente en la lectura durante el culto cuando los libros históricos de la Biblia adquieren para nosotros un aspecto absolutamente nuevo. Tomamos parte ahí en los acontecimientos llevados a cabo antaño por nuestra salvación; nos olvidamos de nosotros mismos y entramos con el pueblo en la tierra prometida, atravesando el mar Rojo, el desierto, el Jordán; con Israel caemos en la duda y en la incredulidad, y por medio del castigo y la penitencia recibimos de nuevo el socorro y la fidelidad de Dios; y todo esto no son ensueños, sino una realidad sagrada y divina. Somos arrancados de nuestra propia existencia e introducidos en el corazón de la historia que Dios escribe en la tierra. Ahí es donde Dios ha obrado en nosotros y ahí es donde sigue obrando: en nuestras miserias y pecados mediante su ira y su gracia. Lo importante no es que Dios sea espectador compasivo de nuestra existencia presente, sino que nosotros seamos oyentes atentos y activos de su actuación en la historia sagrada, en la historia de Cristo sobre la tierra […]
 
Se produce por tanto un cambio radical. Comprendemos que no es en nuestra vida donde tiene que revelarse la ayuda y la presencia de Dios, sino que se reveló definitivamente en favor nuestro en la vida de Jesucristo. Efectivamente, es más importante para nosotros saber lo que Dios realizó en Israel y en su Hijo Jesucristo que atormentarnos por descubrir lo que Dios quiere de nosotros hoy. La muerte de Jesucristo es más importante que mi propia muerte, y su resurrección de entre los muertos es el único fundamento de la esperanza de mi resurrección en el último día. Nuestra salvación está «fuera de nosotros» (extra nos), yo no la encuentro en los acontecimientos de mi propia vida sino únicamente en la historia de Jesucristo. Sólo aquel que se deja encontrar en Jesucristo, en su encarnación, en su cruz y en su resurrección, está en Dios, y Dios en él.

Dietrich Bonhoeffer, Vida en comunidad. Traducido por Francisco Tejeda. Salamanca : Ediciones Siguéme 2003, 46-47.

Orando la Palabra

Esto no es un artículo, sino una invitación a orar…

Una invitación a la oración personal
Durante una época de mi vida marcada por muchas luchas, preguntas e incertezas, los salmos 42 y 43 fueron muy valiosos para mí. Estos salmos (estrechamente vinculados por el coro que se va repitiendo) me ayudaron a poner en oración tanto mis preguntas como mi confianza.

Lee Salmos 42 y 43 lentamente y en actitud de oración.

Vuelve a leer el pasaje. ¿Qué versículos se adecúan más a tu vida? Quédate con ellos. Deja que te guíen en tu oración. Algunos ejemplos:

_v. 2 “Tengo sed de Dios, del Dios de la vida” – En todo el salmo encontramos un hambre profundo de Dios. ¿Qué estás buscando? ¿Cuán grande es tu sed por Él y cómo puedes orar por tu sed de Dios?

_v. 9 “Y le digo a Dios, a mi Roca: ¿Por qué me has olvidado?” – ¡Qué confesión de fe justo después de una pregunta tan difícil! El salmista confiesa que Dios es su Roca, el fundamento de su vida. Al mismo tiempo, ora sus preguntas y clama su dolor. ¿Quién es Dios para ti? ¿Cómo puedes orar por la tensión entre tu fe y tus preguntas?
Y así sucesivamente.

A lo mejor quieres acabar tu tiempo de oración escribiendo un versículo de esta oración que tenga que ver especialmente contigo. Deja que las palabras de las Escrituras se conviertan en tu oración en las próximas semanas y meses.

