Archivo de la etiqueta: evangelización

Alan conoció a Dios

*Los nombres han sido modificados al ser una ubicación sensible.

[Photo by Erika Giraud on Unsplash]

Quiero compartir cómo llegué a conocer a Dios. No le estaba buscando, me encontró Él a mí. Llegó a mí en el momento más difícil de mi vida. Llegué a un punto en el que quise quitarme la vida.

Fue inesperado. Estaba paseando por mi universidad y vi a una estudiante repartiendo folletos. Me acerqué a ella y, de alguna forma, esta persona parecía brillar. Tras recibir ese folleto pensé durante un tiempo y luego decidí ir a esa reunión. Esa noche, el debate se centraba en la verdad y concluyó con el pensamiento: “La verdad te hará libre.” Eso me impactó.

“Para nosotros, como obreros, Alan parecía muy sospechoso. Hizo muchas preguntas acerca de quiénes éramos. Pero también tenía muchas preguntas genuinas acerca de la fe. Nos preguntábamos si era un espía, por lo que decidimos no reunirnos con él. Le dijimos que podía leer la Biblia si quería encontrar respuestas a sus preguntas.

¡Y lo hizo! Se descargó la Biblia en su teléfono y buscó en Google qué debía leer primero; así que comenzó por el Evangelio de Juan. Fue gracias a sus propias lecturas de las Escrituras que decidió seguir a Cristo.”

Busqué a los obreros de IFES y les dije: “Quiero conocer a Dios, conocer a Jesús y crecer en Él.” Dios empezó a cambiar todo en mi vida. Mis amigos me rechazaron. Al leer la Palabra de Dios llegué a perdonar a mis padres. Estaban sorprendido y empezaron a preguntarse el por qué.

“Luego descubrimos que el padre de Alan trabajaba en el departamento de asuntos religiosos de la KGB en nuestro país, por eso parecía estar tan bien conectado y ser tan inquisitivo. Sin embargo, su interés era auténtico; empezamos a reunirnos con él para realizar estudios bíblicos uno-a-uno.”

Cuando mis padres descubrieron que iba a estudios bíblicos, se sintieron en shock. “No necesitamos un hijo así.” Me pregunté qué hacer, mi padre dijo “La familia o Dios: elige.” Por lo que empecé a recoger mis pertenencias.

Entonces mis padres me dijeron: “Quédate, te sacaremos de esto a rastras”. No fui a la iglesia en dos semanas, me reuní con varias personas, con un Mullah, me llevaron a la mezquita. A través de todos estos contactos, comprendí que había algo en mi corazón, la salvación estaba dentro de mí, fue increíble. Empecé a pasar más tiempo en la Palabra de Dios, y comprendí cuánto me ama Dios. Le doy gracias a Dios por este ministerio por el que llegué a conocer a Dios.

“Durante este tiempo, estudiamos 1 de Pedro con Alan, centrándonos en mantenernos firmes en Jesús a pesar del sufrimiento. Me dijo ‘Siento que han escrito esto solo para mí’. Alan era un estudiante de último año, me dijo que lo único que quería en la vida era ayudar a los demás a encontrar a Cristo. Ahora se ha unido a nuestro movimiento de IFES como un pasante en una ciudad distinta donde puede disfrutar de más libertad al estar alejado de sus padres. Siente verdadera pasión por ayudar a los demás a encontrarse con Jesús en Su Palabra.”

 

Nina: Profesora y buscadora

*Los nombres han sido modificados al ser una ubicación sensible.

[Photo by Ifrah Akhter on Unsplash]

Nina es una mujer increíble. Es una madre soltera que tiene varios trabajos para poder sacar adelante a su familia. Es una profesora universitaria y una tutora privada de idiomas para niños locales y extranjeros que necesitan aprender el idioma local. Aun con un horario tan demandante, tiene tiempo para pensar y soñar cómo podría llegar a ser la vida.

Nina es de una minoría étnica en un país de mayoría musulmana en Asia. Este grupo étnico cuenta con muy pocos creyentes… Ni ella misma está siguiendo a Cristo aún. Pero al conocer su historia se ve claramente que el Dios de toda creación ha estado tras ella…

Desde los misioneros sudamericanos que se hicieron amigos de ella y le ayudaron a superar unos momentos difíciles, hasta la invitación casual de trabajar en una escuela privada fundada por cristianos, pasando por las múltiples amistades que ha forjado, las conversaciones acerca de la fe y la forma en la que ha experimentado un ambiente de trabajo cuando se vio rodeada por creyentes en Jesús.

