Archivo de la etiqueta: estudio bíblico evangelístico

El Gozo de Estudiar la Biblia con Buscadores

Creo que los estudios bíblicos para buscadores son la forma más eficaz de presentar a Jesús a un amigo. Dios no es un mensaje, ni una teoría, sino una persona. Y conocemos a esta persona a través de las historias del Evangelio.

El contexto italiano en el que vivo se caracteriza por la sospecha y el escepticismo. Me sorprende encontrar en este contexto a más buscadores de los que esperaba, sienten curiosidad por estudiar pasajes bíblicos en un lugar seguro junto a otros buscadores. Y cuando vienen, es increíble ver sus reacciones:

Mi primera impresión fue de sorpresa: Descubrí en la Biblia una figura maravillosa, tan humana cuando se enfadaba y tan indignada ante la falta de fe y la hipocresía, y tan divina cuando habla con una autoridad nunca vista… que, ¡incluso es capaz de perdonar a los que le persiguen!’” nos cuenta Gianluca, un estudiante de medicina.

En estos estudios, he sido testigo una y otra vez de cómo la gente se adentra tanto en la historia, que Jesús parece saltar de entre las páginas. Ven a Jesús y ven a Dios. Están tan sorprendidos por sus acciones y tan impactados por sus palabras que tienen hambre de más. Según pasan las semanas y descubrimos distintos aspectos de este fascinante nazareno, muchos no pueden responder si no es siguiéndole.

Cuando la primera persona del grupo decide hacerlo, es increíble. Los demás ven que la vida de alguien (“uno de los suyos”) que estaba sentado con ellos unas semanas atrás ha sido transformada, al igual que las personas que aparecen en los Evangelios que están leyendo. El nuevo creyente se vuelve el testigo más poderoso del grupo de estudio bíblico.

“Es real. No es un cuento de hadas. Algo me ha pasado y no puedo comprenderlo completamente, pero sé que es real”, relata Viviana, una estudiante de negocios. Es tan intrigante que a veces otros miembros del grupo quieren experimentar lo mismo. Tuve el gozo de ver a grupos casi enteros de buscadores convertirse en seguidores de Cristo.

El poder de Dios está obrando a través de la gente que le ha conocido gracias a su Palabra. La Palabra se hizo carne y está viviendo entre nosotros hoy. Espera que respondamos con fidelidad y valentía para invitar a nuestros amigos a encontrarse con el Dios viviente en las historias del Evangelio.

Sarah Breuel, obrera de GBU en Italia
sarahbreuel (at) gbu.it

Sorprendida por Jesús

Yo solía creer que Biblia era un libro antiguo que nadie leía. Pero entonces en octubre de 2012 conocí a José, un graduado cristiano, y nos hicimos buenos amigos. Un día comenzamos a hablar sobre la Biblia. Para mí era un tema muy sensible y yo pensaba que para tener una buena relación con la gente había que evitar hablar de política y religión.

Entonces José me invitó a un estudio bíblico de COMPA. Después de asistir tenía más preguntas y dudas que antes. José me había regalado una Biblia pero no sabía cómo leerla, así que le pedí que me enseñara. Accedió y la semana siguiente tuvimos nuestro primer estudio bíblico oficial.

BiblestudyMexicoEl sistema que utilizaba COMPA México para estudiar la Biblia era parecido a la técnica de estudio que utilizaba yo en Ciencias y esto me resultó atractivo. Me sorprendí al darme cuenta de que era posible acercarse a la Biblia de forma racional.

Me sorprendió aún más la persona de Jesús. Descubrí una nueva cara de Jesús; conocí a un Jesús diferente. Antes pensaba que Jesús era una persona inteligente entre muchas que formaba parte de nuestra historia, la persona más inteligente de su tiempo. Pero no sabía que tenía un gran corazón lleno de amor. Antes pensaba que Jesús era sólo un ser humano, pero descubrí que era Dios.

Juan 1 fue especialmente importante para mí. Cuando leí este pasaje me quede confundida: ¿Cómo puede Jesús ser Dios? ¿Cómo puede ser una persona como yo y a la vez 100% Dios? Estas preguntas me llevaron a querer investigar más.

Al ir conociendo más a Jesús por medio de otras historias bíblicas empecé a entender más. Mi visión del mundo cambió y empecé a creer en un Dios personal. Fui consciente de mi pecado y de la oscuridad que había en mí. Y lo que es más importante: conocí el amor de Dios por medio de la gracia y la esperanza que nos da en Jesús.