Una invitación a la oración comunitaria
Recientemente, el equipo del programa para la Asamblea Mundial 2019 se reunió para seguir organizando el evento. Uno de los pasajes bíblicos que se estudiará durante la Asamblea Mundial se encuentra en Hechos 4: una oración pronunciada por la iglesia primitiva cuando tenía que enfrentarse a amenazas y presiones. Martin Haizmann, el director de la conferencia, lideró el tiempo de oración por la Asamblea Mundial de la siguiente manera. Fue una experiencia muy interesante. Les invito a que dejen que esta oración los guíe en un tiempo comunitario de oración por el ministerio estudiantil en su contexto.

Lean Hechos 4:23-31 en voz alta. Dejen un tiempo de silencio para que todos puedan volver a leer el pasaje. Empiecen un tiempo de oración comunitaria inspirada por esta oración de las Escrituras.

Vuelvan a leer Hechos 4:23-31 Dejen un tiempo para que todos reflexionen en silencio y anoten cómo (a la luz de esta oración bíblica) quieren orar por el ministerio estudiantil en su contexto específico. También podrían colgar carteles y escribir en ellos estas peticiones de oración para que estén visibles para todos. Pasen más tiempo de oración comunitaria para poner estas peticiones de oración en las manos de Dios.

Orando la Palabra No solo nos invitan a orar las oraciones de las Escrituras, sino toda la Biblia. A medida que leemos y estudiamos la Palabra de Dios, somos invitados a responder en oración, con nuestras oraciones de asombro y adoración, así como con nuestras preguntas, dolor, compromisos, confesiones… La Palabra de Dios nos invita a una conversación honesta con el Dios Vivo.

Sabine Kalthoff
Secretaria de IFES para el Compromiso con las Escrituras

Reflexiones sobre el Compromiso con las Escrituras en nuestras oraciones

“Dichosos los que guardan sus estatutos y de todo corazón lo buscan” (Salmos 119:2). Las Escrituras nos invitan a “buscarlo” y, con ello, nos invitan a orar, pues esta es la esencia de la oración.

Hace muchos años, alguien comentó que deberíamos “orar la Palabra”. Estar de acuerdo con lo que Dios ya había dicho respecto a ciertos temas por los que estaba orando (decisiones, miedos, finanzas, etc.), me pareció lógico. Mientras reflexionaba sobre cómo las oraciones han ido desarrollándose en mi entorno, estas palabras volvieron a mi memoria. Muchas personas parecen haber desarrollado un nuevo lenguaje y postura en sus oraciones. Ciertas palabras parecen más poderosas que otras y caminar de un lado para otro, reivindicar terreno y echar demonios se han convertido en el centro de las oraciones. ¿Es orar la Palabra un mandamiento o una mera sugerencia?

Los cristianos a menudo definen la oración como una forma de comunicarse con Dios, sugiriendo con ello que no solo hablamos con Dios, sino que Dios también habla con nosotros. Por este motivo, no nos debería sorprender que la Biblia, como Palabra de Dios, sea especialmente pertinente para esta comunicación.

A medida que examinamos las Escrituras, somos más conscientes de la voz de Dios y podemos responderle según su revelación. Es a través de su Palabra que podemos conocer a Dios y responder con alabanza, amor y confianza. A medida que esta relación va creciendo, se forja una verdadera amistad y crecemos en el entendimiento del corazón de Aquel a quien oramos. Ello nos ayuda a orar con confianza según la voluntad de Dios. Una vez empezamos a conversar con Dios, podemos entrar en sus deseos para nosotros y ver con más claridad cómo encajamos dentro de su plan.

En mis años de adolescencia y como nueva creyente, a menudo me preguntaba qué lugar ocupaba yo en el plan de Dios. En mis oraciones, le preguntaba a Dios qué don me había dado. Recuerdo decir que todo lo que hacía era ayudar: en la escuela dominical, en las actividades deportivas, cantando y en otras áreas de la vida eclesial. Mientras estaba haciendo un estudio bíblico me di cuenta de que cuando ayudaba, ¡estaba usando mi don! Sentí un gran gozo. Desde entonces, a menudo he experimentado que, cuando oro, Dios me guía por las Escrituras para darme seguridad.