Mary, una estudiante mayor y una creyente madura, oraba por ella con frecuencia, observando y esperando la oportunidad de compartir la Palabra con ella. La paciencia de Mary no significaba falta de acción, sino una oración activa. Durante este tiempo de espera y oración, creció una relación de amistad y confianza. Nina empezó a compartir acerca de su familia con Mary y le relató su historia, y comenzó a compartir sus esperanzas y sus sueños. Cuando Nina perdió a un familiar, habló con Mary acerca de la muerte, lo que le dio una oportunidad para compartir un versículo de las Sagradas Escrituras. Pero el gran deseo de Mary era leer la Biblia con Nina, para que Nina pudiera conocer a Dios por medio de su Palabra….

Tras un tiempo, Nina le preguntó a Mary si podían leer la Biblia juntas. Nina invitó a Mary, y no al contrario. Y esto dio inicio a una serie de encuentros en otros momentos que no las clases, para leer las Escrituras juntas.

Mary llevó a Nina por la Biblia, empezando por el principio… Guiándola por la gran historia de las Escrituras, presentándole a Dios en estas historias y observando sus interacciones con las personas. Trazaron juntas la gracia de Dios en la Biblia, llegando hasta la historia del Evangelio.

Mary le pidió a Nina que encontrase los pasajes, los leyera en voz alta y que resumiera lo que leían juntas. De esta forma aprendió por sí misma la gran historia del amor y del propósito de Dios.

Durante parte de la pandemia del coronavirus, conectaron a diario y leyeron el Evangelio juntas. Nina aprendió a orar y a leer con su buena amiga cristiana.

Aunque la Biblia, como ella diría, no es ‘su libro’ todavía, Nina compartió las historias que estaba escuchando y aprendiendo con sus amigas porque se sentía conmovida por lo que estaba leyendo y estaba convencida de que estas historias serían de ayuda para sus amigas…

Renovado en la Palabra de Dios

Asistí al webinario de Compromiso con las Escrituras de IFES (La Palabra en medio nuestro – Los gemidos de la vida y el Dios en la cruz) cuando todo el mundo tenía miedo de una pandemia y también había desesperanza en nuestras propias vidas. Estaba muy preocupado por mi madre, mi mujer y mis dos hijas, de siete y dos años y medio de edad. Parecía que era el fin del mundo, pues las iglesias estaban cerradas y no había grupos de estudio bíblico ni reuniones cristianas. Al mismo tiempo, había muchas oportunidades para aprender la Palabra de Dios. El webinario de Compromiso con las Escrituras de IFES fue una de ellas.

Mientras Yohan Abeynaike, de Sri Lanka, lideraba estos estudios, me sentí reconfortado al saber que nada excepto Dios es eterno. Esta pandemia acabará y aunque esta pandemia global nos cause tristeza, sabemos que Dios también está sufriendo a causa de ella y nos puede dar consolación. En nuestro sufrimiento, sabemos que Dios ha sufrido en la cruz. Estos estudios bíblicos me recordaron que nuestro Dios es un Dios de perdón y nos está invitando a experimentarlo de su propia mano. Puedo ver el cumplimiento de su promesa en mi vida de que nunca me dejará ni me abandonará, gracias a lo que hizo Jesucristo para pagar mis pecados. Sentí la provisión y protección de Dios en mi vida y mi familia.

En estos seminarios, encontré mi identidad como hijo de Dios y no como un esclavo. Si me siento perdido y atareado por las cosas del mundo, siempre tengo la opción de volver a Él y descubrir que está dispuesto a aceptarme. Me di cuenta de que Dios tiene el poder de renovar cosas en nuestra vida, de la misma forma en la que ha transformado tantas cosas en el mundo. Él renovó las Escrituras en mi vida, su visión ha sido renovada en mí y mis relaciones familiares han adquirido un nuevo encanto después de compartir todos estos descubrimientos sobre la Palabra de Dios con los demás.

El crecimiento mediante el webinario de Compromiso con las Escrituras fue una fuente de motivación para mi obra misionera entre mis círculos cercanos a través de las redes sociales. He compartido con mis amigos no cristianos lo que he aprendido y su perspectiva sobre la pandemia ha cambiado. Fui renovado en mi obediencia, al recordar que Dios me ha asignado una misión y que tengo el deber de proclamar su Palabra a todas las naciones, pueblos y grupos étnicos.

