“Soy un siervo de la luz que no se apaga”

(Escrito por David Bahena, Secretario Regional IFES América Latina)

Tuve el privilegio de conocer a Jesús cuando tenía 16 años. Hubo un cambio radical en mi vida, apareció un gozo y un propósito de vida. Al mismo tiempo, me sobrevino un hambre por leer las Escrituras, ahí empezó mi peregrinaje con ella.

En COMPA me enseñaron a estudiar la Palabra, compartirla y contextualizarla. Soy parte de una generación que creció con el método inductivo, participando en talleres con Ada Lum. Samuel Escobar en “Así leo la Biblia” lo describe de esta manera: “aprender a observar con precisión el texto, interpretar su mensaje, y aplicarlo a la vida personal”. Luego llegó la etapa de compartir las Escrituras con compañeros de la universidad. No había mayor gozo que ver a mis compañeros descubriendo a Jesús en estos grupos pequeños y siendo transformados por la Palabra. Así mismo, por nuestra realidad en América Latina, fuimos enseñados a relacionarla con nuestro contexto. La Palabra que es pertinente para el ámbito académico, para la realidad social, política y económica de nuestro país.

Tiempos después sirviendo como obrero estudiantil enfrentamos una etapa de sequedad y renovación. Los obreros, al preparar tantos talleres, predicaciones y estudios bíblicos, corremos el riesgo de convertir las Escrituras en un instrumento de trabajo. Leemos y estudiamos pero ya no arde nuestro corazón. Fue así que después de tres años como Secretario General comenté con Douglas Stewart: no tengo ganas de leer las Escrituras, ni de orar, no entiendo que me está pasando. Dios abrió un nuevo camino de espiritualidad y renovación centrada en la Palabra. Este nuevo acercamiento apuntaban a la meditación, la oración y el retiro. Un tiempo para aprender a orar con la Palabra, y el Espíritu, poco a poco, me fue transformado y renovando.

La Palabra también ha definido mi mandato/vocación de vida. En el verano del 2003, en Cedar Campus, mientras Dios restauraba nuestro matrimonio, nos invitaba para cultivar una espiritualidad humilde, enraizados en la Palabra y en el poder del Espíritu (Mateo 12:18-21). Luego años después Dios reconstruyó mi sentido de identidad, me despojó del ropaje de obrero y me invitó a volver a casa para cultivar una espiritualidad que nos hace mejores padres, amigos y ciudadanos (Juan 4:46-54). De la misma manera el año pasado, en Pasadena, Dios proveyó descanso y renovación, fuimos invitados a cultivar una espiritualidad que florece y perdura aún en medio de las adversidades y del desierto (1 Pedro 1:3-5). Así Dios nos llama para acompañar a una generación de líderes emergentes para facilitar el encuentro con el Señor centrado en la Palabra, modelando un liderazgo humilde y transparente, fortaleciendo las relaciones básicas de la vida y la familia, y perseverando aun en contextos de adversidad.

David Bahena
David sirve a IFES como Secretario Regional para América Latina.

Sorprendida por Jesús

Yo solía creer que Biblia era un libro antiguo que nadie leía. Pero entonces en octubre de 2012 conocí a José, un graduado cristiano, y nos hicimos buenos amigos. Un día comenzamos a hablar sobre la Biblia. Para mí era un tema muy sensible y yo pensaba que para tener una buena relación con la gente había que evitar hablar de política y religión.

Entonces José me invitó a un estudio bíblico de COMPA. Después de asistir tenía más preguntas y dudas que antes. José me había regalado una Biblia pero no sabía cómo leerla, así que le pedí que me enseñara. Accedió y la semana siguiente tuvimos nuestro primer estudio bíblico oficial.

BiblestudyMexicoEl sistema que utilizaba COMPA México para estudiar la Biblia era parecido a la técnica de estudio que utilizaba yo en Ciencias y esto me resultó atractivo. Me sorprendí al darme cuenta de que era posible acercarse a la Biblia de forma racional.

Me sorprendió aún más la persona de Jesús. Descubrí una nueva cara de Jesús; conocí a un Jesús diferente. Antes pensaba que Jesús era una persona inteligente entre muchas que formaba parte de nuestra historia, la persona más inteligente de su tiempo. Pero no sabía que tenía un gran corazón lleno de amor. Antes pensaba que Jesús era sólo un ser humano, pero descubrí que era Dios.