La palabra de Dios puede moldear nuestras oraciones de muchas maneras: invitándonos a buscar a Dios, profundizando nuestra relación con Dios, guiándonos en el contenido de nuestras oraciones, revelándonos el pecado para que podamos hacerle frente y despejar el canal de comunicación con Dios, clarificando nuestros pensamientos, dando dirección, revelando la verdad…

No hay duda de que el compromiso con la Palabra hace posible la oración y de que la oración nos lleva de nuevo a las Escrituras.

Cheryl Jessemy, ceejessemy@gmail.com
Obrera de ISCF Grenada y coordinadora regional de oración para el Caribe

“Soy un siervo de la luz que no se apaga”

(Escrito por David Bahena, Secretario Regional IFES América Latina)

Tuve el privilegio de conocer a Jesús cuando tenía 16 años. Hubo un cambio radical en mi vida, apareció un gozo y un propósito de vida. Al mismo tiempo, me sobrevino un hambre por leer las Escrituras, ahí empezó mi peregrinaje con ella.

En COMPA me enseñaron a estudiar la Palabra, compartirla y contextualizarla. Soy parte de una generación que creció con el método inductivo, participando en talleres con Ada Lum. Samuel Escobar en “Así leo la Biblia” lo describe de esta manera: “aprender a observar con precisión el texto, interpretar su mensaje, y aplicarlo a la vida personal”. Luego llegó la etapa de compartir las Escrituras con compañeros de la universidad. No había mayor gozo que ver a mis compañeros descubriendo a Jesús en estos grupos pequeños y siendo transformados por la Palabra. Así mismo, por nuestra realidad en América Latina, fuimos enseñados a relacionarla con nuestro contexto. La Palabra que es pertinente para el ámbito académico, para la realidad social, política y económica de nuestro país.

Tiempos después sirviendo como obrero estudiantil enfrentamos una etapa de sequedad y renovación. Los obreros, al preparar tantos talleres, predicaciones y estudios bíblicos, corremos el riesgo de convertir las Escrituras en un instrumento de trabajo. Leemos y estudiamos pero ya no arde nuestro corazón. Fue así que después de tres años como Secretario General comenté con Douglas Stewart: no tengo ganas de leer las Escrituras, ni de orar, no entiendo que me está pasando. Dios abrió un nuevo camino de espiritualidad y renovación centrada en la Palabra. Este nuevo acercamiento apuntaban a la meditación, la oración y el retiro. Un tiempo para aprender a orar con la Palabra, y el Espíritu, poco a poco, me fue transformado y renovando.

La Palabra también ha definido mi mandato/vocación de vida. En el verano del 2003, en Cedar Campus, mientras Dios restauraba nuestro matrimonio, nos invitaba para cultivar una espiritualidad humilde, enraizados en la Palabra y en el poder del Espíritu (Mateo 12:18-21). Luego años después Dios reconstruyó mi sentido de identidad, me despojó del ropaje de obrero y me invitó a volver a casa para cultivar una espiritualidad que nos hace mejores padres, amigos y ciudadanos (Juan 4:46-54). De la misma manera el año pasado, en Pasadena, Dios proveyó descanso y renovación, fuimos invitados a cultivar una espiritualidad que florece y perdura aún en medio de las adversidades y del desierto (1 Pedro 1:3-5). Así Dios nos llama para acompañar a una generación de líderes emergentes para facilitar el encuentro con el Señor centrado en la Palabra, modelando un liderazgo humilde y transparente, fortaleciendo las relaciones básicas de la vida y la familia, y perseverando aun en contextos de adversidad.

David Bahena
David sirve a IFES como Secretario Regional para América Latina.

“Cuando Dios abre mis oídos”

“Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios” (Salmos 46:10)
“Que de día el Señor mande su amor, y de noche su canto me acompañe” (Salmos 42:8)

Esuchar la Palabra. Escuchar mi vida. ¡Escuchar la voz apacible y suave de Dios!