Khurram Younis
Obrero de PFES en Pakistán

La Biblia y la Salud Mental

Imagínate que tu amiga te dice que quiere suicidarse esta noche. Imagínate la desesperación que puedes ver en sus ojos. Está claro: ya no quiere vivir. El silencio llena la sala. ¿Qué dirías? ¿Qué puedes hacer tú?

Nueva Zelanda tiene un ratio muy alto de suicidio juvenil. Es dos veces mayor que en Estados Unidos y cinco veces superior que en Gran Bretaña. Para muchos estudiantes, lo anterior no es un escenario hipotético, sino que se trata de una conversación real que han mantenido.

Esta realidad se hizo patente cuando formaba a los estudiantes en evangelización el año pasado. Cuando leíamos el contenido del Evangelio y cómo podemos compartirlo, su inseguridad al relacionarse con los amigos que viven con depresión y ansiedad se volvió evidente. Vieron la importancia de unirse a ellos en su sufrimiento, pero ¿era el Evangelio que necesitaban ahora? ¿Cómo podrían ser buenas nuevas para ellos?

Me di cuenta que había dos necesidades. En primer lugar, los estudiantes deben desarrollar una ‘lente cristiana’ usando la Biblia a través de la cual vemos la enfermedad mental. En segundo lugar, los estudiantes también necesitan comprender qué aspecto tienen la ansiedad y la depresión. Esto les permitirá amar y compartir mejor el Evangelio con las personas que les rodean, para la gloria de Dios. Así nació el evento de capacitación ‘La Biblia y la Salud Mental’.

Tim Capill, un pastor en Christchurch, vino y nos dio una perspectiva bíblica acerca del origen y la solución a nuestro sufrimiento. Basados en el Salmo 139, habló acerca de seis verdades que mantenemos acerca de Dios mientras sufrimos. Fue una charla maravillosa que proporcionó un marco bíblico sólido acerca del sufrimiento y, en particular, cómo podemos confiar en Dios para superar la depresión y la ansiedad.

Dana Lee – una psicóloga cristiana especializada en la juventud y el trauma vino para realizar dos seminarios que se centraban en el aspecto de la depresión clínica y la ansiedad. Practicábamos en parejas, usando escenarios y centrándonos en nuestra capacidad de escucha.

Fue un evento con una gran participación: vinieron más de 50 estudiantes para su formación. Como organizador, me anima ver que estos estudiantes tienen ahora una mejor comprensión y mayor compasión para los que sufren depresión y ansiedad. También se han convencido más aún de que la necesidad más profunda de sus amigos es la misma que la de cualquiera de nosotros: el Evangelio de Jesucristo.

Candy Grice, obrera de TSCF Nueva Zelanda
CandyG@tscf.org.nz

Lectura recomendada (por Sabine Kalthoff, Secretaria de IFES para el Compromiso con las Escrituras): Mark Meynell, When Darkness seems my Closest Friend – Reflections on life and ministry with depression (en inglés). El relato honesto de un camino personal con unas reflexiones generales muy útiles. Una lectura que merece la pena.

Un recurso valioso en la formación y en la misión

“La Palabra en medio nuestro” es un recurso muy valioso que hemos implementado como parte de la capacitación a nuevos líderes estudiantiles en Jalisco. El librito ha ayudado a los estudiantes profundizar sus convicciones sobre las Escrituras, a cultivar una actitud de amor a la Palabra, los ha animado y desafiado a vivir su fe conforme a la Palabra, les ha animado a confiar en el poder e impacto de la Palabra.

Isaac fue uno de los primeros estudiantes con quién iniciamos viendo cada semana los seis aspectos fundamentales del compromiso con las Escrituras que encontramos en el recurso. Como resultado podía ver como Isaac terminaba profundizando en su vida personal y en su relación personal con la Palabra, así de manera natural él podía ver la relevancia y la importancia de hacer la misión en la Universidad, y le traía a su corazón más confianza de hacer la misión, con una motivación correcta.

