Los estudiantes se oponen a la corrupción

En África la corrupción está en todas partes y Ghana no es ninguna excepción. No importa dónde vayas, parece que siempre hay alguien esperando un soborno, un favor o algo para que hagan el trabajo por el que se les paga. Este problema representa un obstáculo para el desarrollo del país y es un gran problema en el carácter de una nación en la que más del 60% de la población dice ser cristiana.

Pero, ¿de dónde viene esta corrupción? Donde hay fruto se debe examinar la raíz y parece ser que un sitio en el que se plantan las semillas de las prácticas corruptas es en los exámenes universitarios. Hacer trampa, de una forma u otra, se ha convertido en algo endémico en nuestras facultades. Los estudiantes del movimiento de IFES de Ghana (GHAFES), sin embargo, se están oponiendo a esta práctica.

El año pasado los estudiantes de GHAFES de la Universidad de Cape Coast decidieron lanzar un proyecto, C.A.M.E., Campaign Against Malpractice in Examination (Campaña en contra de conductas incorrectas en los exámenes). Esta campaña va dirigida a los estudiantes cristianos, porque muchos de ellos han entrado en la cultura de hacer trampa, que está cada vez más presente, adoptando la visión de que “todo el mundo lo hace”. El objetivo es recordar a estos estudiantes que es pecado hacer trampa en los exámenes y retarles a dejar de hacerlo, para así poder ser de ejemplo en la universidad en general y ser un referente de integridad.

bannercorruptionLos estudiantes de GHAFES están concienciando a la gente en la universidad de muchas formas innovadoras y variadas. Por ejemplo, con una pancarta (ver imagen), folletos, pegatinas y carteles. Proyectaron un documental en seis facultades diferentes del campus para revelar y poner de manifiesto este tema. Esta campaña también incluía cuatro fórums interactivos en las facultades donde estas acciones ocultas se podían sacar a la luz y se podían tomar pasos para tratarlas.

Algunos estudiantes reaccionaron de forma negativa a la campaña y pidieron a GHAFES que la detuvieran porque creían que era un obstáculo para su progreso en la universidad. Los estudiantes de GHAFES han seguido adelante a pesar de ello y confían en que “Más vale pobre pero honrado, que rico pero perverso” (Proverbios 28:6). ¿Cuáles han sido los resultados?

Por ahora ha habido estudiantes que se han comprometido abiertamente a no hacer trampa en los exámenes y confiamos en que estas confesiones tan honestas nos guiarán a todos y nos mantendrán a raya. Muchos estudiantes cristianos con los que hablamos no veían nada malo en ayudar a otros estudiantes con los exámenes, pero gracias a la campaña se dieron cuenta de que tanto dar como recibir ayuda está mal. (Elikem Aflakpui, presidente de GHAFES en la Universidad de Cape Coast)

Damos gracias a Dios por estos estudiantes que están llevando a cabo iniciativas para cambiar su universidad y oramos para que sus esfuerzos continuos tengan fruto, no sólo en las universidades sino en toda la sociedad de Ghana.

Victor Obeng (info(at)ghafes.org)
Secretario General de GHAFES

Un Festival de Arte por la Justicia comunica un mensaje de esperanza

Cuando leo las Escrituras siempre me sorprende lo mucho que contiene acerca de la justicia. Me iba dando cuenta de esto cada vez más a medida que nos preparábamos para el Festival de Arte por la Justicia. Nuestro grupo local de estudiantes de GEU (el movimiento de IFES de Guatemala) organizó este festival de un día en nuestra universidad. Invitamos a todos los estudiantes a venir y expresar su opinión acerca de la justicia por medio de las artes (literatura, teatro, música, fotografía…) mientras que nosotros preparábamos presentaciones artísticas desde un punto de vista cristiano.

Dios nos enseñó mucho a través del proceso de preparación del festival. La corrupción y la injusticia son el pan nuestro de cada día en nuestro país. Hace algún tiempo invitamos a los estudiantes a hacerle a Dios una pregunta. Muchas respuestas iban relacionadas con temas de la justicia, por ejemplo: “¿El hecho de que no haya justicia en nuestro contexto no demuestra que Dios es indiferente o que ni siquiera existe?” Nos sorprendimos al darnos cuenta de que incluso a la luz de esta realidad, no teníamos una idea muy profunda de la justicia bíblica.