Soy una persona de ciencias y antes de creerme algo tengo que estar segura de ello. Si alguien me hubiera mostrado un milagro, creo que no me lo habría creído. Pero me encanta leer y me encantan las palabras. Jesús entró en mi vida por medio de su Palabra. Descubrí que todas las pruebas necesarias para creer en Jesús están en la Biblia, la Palabra de Dios. A principios de 2014 empecé un grupo de estudio bíblico en mi propia facultad (ver foto).

Sara Medina, estudiante de Física y Química en México
(sara.medinagom (at) gmail.com)

Uncover: Presentar a Jesús a sus amigos

A veces las ideas más sencillas son las mejores. Uncover es una idea sencilla: un recurso de estudio bíblico con un diseño atractivo, que incluye seis estudios evangelísticos sobre el Evangelio de Lucas. Este librito se puede utilizar en grupos pequeños o de manera más informal de uno a uno.

Además, junto con el librito, se publicó una edición especial “Uncover” del Evangelio de Lucas. Anima a las personas interesadas a leer más allá de los pasajes que se incluyen en el librito de estudio bíblico y a seguir descubriendo la historia entera de Jesús. Esta edición del Evangelio incluye enlaces a pequeños vídeos en internet que responden a algunas de las preguntas que quizás tengan las personas interesadas al leer el Evangelio.

Tras una fase inicial de formación, el movimiento de IFES de Gran Bretaña (UCCF) desafió a todos sus miembros a leer el Evangelio de Lucas con al menos cinco de sus amigos no cristianos.

Sam Hardy se atrevió a aceptar este reto: “Le pedí a mi compañero de piso tímidamente que hiciera conmigo el estudio de Uncover, le encantó y se ha convertido”.

A Ed lo invitó Jonno, su amigo cristiano, a un estudio bíblico de Uncover. Nos cuenta: “Me pareció interesante estudiar el evangelio en profundidad con alguien que sabía más de él. Mientras más leía, más me preguntaba si sería verdad. Jesús siempre era capaz de responder a las preguntas de las personas y las amaba. Era un personaje fascinante”. A medida que Ed seguía investigando, le atraía Jesús cada vez más y se convirtió.

Podríamos contar muchas historias parecidas. Todo esto está ocurriendo en un contexto poscristiano, que significa que muchos estudiantes entienden poco o nada acerca de quién es Jesús y de lo que creen los cristianos. La gente suele tener una actitud negativa hacia la fe. Uncover invita a los estudiantes a examinar las pruebas de la vida y el propósito de Jesús utilizando el Evangelio de Lucas, para destapar o descubrir (“uncover” en inglés) por sí mismos quién es. En lugar de esperar que los estudiantes asistan a las reuniones cristianas, se les lleva el evangelio a donde están ellos: a la cafetería, a su piso o donde sea.

La respuesta a Uncover ha sido abrumadora. Los estudiantes han adquirido la visión más que en cualquier proyecto evangelístico que se ha llevado a cabo en el pasado. Se sentían con confianza para invitar a sus amigos a conocer Jesús por medio del evangelio. Desde que comenzamos este proyecto en 2011, miles de no creyentes han estado leyendo Lucas con sus amigos cristianos y cientos de personas han conocido a Jesús. La Palabra de Dios sigue siendo poderosa para atraer a los estudiantes a Jesús hoy en día, sea cual sea el contexto.

Nos ha animado mucho ver que Uncover ha inspirado a algunos de los otros movimientos de IFES de Europa. Algunos han traducido el material para poder utilizarlo en su propio contexto.

Para más información sobre Uncover, visiten: http://www.uccf.org.uk/uncover/.

Pod Bhogal (PBhogal (at) uccf.org.uk)
Director de Comunicaciones, UCCF

Un resultado inesperado después de leer las Escrituras. Un testimonio.

Aunque mis padres eran ateos, se consideraban musulmanes. Yo me hice musulmán tras la caída de la Unión Soviética, cuando la religión volvió a permitirse. Algunos de mis parientes me dijeron que me estaba volviendo cada vez más fanático.

Pero entonces mi hermana aceptó a Jesús como su Salvador y cuando nos comunicó su decisión, todos nos opusimos a ella. ¡Qué vergüenza para nuestra familia musulmana! La presionamos y yo incluso llegué a pegarle una vez. Mientras estuve fuera de casa en el ejército, la fe de mi hermana maduró y se hizo más valiente. Cuando volví me sorprendió la confianza con la que mi hermana compartía acerca de Jesús, pero sus palabras no me decían nada. Yo la veía como una traidora.