Por otro lado, la guía de preguntas en la página 27 de “La Palabra en medio nuestro” nos ha ayudado a acercarnos e invitar nuevos estudiantes a los grupos de estudio bíblico dentro del campus. Les pedimos permiso para realizar las preguntas y cuando acceden, iniciamos preguntándoles “¿has tenido algún contacto con la Biblia?”. De ser así, “¿dónde y cuándo?”. Muchas de las veces nos responden que sí, sin embargo cuando vamos avanzando en las preguntas, ellos terminan descubriendo que saben muy poco de la Biblia, y al reconocer esto se muestran abiertos a participar en algún espacio para aprender más sobre la Biblia. Es en ese momento donde los invitamos al estudio bíblico en la universidad, muchos acceden a asistir, otros por lo menos consideran asistir en alguna otra ocasión.

Así conocimos a Mónica, estudiante de Biología. Ella accedió a asistir a al grupo de estudio bíblico después que le hicimos las preguntas de la página 27. Ese día estudiamos Marcos 2:13-17, acerca del llamamiento de Leví. Ella se mostró muy abierta y participativa, se fue contenta y regresó a la siguiente semana. Así comenzó asistir al estudio bíblico cada semana durante todo el semestre y a lo largo de este tiempo hemos crecido en amistad con ella.

Como obreros del ministerio tenemos la responsabilidad de equipar a los estudiantes para desempeñar la misión de la mejor manera, y ayudarlos a profundizar en las Escrituras. Por eso, con el propósito de capacitar a nuestros nuevos líderes estudiantiles nos apoyamos en este valioso recurso de “La Palabra en medio nuestro”.

Rosa Angélica Ramírez Blanco
Obrera en Jalisco
Compañerismo estudiantil

Resultados de gran alcance al alcanzar a los estudiantes internacionales

Me llamo Masha y aún soy estudiante. Mi padre no es creyente y trabajaba para los servicios de seguridad del estado hasta que se jubiló. Mi madre sí era cristiana, pero murió cuando yo tenía nueve años. Yo conocía la verdad desde pequeña, pero no me inspiraba. No me importaba demasiado la vida después de la muerte, el creador del mundo ni otras preguntas profundas. A pesar de que sabía que Dios existe, no tenía interés por relacionarme con él. Pero después de un campamento cristiano, con 19 años, comencé a ir a la iglesia y seis meses más tarde acepté a Jesús.

Me involucré en el ministerio de estudiantes internacionales. Vi la gran necesidad de servir a esos estudiantes, que sufren de soledad al estar lejos de sus familias y hogares. Una de esos estudiantes era Katia (nombre cambiado), una chica de uno de los países más cerrados de Asia central. Provenía de un contexto ortodoxo tradicional, pero sabía muy poco sobre Dios o la Biblia. Comenzó a asistir a la iglesia gracias a una amistad que también iba. Dos meses después, dejó de venir.

Decidí dar el primer paso y le pregunté si quería que nos viéramos. Dijo que no varias veces, excusándose en que estaba muy ocupada con los estudios. Pero al final encontramos un día y quedamos. Tuvimos una gran conversación. Compartí mi historia y le propuse leer la Biblia juntas (al comenzar mi vida cristiana, yo también leí la Biblia con alguien). Nunca había invitado a nadie a leer la Biblia conmigo. Me asustaba un poco y no tenía ni idea de cómo dirigir un estudio bíblico. Me alegré mucho cuando aceptó. Empezamos a quedar cada semana. Durante los encuentros, me hacía muchas preguntas sobre el cristianismo y el evangelio. Su estrategia consistía en hablar poco y preguntar mucho. ¡Pero me gustaba! Y me animó mucho ver que volvió a asistir a la iglesia.

Durante el fórum estudiantil internacional que organizamos, Katia escuchó mucho sobre Jesús y su amor. También tuvo tres sueños en que intentaba huir del demonio y Jesús la salvaba. Después del fórum, aceptó a Jesús. Ahora viene a la iglesia y a las reuniones para estudiantes internacionales, y también seguimos con nuestro estudio bíblico personal. Es motivador ver cómo ha crecido en su vida espiritual. En mayo se bautizó. Dijo: “¡Creo que Dios no me trajo a este país por casualidad!”.

Masha, estudiante de Lingüística en Europa oriental

Las Escrituras en charlas evangelísticas

Cuando evangelizamos en un contexto universitario quiero tratar asuntos que son relevantes para los estudiantes mientras muestro que la Biblia habla de una forma relevante acerca de estos asuntos. Los cuestionarios nos ayudaron a identificar algunos temas que conectan con los estudiantes. Por ejemplo: la identidad, los logros y la auto-estima, las relaciones, el significado de la vida y de la muerte.