La mayor parte de nuestras vidas es un ajetreo constante. Muchas experiencias pasan por nuestra vida a toda velocidad: las personas que conocemos, nuestros ministerios y los acontecimientos de la vida.

Para mí, el 2017 fue un año así. Subí a muchos aviones para visitar a los movimientos de mi región, di muchos sermones y exposiciones bíblicas, escuché a muchas personas mientras pasaban por peregrinajes duros, lloré 4 muertes (la de mi querida madre, la de mi compañera de habitación en la universidad y dos compañeros en Asia del Este) y asumí el papel de Secretaria Regional de IFES, Asia del Este.

Las vidas ajetreadas y que no son examinadas empiezan a dejar escapar impaciencia, fatiga, enojo, amargura y autocompasión. No podía parar ninguna de estas experiencias vitales y ministeriales. Sin embargo, por el bien de mi propia sanidad, encontré la voz apacible y suave de mi Señor llamándome a… ¡la soledad! En el 2017, conseguí ir a siete retiros espirituales (no solo participé en todos si no que también organicé algunos de ellos). Dos de ellos duraron tres días, cuatro solo duraron tres horas y uno duró cuatro días.

En uno de los retiros, cada participante recibió pequeñas porciones de las Escrituras para meditar y escuchar la Palabra (Salmo 42, 1 Corintios 4:7-16, Éxodo 19:1-6 y Josué 3). Esperé con estos pasajes, y el espacio que había ido creando mientras esperaba con la Palabra empezó a hablarme. Estaba “oyendo” la Palabra empapando mi vida. También empecé a “oír” mi vida, la pena que había ido acumulando y las preguntas que surgían. El mejor regalo fue “oír” a Dios, que había estado allí en todo momento. Empezó a manifestar Sus promesas y Su sanación de una nueva manera.

Después de cada uno de estos “retiros”, ¡volvía con un nuevo mandato! Un llamamiento más claro de cómo continuar. Para mí, estos tiempos de retiro no eran una opción, si no un oasis donde podía beber hasta saciarme y hacer espacio para la vida. Así, sé que, para mí, el 2017 fue un año de “fuertes golpes y aprendizaje duro”, pero también fue el año en qué sin duda “me llevó sobre las alas de las águilas y cantó su canción sobre mí en la noche”.

¿Qué hago en mis retiros?

  • Traigo los asuntos, preocupaciones y experiencias de la vida que quiero examinar.
  • Le pido a Dios que me dirija hacia un pasaje de las Escrituras en el que pueda meditar.
  • Derramo mi corazón y espero y escucho.
  • Escucho Su Palabra, Su voz y escucho mi vida. Escucho mientras ando y cuando me siento. Escucho a la naturaleza, las imágenes o las palabras que Él trae a mi corazón y mente.
  • A medida que escucho, voy respondiendo desde donde estoy. Converso con Dios.
  • Todo ello queda escrito en mi diario, ¡que es como una herramienta de respaldo mientras escucho!

¡A disfrutar de los retiros, querido amigo/a!

Annette Arulrajah
Secretaria Regional de IFES para Asia del Este

Llegar a ser una comunidad que escucha

Durante los últimos años, he tenido el privilegio de invertir en líderes mediante la Red de Obreros Jóvenes. Se trata de una red de nuevos obreros que sirven con IFES en Europa. Nuestro objetivo es ser una comunidad que permita que los obreros crezcan y sienten una buena base al principio de su ministerio. El año pasado por estas fechas, me puse a pensar en lo que podría significar para esta comunidad de aprendizaje el ser una comunidad que escucha, una comunidad transformada constantemente por la Palabra. Este pensamiento corroboró una sensación que ya tenía: pasamos mucho tiempo enseñando la Palabra a otros pero no estaba segura de si nuestro compromiso personal con la palabra era igual de prioritario.