Un día mi hermana me invitó a unos cursos gratuitos de inglés. Me di cuenta de inmediato que las personas que ofrecían los cursos probablemente serían misioneros, pero me daba igual. Quería aprender inglés para poder encontrar un buen trabajo o emigrar a Occidente para tener una vida mejor. Después de las clases de inglés se nos invitó a quedarnos a unos estudios bíblicos. Después de un tiempo empecé a quedarme y discutíamos a menudo: Yo argumentaba que Jesús era sólo un profeta; ellos estaban convencidos de que era Dios. Algo que me impresionó fue el amor que mostraban. Yo a veces faltaba al respeto pero siempre me sentía aceptado.

Después de asistir a este grupo regularmente durante un año, decidí leer el evangelio. Quería probarles a estos “cristianos perdidos y engañados” que Jesús no era un Dios, sino sólo un profeta. Así que empecé a leer y muy a mi pesar disfruté con la lectura. Todos los días volvía a casa corriendo desde el trabajo para seguir leyendo. Todo iba bien hasta que leí Juan 14:6: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí”. Esta declaración me impactó. ¿“Nadie”? ¿Y los musulmanes? Entonces, ¿qué debo hacer? Deseaba que Jesús no hubiera dicho eso…

Entendí que tenía que tomar una decisión. Esta fue mi primera oración a Jesús: “Jesús, si realmente eres un Dios, házmelo saber y te seguiré”. Pasó algún tiempo y sentía una paz que nunca había sentido antes. Acepté a Jesús como mi Salvador. No se lo conté a nadie durante unos dos meses. Cuando se lo conté a mi hermana, me dijo con alegría: “¡Sabía que ocurriría! He estado orando por ti durante todos estos años”. Esto ocurrió en el año 2001 y he andado con el Señor desde entonces.

El autor trabaja como voluntario en el ministerio de IFES.

¿Cómo creerán ?

¿Cómo creerán en aquel de quien no han oído? (Ro. 10:14)

Sophie Ginolin

Antes de conocer a Cristo, mi vida no tenía sentido. Estaba buscándome a mí misma, mi identidad; no sabía qué hacer con mi vida y, sobre todo, tenía miedo. No tenía confianza en mí misma y casi siempre me sentía excluida y rechazada. Y tenía que hacerme mayor. Para hacerte mayor debes saber lo que quieres y encontrarle sentido a la vida. Yo no lo encontré y siempre cambiaba de opinión con respecto a mi carrera y mis estudios.

Hace unos meses, no podía imaginar que hubiera un Dios que gobernaba el universo y que mi voluntad podía ser sometida a un ser superior. Me sentía condenada a vivir sin dirección y creía que no había nada después de la muerte. Me habían contado algo sobre Dios vagamente cuando era más joven, pero tan vagamente que no conocía a Jesús. Pensaba que Dios estaba demasiado lejos y que era un concepto demasiado abstracto, y que no podía existir. Había rechazado completamente la idea de creer en Él. ¿Cómo podemos creer en esta imagen distante y confusa si nunca hemos estado en contacto con Él y no hay pruebas de su existencia? No podía entender la idea de la fe y además nunca había abierto una Biblia. Para mí era un libro severo, que intimidaba.

Pero ahora todo ha cambiado. He estado estudiando inglés en la Universidad de París durante los últimos tres años y el año pasado hice un curso titulado: “La Biblia en la literatura inglesa”. Fue entonces cuando empecé a asistir a IFES (International Fellowship of Evangelical Students) – GBU (Groupes Bibliques Universitaires) en francés. Una amiga me había hablado del grupo y me dijo que era un lugar para estudiar la Biblia. Fui porque quería aprender sobre este libro que no conocía y especialmente por mi curso.

Ha sido una de las mejores cosas que me han pasado nunca. Primero, porque las personas que he conocido allí ahora son buenos amigos, y segundo, porque allí oí hablar de Jesús por primera vez. Me sentí a gusto en el grupo casi desde el principio, aunque aún no creyera en Dios.

Ocurrió durante un fin de semana organizado por IFES en febrero de 2011. Fue entonces que realmente me di cuenta de que Dios era la pieza que faltaba en mi vida. Creo que lo que más me ayudó a tomar el paso de fe y creer en Dios fue el hecho de conocer más y más sobre Jesús por medio de los estudios bíblicos de IFES.

Sophie , estudiante francesa