Empiezo mis charlas con las preguntas más profundas que subyacen bajo el tema: ¿Cómo podemos formar nuestra identidad y auto-estima? ¿Qué implicaciones tiene vivir en una sociedad que basa su identidad en los logros? ¿Logro, luego existo? ¿Esto cómo afecta a nuestra sociedad, a nuestras relaciones y a nuestro ser? Planteo preguntas, propongo análisis y observamos las respuestas que nos ofrecen las tendencias actuales de nuestra sociedad. Entonces relaciono el asunto al pasaje de las Escrituras, explicando cómo y por qué Dios puede formar parte de la imagen, y observamos juntos el contexto bíblico.

Mis razones para abrir la Biblia con los estudiantes en este contexto son:

  • Quiero que los estudiantes empiecen a explorar la Biblia solos, muchas veces distribuimos copias del Evangelio en la sala y leemos el pasaje juntos;
  • No solo quiero hablar de “Dios”, sino que quiero que la gente se encuentre con Jesús. Dios se reveló en persona y quiero que la gente conozca a esta persona, invitándoles a ver los relatos que hay acerca de su vida;
  • Estoy convencido que el Espíritu Santo quiere hacer que las palabras de la Biblia vivan en los corazones de las personas.

Logro, luego existo. ¿Cuál sería un buen pasaje para ayudarle a la gente a comprender que Dios es diferente y que nos trata de una forma diferente a nuestra sociedad? En Mateo 20:1-16, Jesús relata una historia que nos revela el carácter de Dios. Nos resulta sorprendente, más bien, chocante: Nos trata según su bondad y no según nuestros logros. Pero su bondad también revela la maldad de nuestro corazón: ¿Siente envidia porque soy generoso?

Al relacionar esta historia bíblica con el tema, quiero que los estudiantes comprendan que Jesús es relevante para sus vidas. Aquí hay otros ejemplos de cómo he vinculado temas y pasajes bíblicos:

  • Relaciones (ser usados por otros; sanidad y perdón); Lucas 7:36-50.
  • Muere feliz: Comamos y bebamos porque mañana estaremos muertos: Lucas 12:16-19.
  • Religión (contrastada con la realidad de Jesús): Filipenses 2:5-11. 

Encontrarse a Jesús en estas historias ha llevado a muchos estudiantes a leer los Evangelios por sí mismos. De esta forma, la Palabra de Dios se convierte en el evangelista.

Martin Haizmann
Secretario General Asociado IFES
martin.haizmann(at)ifesworld.org

Uncover: Presentar a Jesús a sus amigos

A veces las ideas más sencillas son las mejores. Uncover es una idea sencilla: un recurso de estudio bíblico con un diseño atractivo, que incluye seis estudios evangelísticos sobre el Evangelio de Lucas. Este librito se puede utilizar en grupos pequeños o de manera más informal de uno a uno.

Además, junto con el librito, se publicó una edición especial “Uncover” del Evangelio de Lucas. Anima a las personas interesadas a leer más allá de los pasajes que se incluyen en el librito de estudio bíblico y a seguir descubriendo la historia entera de Jesús. Esta edición del Evangelio incluye enlaces a pequeños vídeos en internet que responden a algunas de las preguntas que quizás tengan las personas interesadas al leer el Evangelio.

Tras una fase inicial de formación, el movimiento de IFES de Gran Bretaña (UCCF) desafió a todos sus miembros a leer el Evangelio de Lucas con al menos cinco de sus amigos no cristianos.

Sam Hardy se atrevió a aceptar este reto: “Le pedí a mi compañero de piso tímidamente que hiciera conmigo el estudio de Uncover, le encantó y se ha convertido”.

A Ed lo invitó Jonno, su amigo cristiano, a un estudio bíblico de Uncover. Nos cuenta: “Me pareció interesante estudiar el evangelio en profundidad con alguien que sabía más de él. Mientras más leía, más me preguntaba si sería verdad. Jesús siempre era capaz de responder a las preguntas de las personas y las amaba. Era un personaje fascinante”. A medida que Ed seguía investigando, le atraía Jesús cada vez más y se convirtió.

Podríamos contar muchas historias parecidas. Todo esto está ocurriendo en un contexto poscristiano, que significa que muchos estudiantes entienden poco o nada acerca de quién es Jesús y de lo que creen los cristianos. La gente suele tener una actitud negativa hacia la fe. Uncover invita a los estudiantes a examinar las pruebas de la vida y el propósito de Jesús utilizando el Evangelio de Lucas, para destapar o descubrir (“uncover” en inglés) por sí mismos quién es. En lugar de esperar que los estudiantes asistan a las reuniones cristianas, se les lleva el evangelio a donde están ellos: a la cafetería, a su piso o donde sea.