Así que dimos un reto a nuestros jóvenes obreros. Les pedimos que se empaparan de la historia de Pedro durante un período de 6 meses. Tenían que leer Marcos, Hechos y 1ª de Pedro, así como también hacer unas tareas tanto individualmente como junto con otros. Queríamos que analizaran de qué manera transformó Dios a Pedro para ser líder y, con ello, que reflexionaran sobre cómo Dios los estaba moldeando a ellos.  

Al final del reto, nos juntamos para reflexionar y compartir nuestra experiencia. Esta reunión fue, a la vez, desalentadora y esperanzadora.

Fue desalentadora porque confirmó que el compromiso personal con la Palabra de Dios no es una prioridad. Aunque hubo excepciones, a la mayoría de obreros se les hacía difícil encontrar tiempo para ello. Estaban tan ocupados haciendo que dedicar un tiempo a empaparse de la Palabra de Dios parecía un lujo que no se podían permitir. No creo que sean los únicos a quienes les cuesta esto. Todos tenemos la tentación de poner toda nuestra atención en lo que hacemos, en aquellos aspectos de nuestro ministerio que están a la vista de todos. Entonces, empezamos a descuidar nuestra necesidad de transformar y renovar constantemente nuestro corazón y nuestra mente mediante la Palabra de Dios. Llegar a este punto es extremadamente peligroso.

Sin embargo, esta experiencia también me mostró algo más: que cuando dedicamos tiempo a escuchar la Palabra juntos en comunidad, Dios habla y su Palabra transforma. Mientras reflexionábamos juntos sobre lo que habíamos aprendido, encontramos un tema en común: Dios es paciente en la forma en que desarrolla líderes. Cuando reflexionábamos sobre el fracaso de Pedro, lo vimos otra vez: No es nuestra aptitud la que permite que Dios nos use, si no su gracia.

Como Pedro, somos propensos a fracasar, tal y como muestra nuestra falta de compromiso con la Palabra de Dios. Pero Dios es paciente con nosotros y quiere ofrecernos su gracia. Dios desea hablar con nosotros, así que escuchemos.

Heledd Job
Heledd es de Gales y vive en Italia. Forma parte del equipo de Desarrollo del Liderazgo de IFES Europa y se encarga principalmente de coordinar la Red de Obreros Jóvenes.

Mi salmo: “He leído el libro”

Guinea, julio de 2017. Recibimos formación en el área del Compromiso con las Escrituras. Después de reflexionar sobre nuestras motivaciones y convicciones con respecto a la Palabra de Dios, cada uno de los participantes escribió su propio salmo. Después de pasar 30 minutos escribiendo volvimos a reunirnos y cada uno leyó su salmo en voz alta. Fue un tiempo muy profundo adorando a Dios. Después de escuchar todos los salmos, compartimos nuestras experiencias. Estas son algunas de las reacciones: “Nos lleva a tener un espíritu de oración”. “Cuando todos iban leyendo sus salmos yo no quería que terminase nunca”. “Era como estar en contacto directo con Dios”.

Lean uno de estos salmos, escrito por Axel Aurenche Gbelia, un estudiante de Costa de Marfil:

He leído libros
Me han educado
He leído libros
Incluso intenté culturizarme

Pero he leído el Libro
La obra de arte de Dios
Su álbum, Su manuscrito
Que va desde la prehistoria hasta el futuro

He leído el Libro
Ese diseño y esas palabras celestiales
La historia de la relación de Dios con el hombre
Y del hombre con Dios

He leído el Libro
Ahora sé de dónde vengo
Quién dice Dios que soy
Quién soy y a dónde voy

He leído el Libro
El folleto de Dios, su trabajo
Mis desiertos florecen de nuevo
Mis lágrimas se regocijan

He leído el Libro
El decreto y la escultura de Dios
Puedo llorar de gozo
e incluso río en medio de la desgracia

Yo sé quién es Él
Es el glosador y el Dios de las letras
Es el historiador de los siglos y el escritor supremo

He leído el Libro
He leído Su Libro
Más que formado
Más que educado
Más que enseñado
Más que convencido
He sido cambiado de por vida