Juan 1 fue especialmente importante para mí. Cuando leí este pasaje me quede confundida: ¿Cómo puede Jesús ser Dios? ¿Cómo puede ser una persona como yo y a la vez 100% Dios? Estas preguntas me llevaron a querer investigar más.

Al ir conociendo más a Jesús por medio de otras historias bíblicas empecé a entender más. Mi visión del mundo cambió y empecé a creer en un Dios personal. Fui consciente de mi pecado y de la oscuridad que había en mí. Y lo que es más importante: conocí el amor de Dios por medio de la gracia y la esperanza que nos da en Jesús.

Soy una persona de ciencias y antes de creerme algo tengo que estar segura de ello. Si alguien me hubiera mostrado un milagro, creo que no me lo habría creído. Pero me encanta leer y me encantan las palabras. Jesús entró en mi vida por medio de su Palabra. Descubrí que todas las pruebas necesarias para creer en Jesús están en la Biblia, la Palabra de Dios. A principios de 2014 empecé un grupo de estudio bíblico en mi propia facultad (ver foto).

Sara Medina, estudiante de Física y Química en México
(sara.medinagom (at) gmail.com)

Sencillamente, No Siga Corriendo

Todos estamos de acuerdo que es importante. Mantenemos nuestros programas corriendo. Pero rara vez nos detenemos para reflexionar, evaluar y renovarnos. Nuestro uso de las Escrituras rara vez se incluye en la agenda, el asunto no es lo suficientemente urgente.

Pero quizá sí lo sea. El uso con las Escrituras no se mantendrá fuerte automáticamente en IFES si seguimos haciendo lo que hemos estado haciendo siempre. Necesitamos identificar y afrontar los retos de hoy si queremos que esta generación de estudiantes ame, estudie, viva y comparta la Palabra de Dios.

El movimiento mexicano paró para hacer una pequeña consulta en el año 2012. Esta consulta de un solo día reunió a 27 obreros, estudiantes y voluntarios. El programa consistió de cuatro sesiones:

_Viviendo en la Palabra. ¿Cómo podemos integrar escuchar y responder la Palabra de Dios en nuestras propias vidas? Si queremos fortalecer el uso de las Escrituras en nuestros movimientos, debemos empezar por nosotros mismos.

_Construyendo Convicciones. Con frecuencia asumimos que nuestros estudiantes tienen ciertas convicciones, pero la experiencia nos ha demostrado lo contrario.  ¿Qué piensan acerca de la Biblia y qué fuerza ha tenido su impacto en sus vidas? ¿Los estudiantes acuden a la Biblia reflexionando acerca de asuntos actuales como la sexualidad, los valores o la injusticia? ¿Cómo podemos fortalecer esto?

_Descubriendo Oportunidades. En esta creativa e interesante sesión, cada participante compartió una experiencia o idea que funcionó bien en su grupo.

_Prosiguiendo hacia Delante. Tras la consulta identificaron pasos concretos.

Cada sesión duró dos horas e incluyó tanto tiempo de trabajo en grupos pequeños como períodos para compartir y debatir los resultados en las reuniones plenarias. Los participantes se prepararon para la consulta reflexionando acerca del informe de la Consulta Global IFES del Uso de las Escrituras y trayendo una idea para compartirla.

A través de la consulta, identificaron retos, compartieron nuevas ideas y muchos obreros decidieron centrarse en el Uso de las Escrituras en sus ministerios. Algunos planes para el futuro son:

  • afrontar asuntos globales en base a las Escrituras;
  • promocionar formas públicas y creativas para el Uso de las Escrituras en la universidad;
  • estudiar libros (enteros) de la Biblia de distintas partes de las Escrituras, en todas las conferencias;
  • desarrollar una red nacional que siga trabajando en el fortalecimiento del Uso de las Escrituras.

Para obtener más información, pueden ponerse en contacto con Ana Míriam Peralta, obrera regional de COMPA México y una de las líderes de la consulta: anamiriam (at) compa.mx.

Hay otras formas de detenernos y reflexionar. El año pasado, movimientos IFES en el Asia del Este celebraron una conferencia regional de seis días acerca del Uso de las Escrituras. Otros movimientos incluyeron sesiones acerca de diversos aspectos del Uso de las Escrituras en sus programas habituales.

Sencillamente, No Siga Corriendo. Puede ser que no le lleve donde quiere ir.

Sabine Kalthoff