Empezamos a indagar en la Palabra de Dios y a través de un camino muy emocionante encontramos verdades transformadores y más preguntas difíciles. Encontramos a un Dios al que le interesa enormemente la justicia. Encontramos que toda la raza humana, incluidos nosotros mismos, somos culpables, injustos y que tendemos a hacer lo que está mal. Encontramos esperanza para la humanidad por medio de un sacrificio único que nos justifica, redime, restaura y transforma, para que podamos llegar a ser portadores de justicia hoy en día, mientras esperamos el día en el que la justicia será completa.

También como parte de nuestra preparación visitamos algunas de las situaciones de injusticia en nuestra ciudad. Una imagen se me ha quedado de una visita a un vertedero de la Ciudad de Guatemala: una madre soltera que vivía con nueve hijos en una casa de 4 m2; personas que hurgaban en los desperdicios buscando comida o algo para vender. A la vez estábamos teniendo un estudio bíblico sobre cómo Dios ve a Agar y tiene misericordia de los oprimidos.

Las cosas que aprendimos por medio de las Escrituras nos inspiraron a crear una serie de presentaciones artísticas para el festival. Una de ellas fue una obra de teatro basada en el libro de Romanos y en el tema de la justicia. La escribieron algunos de los obreros artsfestival2de COMPA México y también nos ayudaron a prepararla.

Unos 650 estudiantes asistieron al festival y más de 100 estudiantes colaboraron con presentaciones artísticas. Estamos inmensamente agradecidos porque la universidad se volcó con mucho entusiasmo en un tema sobre el que la Biblia tiene mucho que decir. El arte fue un gran vehículo para comunicar las verdades bíblicas y para contestar a las preguntas sobre Dios, nosotros y el mundo. Alabamos a Dios porque su Palabra trae vida verdadera y esperanza a nuestra vida, a la universidad y a nuestra sociedad.

Jhonny Corado (jhonnycorado(at)hotmail.com)
Estudiante de Arte, GEU Guatemala; coordinador del Festival de Arte

¿Qué es el Compromiso con las Escrituras?

Es una pregunta sencilla pero merece la pena detenerse a pensar sobre ella. ¿El compromiso con las Escrituras significa lo mismo que leer la Biblia?

IFES comenzó a utilizar el término “El Compromiso con las Escrituras” (“Scripture Engagement” en inglés) en la Visión de Piedras Vivas 2020. Este término también se traduce como “Compromiso con las Escrituras.” Pienso que esta terminología es útil porque nos invita a reflexionar sobre cómo tener una visión amplia y relacional del lugar que ocupan las Escrituras en nuestra vida.

_El compromiso con las Escrituras significa estudiar la Biblia. Pero va mucho más allá: También es amar, vivir y compartir la Palabra de Dios.

_El compromiso con las Escrituras requiere tiempos y lugares específicos en los que interaccionamos con la Palabra de Dios. Pero va mucho más allá: El compromiso con las Escrituras no es sólo una actividad. Es un estilo de vida.

_El compromiso con las Escrituras nos ayuda a conocer cada vez más acerca de Dios y de este mundo. Pero va mucho más allá: Significa profundizar en un encuentro transformador con el Dios vivo.

En el centro de las Escrituras se halla una relación. El compromiso con las Escrituras es interaccionar con el Dios vivo por medio de su Palabra escrita. Los textos de las Escrituras no son sólo objetos de estudio, sino una habitación en la que entramos para encontrarnos con Jesús (ver Juan 5:39-40). Por lo tanto la Palabra de Dios nos lleva a la presencia de Dios mismo: nos invita a conocerle y a confiar en Él, recibir su gracia, disfrutar de su comunión y renovar nuestro compromiso con Él.

El compromiso con las Escrituras implica escuchar y responder a Dios. Sabemos muchas cosas pero luchamos la hora de aplicarlas a la vida: muchos de nosotros tenemos mucho en la cabeza pero hacemos poco con los pies. Pero es esencial una respuesta. La Palabra de Dios no se nos dio para que fuéramos estudiantes inteligentes, sino discípulos y personas que aman a Jesús, que encarnamos su evangelio en medio de un mundo roto y perdido.