La respuesta a Uncover ha sido abrumadora. Los estudiantes han adquirido la visión más que en cualquier proyecto evangelístico que se ha llevado a cabo en el pasado. Se sentían con confianza para invitar a sus amigos a conocer Jesús por medio del evangelio. Desde que comenzamos este proyecto en 2011, miles de no creyentes han estado leyendo Lucas con sus amigos cristianos y cientos de personas han conocido a Jesús. La Palabra de Dios sigue siendo poderosa para atraer a los estudiantes a Jesús hoy en día, sea cual sea el contexto.

Nos ha animado mucho ver que Uncover ha inspirado a algunos de los otros movimientos de IFES de Europa. Algunos han traducido el material para poder utilizarlo en su propio contexto.

Para más información sobre Uncover, visiten: http://www.uccf.org.uk/uncover/.

Pod Bhogal (PBhogal (at) uccf.org.uk)
Director de Comunicaciones, UCCF

¡Vengan y conozcan a Jesús!

A muchos estudiantes no les interesa leer la Biblia. Creen que es irrelevante, poco fiable o simplemente que está anticuada. Sin embargo, la forma de conocer a Jesucristo es a través de las Escrituras. ¿Cómo podemos ayudar a los estudiantes a conocer a Jesús en la Biblia y por medio de ella?

El Experimento Marcos es una iniciativa que tiene este objetivo. Los estudiantes invitan a sus compañeros a venir a ver esta obra de 90 minutos que trata de la vida de Jesús. Se representa con el público formando un círculo (ver foto). De esta forma los espectadores son atraídos a lo que está ocurriendo, en lugar de observar desde la distancia. Después de ver la obra, un estudiante no cristiano de Chile dijo: “Es difícil no llorar. Y es increíble pensar que esto quizás haya ocurrido de verdad”. Los estudiantes escuchan el evangelio de una forma real y atractiva.

El Experimento Marcos lo representan 15 estudiantes que no tienen por qué tener experiencia previa como actores. Con un material que ya existe, aprenden la estructura y el contenido básico del evangelio de Marcos y entonces, con la ayuda de un director que ha recibido formación, preparan la representación.

Muchos de los actores se sienten conmovidos profundamente por esta experiencia:

  • “Aprendí del evangelio como nunca antes lo había hecho. Me acercó más a Jesús porque era como si viviera con él cuando él pisaba la tierra”. (Actriz letona).
  • “Durante las últimas semanas se me han quedado escenas de la obra y han moldeado mi vida y mi forma de pensar. Pocas veces he vivido un texto tan intensamente”. (Actor alemán)

Liene Lice, que ha estado dirigiendo el Experimento Marcos en Letonia, comenta: “Nadie puede permanecer indiferente después de verlo: algunas personas ríen, otras lloran, algunas se quedan pensativas… todos experimentan el evangelio”.

El Experimento Marcos lo han utilizado movimientos de IFES en más de diez países. El movimiento de Chile, por ejemplo, lo representó por primera vez en 2011. Desde entonces lo han llevado a cabo más de 25 veces y más de 1.500 personas han escuchado las palabras de Jesús por medio del evangelio de Marcos. En Alemania se representa la obra muchas veces en la universidad. Es una buena forma de hacer que Jesús sea un tema de conversación en el mundo estudiantil. Después se entrega a los asistentes el guión de la obra: una copia del evangelio de Marcos.

Si quieren más información, visiten la página web del Experimento Marcos. Si les gustaría investigar para ver si la obra es relevante para su contexto, pónganse en contacto con Andrew Page, quien desarrolló el Experimento Marcos: andrew (at) themarkdrama.com.

“¿Quién es este, que hasta el viento y el mar le obedecen?” (Marcos 4:41). Ayudemos a otros a descubrir a Jesús y a la vez lo descubriremos nosotros más profundamente.

Sabine Kalthoff

Otros enlaces:
Experimento Marcos por GBU Chile en Facebook (en español)
Blog del Experimento Marcos por GBU Francia (en francés)
Blog del Experimento Marcos por SMD Alemania (en alemán)
Video: Jesús sana a un paralítico (en inglés)