Archivo de la etiqueta: contextualization

El compromiso con las Escrituras y el contexto

Photo by Kyle Glenn on Unsplash

Dios es un Dios de revelación: por medio de su Palabra se revela a sí mismo y sus propósitos. Es maravilloso que Dios nos invite a conocerlo, a saber más de Él y a amarlo por medio de las Escrituras. Al responder a esta invitación y conectar con Él en Su Palabra, es útil reconocer que somos una gran diversidad de pueblos, tiempos y contextos. Tenemos que considerar con fe y fidelidad cómo nos acercamos, vemos, interpretamos, entendemos y conectamos con la Palabra de Dios para nuestra vida.

En Hechos 3:12-26 y 17:22-31 podemos encontrar ejemplos clásicos de cómo tomarse en serio el contexto y las preguntas de las personas cuando presentamos el evangelio.

Cuando el grupo de trabajo se reunió para reflexionar y debatir sobre este tema, pensamos que sería importante centrarnos en cómo nuestro contexto contemporáneo afecta a la forma en la que leemos, interpretamos y vivimos la Palabra de Dios. Lo hacemos en la gran variedad de contextos donde vivimos y donde queremos ser fieles al Señor, interpretando “rectamente la palabra de verdad” (2 Timoteo 2:15) y con nuestros pensamientos, palabras y comportamiento transformados por Dios por medio de su Palabra y de su Espíritu.

Al reflexionar y debatir cada vez más en nuestra comunidad global sobre “El compromiso con las Escrituras y el contexto”, esperamos poder reconocer nuestros puntos ciegos: cosas que no vemos a causa del entorno en el que vivimos o en el que hemos crecido, es decir, cosas sobre Dios, sus propósitos o nosotros mismos. Al aprender unos de otros en nuestra comunidad internacional, esperamos evitar algunos posibles riesgos: una hermenéutica selectiva determinada por unas preguntas definidas por la cultura que llevan al etnocentrismo y al relativismo; o un “encarcelamiento”/sesgo cultural que nos lleve a no leer las Escrituras de una forma rica e incluso dejando a un lado partes que no parecen ser relevantes (en nuestra propia opinión). En Jeremías 36 tenemos un ejemplo extremo de esto: ¡echen un vistazo a lo que hizo el rey Joacim!

Creemos que es importante crecer en cómo usamos las Escrituras desde nuestro propio tiempo y contexto y a la vez en cómo nos volvemos cada vez más conscientes de cómo la Palabra nos “lee” a nosotros y conecta con nosotros. A medida que leemos y somos “leídos”, a medida que vamos participando, Dios nos transforma a nosotros y a nuestro contexto/comunidad.

Cuando conectamos con la Palabra, creemos que estamos conectando con Dios mismo por medio de las Escrituras, con Jesús, la Palabra Viva. Por lo tanto, podemos esperar que Él conecte con nosotros y esta experiencia no nos dejará indiferentes ni a nosotros ni a nuestra comunidad.

Surge una gran variedad de preguntas sobre nuestros diferentes contextos y debemos prestarles mucha atención cuando nos adentremos en las Escrituras. Al mismo tiempo, surgen otras preguntas o encontramos respuestas que no esperábamos en la Palabra de Dios. De las Escrituras surgen asuntos y preguntas que quizás la gente no se esté haciendo. Por lo tanto, cuando leemos las Escrituras, lo que a veces está completamente aceptado en nuestro contexto es cuestionado y puesto en duda.

Cuando alguien lee las Escrituras, no solo es desafiado y transformado personalmente, sino que también es retado a ser un agente de cambio y transformación en el contexto y en la comunidad en la que vive.

Al final, cuando nos dedicamos a estudiar la Palabra en serio, debería llevarnos a descubrir el corazón y la mente de Dios para nuestro mundo: el Señor que es misionero, que transforma y reconcilia al mundo con Él por medio de Cristo.

Oramos para que, a medida que vamos prestando más atención al contexto contemporáneo en el que vivimos, creceremos para ser una mejor comunidad global de hermenéutica, aprendiendo unos de otros y compartiendo el evangelio fielmente por todo el mundo en cada uno de nuestros contextos.

Coordinadora del Compromiso con las Escrituras en IFES Eurasia (no compartimos su nombre al estar en un país sensible) y Ricardo Borges (Secretario Asociado de IFES para el Compromiso con las Escrituras)

Invitado a la misión de Dios

“Como tú me enviaste al mundo, yo los envío también al mundo.
(…) Como el Padre me envió a mí, así yo los envío a ustedes.”

Juan 17:18; 20:21

Estos dos versículos me cambiaron la vida. Ocurrió cuando me uní al grupo estudiantil de ABUB Brasil, en mi primer día en la universidad de Sao Paulo. Acababa de empezar mis estudios en ingeniería agronómica.