Así que el compromiso con las Escrituras no está completo hasta que se aplica a la vida: por medio de lo que decimos y hacemos (ver Mateo 7:24-27). Esto sólo ocurrirá si estamos dispuestos a obedecer y somos capaces de aplicar las Escrituras de forma que sean relevantes para nuestro contexto. El compromiso con las Escrituras, Dios y el mundo que nos rodea necesitan ir de la mano.

¿Quién es el actor principal en el compromiso con las Escrituras? ¿Soy yo, que abro la Biblia y la estudio? No: es Dios. A medida que empezamos a examinar las Escrituras pronto descubrimos que somos examinados por la Palabra. Dios utiliza las Escrituras para conectar con nosotros por medio de la obra del Espíritu Santo. Así que venimos dispuestos a escuchar, a ser cambiados y a ocupar un puesto como participantes activos en la historia de Dios en este mundo.

La Biblia menciona muchas formas de utilizar la Palabra de Dios: alabar, honrar, escuchar, meditar, aprender, recordar, devorar, estudiar, entender, aceptar, recibir, confiar, hacer, obedecer, enseñar, cantar, proclamar… y muchas más. Todo esto significa el compromiso con las Escrituras. Este vídeo reflexiona sobre uno de estos verbos: devorar la Palabra de Dios.

¿Qué es el compromiso con las Escrituras? Pueden dedicar un tiempo a debatir sobre esta pregunta en su grupo estudiantil o equipo de obreros. ¡Merece la pena!

Sabine Kalthoff

¿Por qué? ¿Para qué?

IFES está comprometido con las Escrituras como la Palabra de Dios para con nosotros. Queremos que los estudiantes lean y estudien la Biblia. ¿Por qué? Por favor, deténgase por un momento y considere por qué lee la Biblia. ¿Cuáles son sus expectativas cuando lo hace?

Leer la Biblia no es un fin en sí mismo. No se trata de cumplir con un deber cristiano, no es algo que hagamos por hacer. No se trata tampoco de coleccionar información y hechos (y aburrirnos con pasajes bíblicos que creemos conocer ya).

Cuando buscamos fortalecer nuestro uso de las Escrituras en IFES, nuestro fin principal no es ver que cada vez más estudiantes leen y estudian la Biblia. Entiéndanme, sí queremos que esto ocurra, pero con la mirada puesta en un fin mayor. En la Palabra escrita de Dios, los estudiantes se encuentran con Jesucristo, la Palabra Viva y llegan a conocerle y a confiar en Él. Mediante la palabra de Dios, los estudiantes crecen en su amor por Dios y por los demás, reciben gracia y esperanza, aprenden a ver el mundo y a sí mismos de una forma diferente, sienten el reto de poner toda su vida bajo el Señorío de Cristo. El uso de las Escrituras no es un fin en sí mismo. El fin último es un encuentro transformador con el Dios viviente. Es ver como Dios, a través de su Palabra, nos conforma – individual y colectivamente – a la imagen de Cristo.

El sitio del uso de las Escrituras en la visión Living Stones de IFES refleja bien esta meta: es uno de los tres compromisos clave que deben “rodear y soportar” todos los aspectos de la vida IFES. (Vea el documento Living Stones “Piedras Vivas”: http://www.ifesworld.org/about/vision.) El uso de las escrituras no es una prioridad estratégica que se ha puesto junto a los demás asuntos; no es un área aislada del ministerio que pueda separarse de las demás cosas que estamos haciendo. Es una parte integral de todo lo que hacemos. Ello implica, por ejemplo, recorrer las seis prioridades estratégicas de la visión Living Stones y plantearnos cuestiones como: ¿Cómo moldean las Escrituras nuestra comprensión del evangelismo, como lo practicamos y su contenido? ¿Qué papel juega en fortalecer el liderazgo y la formación? ¿Cómo podemos ayudar a los estudiantes a comprometerse con la universidad y su propia área de estudios a través de una perspectiva bíblica? Etc.

¿Por qué debemos comprometernos con las escrituras? ¿Cómo encaja el uso de las Escrituras en la imagen global del ministerio estudiantil IFES? Les animo a reflexionar acerca de estas preguntas, considerando sus propias vidas y ministerios. Uno (de los muchos) pasajes de la Biblia sobre los que merece la pena meditar cuando piensen en esto es: 2 Timoteo 3:14-17.

Sabine Kalthoff