Ya era creyente. En realidad, tuve el enorme privilegio de criarme en una familia cuya fe me llevó a amar al Señor a través de las Escrituras. Durante toda mi infancia y mi adolescencia, recuerdo bien la tradición familiar de leer la Biblia y orar juntos antes de irnos a dormir. Mi padre ha sido pastor durante más de cincuenta años. En cuanto fui capaz de leer me pedía que leyera la Biblia en las visitas pastorales habituales que hacía a las familias.

Pero al ir a la universidad en otra ciudad, alejado de mi familia y con tan solo 17 años de edad, me vi expuesto a unos retos enormes. En esta situación el grupo estudiantil de ABUB Brasil se convirtió en el lugar donde creció mi fe y dónde podía conectar con la misión; especialmente con la misión de Dios en mi contexto. Y junto a mis hermanos y hermanas, crecí en el amor por nuestro Señor.

Las verdades esenciales empezaron a crecer y arraigarse en mi vida, despacio pero sin detenerse. En primer lugar, Dios es el origen de nuestra misión. Es Su misión y tenemos el gran privilegio de participar en ella. Esto me tocó de una forma muy profunda y pude comprender que Jesús había sido enviado a este mundo y que Él nos envía a nosotros, estableciendo su propia misión como nuestro modelo a seguir. En segundo lugar, para comprender lo que Dios quiere de nosotros, necesitamos profundizar y tener un encuentro redentor con Jesús, a través de las Escrituras. En tercer lugar, obedecer a Dios implica ser enviados por Él a fin de conectar, a todos los niveles, con el mundo que nos rodea, con nuestro propio contexto, con la gente y con los retos que afrontamos a diario en nuestra realidad.

Dios es el centro y el origen de la misión. Jesús es tanto nuestro Salvador como nuestro ejemplo en la misión, mostrándonos una misión que conecta en profundidad con las personas y el contexto que nos rodea. Estas pequeñas, pero profundas enseñanzas, han sido importantes en mi vida, así como la obediencia en la misión a lo largo de estos años.

Ricardo Borges, Ricardo.Borges(at)ifesworld.org
Secretario Asociado para el Compromiso con las Escrituras.

Un Targum para Hoy

(escrito por: Yohan Abeynaike, Secretario General de FOCUS Sri Lanka)

Tras varias generaciones en el exilio, los líderes judíos se encontraron ante un gran problema. El hebreo estaba siendo reemplazado por el arameo como el idioma común entre el pueblo. Con el cambio de idioma y de contexto, los líderes se preguntaban cómo podrían comunicar la verdad de las Escrituras hebreas a la siguiente generación de una forma que fuera fácil de comprender. Así nació el Targum.

SriLankasmallInicialmente, el Targum consistía sencillamente de una perífrasis de las Escrituras en arameo. Más adelante pasó a incluir explicaciones y expansiones del texto de tal forma que las personas que lo escuchaban podrían ver claramente la relevancia de las Escrituras en su contexto. En diciembre, los miembros de FOCUS Sri Lanka, decidieron probar a escribir un Targum usando el Magnificat de María (Lucas 1:46-55). Comenzamos dividiendo la canción por frases y desarrollamos cada una de ellas en profundidad, explicándolas para obtener distintos objetivos. Aquí siguen algunos ejemplos de los objetivos que buscábamos conseguir:

1. Comprender los pensamientos y sentimientos conflictivos que tuvo María y entenderla a través de una mirada moderna. (Lucas 1:48-49)

“¡No me lo puedo creer!” Miles de mujeres judías de toda la historia han querido estar en esta situación. En los años venideros, gente de todas partes leerán y oirán mi historia. Representarán mi papel en teatros y películas, predicarán sermones acerca de mí y cantarán canciones sobre mí. Muchos querrían ser yo, pero… ¿Quién soy yo? No soy nada…

… A veces siento miedo. No sé lo que me depara el futuro. ¿Qué dirán mis familiares sobre mi embarazo? ¿Qué dirán mis vecinos? ¿Se burlarán de mí, me ignorarán o me apedrearán?”

2. Aplicar las implicaciones de un texto en toda su extensión. (Lucas 1:51)

Dios se ríe de las afirmaciones orgullosas de los productores de conocimientos de nuestra sociedad. ¿Pueden los científicos descubrir todos los misterios de la vida? ¿Puede el economista satisfacer las necesidades de todas las personas? ¿Puede el abogado hacer que la sociedad sea más moral? ¿Acaso no es la afirmación de que “todo es relativo” una afirmación categórica en sí misma? ¿Por qué están tan orgullosos? ¿Acaso no saben que el conocimiento humano siempre estará limitado? Solo Dios conoce todas las cosas.

3. Usar frases y situaciones familiares a las personas de hoy en día. (Lucas 1:52)

Todo lo que está escondido será expuesto. Es el Wikileaks divino. La web oscura se iluminará. El mensaje y los tweets de odio serán silenciados.

El texto completo de nuestros Targum para el contexto de Sri Lanka está disponible aquí.

El proceso entero fue muy creativo y divertido. Y, lo que es más importante, nos ayudó a ver y aplicar el texto de maneras más frescas. ¿Por qué no lo intentan?

Yohan Abeynaike, Secretario General de FOCUS Sri Lanka